Menú Portada
Una futura venta, probable causa del cierre de Localia TV

Las prisas de PRISA

Noviembre 16, 2008

La cadena emitió sin licencia en la CAM y presuntamente vulnero la Ley de Televisiones Locales al emitir en cadena, semanalmente, un partido de la Segunda División en directo

VEO TV, posible futura víctima de la crisis

pq__cebrian.jpg

Es él, Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA, quien se aventuró a divulgar, eso sí, en petit comité, uno de los secretos mejor guardados de Zarzuela. Creía que con ese silencio cómplice, al estilo de su benefactor Jesús de Polanco, tendría inmunidad económica y política gobernara quien gobernara. Eran otros tiempos y se creía el amo y señor. Jaume Roures, presidente de Mediapro, se le adelantó. Y ahora el pasado –“memoria histórica Cebrián, memoria histórica”, claman algunos-, le pasa factura. Desgraciadamente no a él, sino, de momento, a 270 trabajadores de Localia TV. ¿Le pedirá cuentas, por ejemplo, al padre de Leticia Ortiz Rocasolano, consorte del Príncipe de Asturias? Al menos, él, un favor le debe.
El caso es que Localia TV cierra. Sus máximos responsables acusan a la Comunidad Autónoma de Madrid de ser su verdugo. Pero la realidad es bien distinta. Era un cierre cantado desde su nacimiento que afectará, a 31 de diciembre, a más de 270 trabajadores.
Localia TV nació con pérdidas. Presentó un Ebitda negativo de 12,5 millones de euros en los nueve primeros meses de 2008. Sobrevivió gracias a las inserciones publicitarias de ayuntamientos afines al PSOE y, fundamentalmente, a la vista gorda de distintas instituciones públicas, entre ellas la Comunidad Autónoma de Madrid, que le permitió emitir sin licencia durante los dos últimos años.
A más: las diferentes emisoras de Localia emiten todos los domingos por la tarde, en cadena, un partido de la Segunda División española, se jugase donde se jugase, gracias a un acuerdo alcanzado con <strong>Audiovisual Sport. Es decir, una vulneración clara y evidente de la Ley de Televisión Local, que no permite programaciones en red.
Ahora se trata de no acumular más perdidas. De cerrar aquellas divisiones societarias que arrojen pérdidas, porque hay que vender ya que hay alguien dispuesto a comprar, pero sin ese lastre que arrastra PRISA. La otrora influencia en Zarzuela y Moncloa se ha agotado, unos aseguran que por prepotencia y otros que por desgaste. De nada le ha servido a los distintos medios del Grupo PRISA arremeter, sólo de vez en cuando, contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.