Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Las posibilidades de Fernando Alonso de llegar a Mercedes el año que viene se desvanecen, pero no es su único plan

Diciembre 13, 2016
alonso-mercedes

Fernando Alonso no lo dice, pero sonríe cuando baraja la posibilidad de recalar el año que viene en el equipo Mercedes. Aunque todavía no hay nada decidido, aún hay posibilidades de que esto ocurra, pero no es su única vía para alcanzar su muy anhelado tercer título. El piloto asturiano recibe cada día miles de preguntas a través de sus cuentas en redes sociales, especialmente en Twitter e Instagram, sobre la posibilidad de marcha. En ellas da la callada por respuesta y se limita a exponer imágenes de su entorno o enigmáticas frases inspiradoras con pensamientos ajenos que parecen casar con lo que pasa por su cabeza. La pregunta que todos sus fans, y muchos aficionados a la Fórmula 1 de todo el mundo se hacen es si podría correr con Mercedes el año próximo. A día de hoy los coches plateados son imbatibles y parece que su marcha sería su mejor opción a corto plazo. Esto es lo que piensa gente tan versada como su ex jefe en 2001 Giancarlo Minardi, que entiende que su mejor posibilidad es esa y sólo esa. Otro italiano bien informado, un Flavio Briatore que sigue siendo el mánager del piloto en muchas de sus actividades, ha declarado que esa jugada no va a ocurrir, que su representado tiene un contrato con McLaren y que piensan cumplirlo. Este discurso fue el abanderado por Briatore y por su hombre de confianza, Luis García-Abad, cuando el piloto vestía de rojo y al año siguiente acabó en McLaren. Visto lo visto, no es que sus palabras las ponga en entredicho Minardi, sino que tras la experiencia se observa que pueden perfectamente formar parte de la partida de póker que se juega a muchas bandas: Alonso y su gente, McLaren asumiendo (su poco) probable pero posible salida, Honda con el consiguiente enfado al ver marcharse a su principal valedor, Mercedes como posible receptor de sus habilidades e incluso Lewis Hamilton, que seguramente tendrá algo que decir.

futuro-alonso
La salida de McLaren-Honda complicada por los diversos frentes que abriría

Muy lejos de lo deseable

Alonso se marchó de Ferrari cuando creyó, acertadamente, que con ellos no llegaría a ninguna parte tal y como tampoco ha llegado su sucesor, Sebastian Vettel, y apostó por el novedoso proyecto de McLaren. Ron Dennis, responsable hasta hace poco de la segunda escudería más laureada de la historia, sabía que si quería títulos necesitaría el gran equipo que ha demostrado tener en otras épocas, un coche imbatible y al mejor piloto que el dinero pudiera comprar. El problema es que el coche imbatible necesita un motor que no tenga nadie, con todas las atenciones de su fabricante puesta en él, y que funcione. Una vez solventados los terribles problemas de fiabilidad mostrados en 2015 la carrera a paso lento pero seguro de los japoneses deja su desarrollo en una promesa de futuro, aunque no de presente.

La espantosa temporada de estreno del trinomio Alonso-McLaren-Honda ha mejorado algo su color este recién acabado 2016, en el que ha pasado de ser antepenúltimo en la tabla clasificatoria a décimo. El resultado ha progresado una enormidad pero sigue estando muy lejos de lo deseable, de lo merecido por el piloto, resta mucho valor a su demostrada valía, y va a rebajar su media de puntos en el histórico. Pocos piensan que haya una diferencia notable entre él y su ex compañero en McLaren durante la temporada 2007 Lewis Hamilton, de hecho, acabaron empatados a puntos al final de aquel año. Sus trayectorias, eficacia en pista y hasta estilo de pilotaje es bastante similar, pero con menos años en activo el piloto británico atesora un título más, 53 victorias por 32 del asturiano, y casi el triple de pole positions.

Los frentes abiertos de Mercedes

Es muy posible que el actual equipo de Fernando de un amplio paso adelante en base a tres elementos de juicio. Uno, sus técnicos trabajan desde el año pasado en el coche de la temporada venidera. Los aerodinamistas no para de ir y venir al túnel de viento de Toyota en Alemania, en el que trabajan centrados en ese coche desde hace mucho tiempo. El segundo elemento apunta a que en 2017 ese coche puede ir a mejor en relación con el resto es que los Red Bull han rebajado a la mitad la diferencia por vuelta con los líderes. Nadie sabe a ciencia cierta si los W07 se han dejado alcanzar, pero da la sensación de que su coche ha empezado a encontrar sus límites. Que los demás le den alcance es una cuestión de tiempo si saben encontrar el camino que ellos marcaron. La tercera clave para que Alonso de un salto de calidad en sus resultados el año próximo viene marcado por el cambio de arquitectura de su motor y la eliminación de las limitaciones en el plano evolutivo. Si el motor Honda ha sido el que más ha mejorado durante todo 2016 sabiendo desde donde partía, los japoneses podrán probar, evolucionar y mejorar de manera masiva su creación y con ello acelerar todos los procesos para los que tienen gente, recursos y todo el dinero que sea necesario. Si el bicampeón permanece en su escudería, no va a estar peor que en años anteriores, sino que sus circunstancias van a ser mucho mejores.

toto-wolff
Toto Wolff

La elección de piloto no es el único frente que tiene abierto Mercedes. Su director operativo, Paddy Lowe, no deja de desmentir su posible salida de la formación tras innumerables rumores que le pusieron en Ferrari y más recientemente en Williams, que es el que parece su posible destino. Si Toto Wolff es la mano ejecutora y Niki Lauda el consejero deportivo, la cabeza pensante es este ingeniero keniata (nació en Nairobi) y de nombre irlandés. Menudo, de formas suaves, y muy apreciado en el paddock por su don de palabra, estuvo tras los triunfos de Nigel Mansell en su etapa Williams con aquella increíble suspensión activa. Más tarde fue uno de los hacedores de los implacables McLaren que pilotaron Alonso y Hamilton en el periodo triunfal de 2007-2008, y en 2011 pasó a Mercedes, con los que ha logrado sus tres títulos consecutivos. Lowe es una pieza tan clave en Mercedes como la de sus pilotos, y perderle en un año tan complicado como 2017 podría ser un fuerte varapalo para la formación de Brackley, una pérdida incluso más grave que la del Nico Rosberg; para el reciente campeón no es complicado buscar sustituto, pero para Lowe sí.

Las celebraciones en Brackley acabaron demasiado pronto tras esos tres títulos consecutivos, y el temor a nivel interno es que puede que el cuarto les cueste mucho más trabajo que los anteriores.

José M. Zapico

@VirutasF1