Menú Portada

Las “otras” recaudaciones de Montoro: el Gobierno se embolsó 392 millones de euros en 2014 sólo en multas de tráfico impuestas por la Dirección General de Tráfico

Enero 22, 2016

Ésa es la razón de que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil esté sometida a un máximo estrés recaudatorio. Durante los primeros seis meses de 2014, un total de 1.106.570 denuncias fueron presentadas por Agentes de los Cuerpos de Seguridad… pero otras 945.273 fueron consecuencia de infracciones detectadas por radares.

montoro

El gobierno de Mariano Rajoy recauda sólo en multas de tráfico impuestas por la Guardia Civil -excluyendo Euskadi y Cataluña-, una media de unos 400 millones de euros anuales, según los informes oficiales de la Dirección General de Tráfico remitidos al Parlamento y a los que Extraconfidencial.com ha tenido acceso. Ese excesivo volumen recaudatorio, que se ha incrementando un 80% durante la crisis económica, es lo que mantiene estresada a los 7.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, a los que se les imponen objetivos recaudatorios que deben cubrir necesariamente o sufrirán las consecuencias en sus respectivas nóminas.

Las multas de tráfico entre 2011 y 2012 se mantuvieron estables en unos 320 millones de euros cada año, pero a partir de 2013 el afán recaudatorio del gobierno del PP se disparó: excluyendo a Euskadi y Cataluña, la Dirección General de Tráfico recaudó 389 millones en 2013, una cifra que ascendió hasta los 392 millones de euros en 2014. Para 2015, aunque aún no se ha cerrado definitivamente el balance, se calcula que las multas de tráfico impuestas sólo por la Guardia Civil -o bien directamente por Agentes del Cuerpo o bien vía radares-, superarán los 400 millones de euros.

Esas cantidades astronómicas de multas explican que los Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vivan en un auténtico estrés: si no cumplen los objetivos impuestos en la implantación de denuncias con sanciones económicas sus sueldos se verán afectados debido a la rebaja en los incentivos.

Ello explica que, según un Informe de la Fundación Línea Directa, en el periodo de 2007 a 2013 -plena crisis económica-, la Dirección General de Tráfico registrara un total de 29 millones de multas, lo que supuso un incremento del 80% respecto a las impuestas en el periodo 2000-2006, que se cifraron en 16 millones de papeletas.

Ese Informe reveló, además, que los conductores españoles consideraban en su mayoría -un 92% del total, lo que equivaldría a unos 24 millones de automovilistas-, que la finalidad de las multas en España era eminentemente recaudatoria, y la opinión generalizada era que sufrían una gran indefensión a la hora de recurrir.

Radares a plena potencia

Esas opiniones de los conductores sobre que los radares se colocaban solamente para recaudar y no por seguridad están próximas a la realidad como lo demuestra el hecho de que, por ejemplo, el Gobierno de Mariano Rajoy cumplió plenamente con sus objetivos fijados para 2014: recaudar casi 400 millones en multas a conductores, una cifra superior a la de 2013. Lo mismo parece que ha ocurrido en 2015, año que acaba de terminar y en el que los radares han actuado a plena potencia estas Navidades.

Así las cosas, el Ministerio del Interior que dirige Jorge Fernández Díaz ha conseguido darle un vuelco a la situación: las multas impuestas por la Guardia Civil -sobre por todo por los radares-, suben, y la recaudación, por tanto, también. Según los datos oficiales a los que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, en 2011 hubo 3,8 millones de denuncias; en 2012 aumentaron hasta los 4,1 millones; al año siguiente se quedaron en 4 millones… y durante 2014 ya se habían registrado más de 4 millones de denuncias. A falta de cierre de balance, parece que en 2015 la cifra ha sido aún superior.

Ahora bien, conviene analizar en profundidad este dato: durante los primeros seis meses de 2014, un total de 1.106.570 denuncias fueron presentadas por Agentes de los Cuerpos de Seguridad… pero otras 945.273 fueron consecuencia de infracciones detectadas por radares; es decir, que con el fin de recaudar, hombre y máquina se dividen el trabajo más o menos al 50 %. Así se puede comprender que se produzca tan elevado número de papeletas de multas que, en el caso de que fueran emitidas sólo por Agentes in situ, se necesitaría casi doblar la actual plantilla de la Dirección General de Tráfico para lograr esas cifras.

Andalucía, la ‘comunidad mártir’ de las multas

De los 392,9 millones en multas impuestas en 2014 -último año de balance oficial, a falta de cerrar el de 2015-, Andalucía ha sido la “Comunidad mártir” en multas de la Guardia Civil de Tráfico, con un total de 87,7 millones de euros, seguida de Castilla y León, con 44,3 millones; Madrid, con 43,8, y Comunidad Valenciana, con 43,2 millones de euros.

El resto de Comunidades también sufrieron su aumento impositivo en multas: 34,6 millones en Castilla-La Mancha; otros 34,6 en Galicia; 19,7 millones en Canarias; 19,4 en Aragón; 12 millones en Murcia; 11,7 en Extremadura; 11,4 en Navarra; 9,7 en Baleares; 8,8 en Asturias; 6,1 en Cantabria; 3,9 en La Rioja; 779.777 euros en Ceuta, y 310.991 en Melilla. Por provincias, Sevilla, con 21,7 millones de euros, y Málaga, con 21,5 millones de euros, encabezan el ranking de más multas de tráfico, seguidas de Valencia, con 21,3 millones; Alicante, con 14 millones; Pontevedra, con 11,5 millones, y Las Palmas, con 11,1 millones de euros al año.

Estos datos están referidos exclusivamente a la Guardia Civil, con competencia en carretera pero no dentro de las ciudades, que es competencia de la Policía Municipal. Aun así, Madrid es la comunidad-provincia mártir, o más masacrada por talonarios de multa.

Además, hay que tener en cuenta que en esta relación no aparecen las provincias vascas ni catalanes, donde la competencia es de sus respectivas Policías Autonómicas. En todo caso, el pellizco que se lleva el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz es muy importante, aunque lo gestione su colega de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Jorge Ventura