Menú Portada
Zarzuela: "Nosotros no informamos de cuándo llegan o de cuándo se van. Ustedes solo pueden contar con lo que se ha visto"

Las opacas vacaciones de los reyes Felipe VI y Letizia: mantienen a rajatabla la distancia entre su vida pública y la privada

Abril 12, 2015

Parece que ya terminaron los tiempos en los que doña Letizia elegía la magnífica finca situada en el Algarve portugués de sus buenos amigos los marqueses de Pereira Coutinho, donde ahora le sería muy difícil poder evadir a la prensa portuguesa que siempre sigue con el mayor interés los pasos de la familia real española
Los reyes eligieron un destino lejos de nuestras fronteras para poder huir de la presión mediática que doña Letizia quiere ahorrar al máximo a sus hijas. Pero una política que, en cualquier caso, da pábulo a todo tipo de especulaciones


Tras las vacaciones de Pascua los reyes Felipe VI y Letizia han comenzado la semana con una apretada agenda de audiencias que culminó el viernes con una nueva visita a Cataluña, Comunidad que cuidan con particular celo, para la entrega en Barcelona de las Becas de “La Caixa”. Sin embargo, y a pesar del tradicional posado familiar en la Misa de Resurrección del domingo, poco o nada sabemos sobre su estancia en Mallorca, pues desde el gabinete de prensa de Zarzuela, regido por Jordi Gutiérrez, las informaciones son mínimas y escuetas: “Nosotros no informamos – nos dicen – de cuando llegan o de cuando se van. Ustedes solo pueden contar con lo que se ha visto”. Como tampoco se informa sobre la ausencia este año de don Juan Carlos, que era mas que esperable ya sea porque no quiere de forma lógica robar protagonismo a don Felipe en su primer año como rey en el tradicional posado, aunque ahora sabemos que en esos mismos días se encontraba disfrutando de unas vacaciones en el Caribe como huésped en Barbados de sus amigos los multimillonarios del negocio del azúcar Alfonso y Pepe Fanjul.

Pero si estaba allí doña Sofía, siempre fiel al palacio de Marivent y a las vacaciones mallorquinas, que acompañó a sus hijos y nietas y que pasó en Palma de Mallorca toda la semana probablemente en compañía de esos íntimos de siempre, su prima la princesa Tatiana Radziwill y el esposo de ésta, el doctor Jean Fruchaud, si bien este punto queda por confirmar puesto que desde Zarzuela nos devuelven un lacónico: “No sabemos”. De hecho solo ha trascendido que el lunes día 30 la reina emérita asistió al concierto benéfico anual en favor de Proyecto Hombre que se celebra en la Catedral de Palma (“estuvo magnífica”, nos cometa alguien que estuvo presente), y que el viernes entregó los trofeos de la Regata Reina Sofía para después, por la tarde, asistir a pie de calle y muy sencillamente vestida a la procesión del Sant Enterrament, levantando con su presencia una enorme curiosidad entre los asistentes. Algo poco habitual en doña Sofía, a quienes algunos critican su falta de asistencia a este tipo de tradiciones tan españolas.

La estricta línea entre lo público y lo privado 

Pero en el aire queda la pregunta de dónde estuvieron don Felipe y doña Letizia desde que el lunes día 30 el rey concluyese en solitario la agenda oficial de la familia con la inauguración de las nuevas instalaciones de la empresa Persán S.A., pues solamente llegaron a Palma el sábado para poder acudir al día siguiente a la Misa de Resurrección. Un paso fugaz por la Isla sobre cuyos particulares no se informa desde Zarzuela, incluso a sabiendas de que son informaciones que siempre terminan trascendiendo. Los reyes parecen seguir queriendo mantener el mayor secreto sobre sus vacaciones privadas (la línea que separa lo público y lo privado es muy estricta), pero parece que ya terminaron los tiempos en los que doña Letizia elegía la magnífica finca situada en el Algarve portugués de sus buenos amigos los marqueses de Pereira Coutinho, donde ahora le sería muy difícil poder evadir a la prensa portuguesa que siempre sigue con el mayor interés los pasos de la familia real española. De ahí que es posible que los reyes eligieron un destino lejos de nuestras fronteras para poder huir de la presión mediática que doña Letizia quiere ahorrar al máximo a sus hijas. Pero una política que, en cualquier caso, da pábulo a todo tipo de especulaciones.

Representación real española en el 75 aniversario de la reina Margarita

Sí hemos podido saber, por el contrario, que la familia real española estará representada en Copenhague el próximo día 16 de abril para las brillantes celebraciones que van a rodear el 75 aniversario de la reina Margarita y que desplegarán todo su esplendor en una cena de gala la víspera en el palacio de Fredensborg. Un evento cuidado en extremo en el país escandinavo y en el que se espera la llegada de un muy nutrido grupo de royals de todas las monarquías reinantes, entre quienes la reina danesa cuenta con enormes afectos y simpatías además de estrechos parentescos.

Desde Zarzuela nos indicaban hace unos días “aún no está fijado” quién representará a la Casa, aunque ya se confirma que serán don Felipe y doña Letizia quienes, en buena lógica, representarán a España. Sin embargo no sería descartable la presencia también de doña Sofía dados los íntimos lazos de parentesco que la unen a su prima la reina Margarita cuya hermana, la princesa Ana María de Dinamarca, es esposa del ex rey Constantino de Grecia y ambos no faltarán a la fiesta. Una excelente ocasión para reencontrarse con tantos parientes y amigos que conforman el grupo natural de doña Sofía que siempre se muestra particularmente alegre y contenta entre ellos. Y una celebración de gran gala en la que no faltarán las diademas y las joyas que tanto gustan en las admirables puestas en escena de las dinastías escandinavas.

Ricardo Mateos