Menú Portada
Los nuevos funcionarios seguirán cobrando lo mismo aunque realicen tareas de categoría inferior

Las nuevas Oficinas Judiciales esconden una subida encubierta de salarios

Mayo 4, 2010

Hoy entran en vigor las reformas procesales para la implantación de la nueva Oficina Judicial, que busca a través de una nueva estructura mejorar la situación de los juzgados pero que sirve de herramienta vía subidas salariales y nuevas contrataciones para firmar la paz con los funcionarios.

pq_923_caamaño.jpg

Mientras que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advertía sobre que había aprender de las lecciones de Grecia, donde se ha aprobado un plan de austeridad a pesar de las manifestaciones más que violentas de los sindicatos helenos, o ESADE advierte que para no entrar en una crisis como esta se debe en primer lugar  abordar el tema del número de funcionarios y de su nivel salarial, el Gobierno vuelve a mirar hacia otro lado.

La última, la creación de la nueva Oficina Judicial, gracias a la cual el actual ministro de Justicia, Francisco Caamaño, procura cerrar las heridas heredadas de su antecesor y que se plasmaron en huelgas judiciales. Así en el proceso de transformación en el que se incluirán nuevas tecnologías para modernizar y agilizar los tribunales, el peso fundamental es en lo laboral, con la creación de nuevos puestos, para más funcionarios y mejor remunerados.

Consensuado con los sindicatos

El pasado 10 de marzo, se suscribió un acuerdo entre el Ministerio de Justicia y las Organizaciones Sindicales CCOO, UGT y STAJ, integrantes de la Mesa Sectorial de la Administración de Justicia, sobre la implantación de la Nueva Oficina Judicial en el ámbito territorial del Ministerio de Justicia y las relaciones de puestos de trabajo de las ciudades incluidas en la primera fase de despliegue de la misma que se desarrollará en las ciudades de Burgos, Cáceres, Ceuta, Ciudad Real, Melilla, Murcia, Logroño y Palma de Mallorca.

Para el despliegue de la nueva Oficina Judicial en todas y cada una de las localidades  en las que se implante, el Gobierno garantiza que no supondrá una disminución del número total de plazas existentes en las actuales plantillas de cada uno de los cuerpos de funcionarios al servicio de la Administración de Justicia, todo lo contrario, en las ciudades seleccionadas en la primera fase de implantación, las plazas se verán incrementadas.

Estos puestos se convocarán en el concurso de traslado de puestos genéricos y tendrán la retribución que en cualquier caso, será superior al resto de puestos genéricos. Podrán participar para acceder a esos puestos todos los trabajadores, independientemente que pertenezcan a Cuerpos o Escalas, a los que se dirige la convocatoria.

Sólo Ganancias

Con las nuevas oficinas judiciales, les ha tocado la lotería a muchos funcionarios de justicia, ya que, por un lado, garantiza que ningún “funcionario o funcionaría” verá disminuidas las retribuciones complementarias fijas que perciba en el momento de la implantación de la Nueva Oficina Judicial si con ocasión del proceso de acoplamiento no pudiese ser confirmado en un puesto con similares características y pasase a desempeñar un puesto de trabajo genérico con retribuciones complementarias inferiores. Es decir, premian la menor responsabilidad con igual sueldo, todo un ejemplo de gestión de la productividad. Además, garantiza la realización y consiguiente percepción de las retribuciones por servicio de guardia a todos los funcionarios que actualmente presten tal servicio

Pero no sólo limita a esto, el Ministerio de Justicia “convertirá en plantilla” un mínimo de 75% de los refuerzos existentes en las ciudades comprendidas en la primera fase de implantación, es decir más funcionarios fijos.

¿Plan de Austeridad? En el Ministerio de Justicia, parece que tampoco.