Menú Portada
Cree que se la ha colocado en una situación muy difícil ante la opinión pública y considera que si ella hablara…

Las Navidades más difíciles del presidente extremeño Monago: La familia de su mujer, Ana Cordón, no perdona al “verso suelto del PP”

Enero 1, 2015

La primera dama extremeña, pese a haberse reconciliado con su marido, es la culpable de que el presidente de la Junta viva en Badajoz y no habite en la residencia oficial de Mérida
Las personas que la conocen la describen como una mujer “culta, inteligente, muy educada y con una presencia física imponente”, que, curiosamente, guarda cierto parecido con Robin Wright, la esposa en la ficción de Kevin Spacey, un calvo atractivo como Monago, en la serie política “House of Cards”
Mar Flores anuncia a Lomana en Twitter lo que le sucede en Instagram “me están siguiendo en IG los de Podemos, querrán que les invite a un café”. Lomana le contesta que “@Mar_MarFlores jaja a mi también! ¿Hacemos campaña?”


José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura, el verso suelto del PP, tiene motivos más que sobrados para brindar por que el año 2015 sea mejor que el 2014. Su vida ha dado un giro de 180 grados desde que se dio a conocer que había realizado supuestamente decenas de viajes a Santa Cruz de Tenerife con fondos del Senado en 2010 y 2011 para visitar a su pareja sentimental por aquel entonces, la canaria Olga María Henao.

Quien quiera hablar de su vida privada que vaya a Gran Hermano. Jamás hablé de la vida privada de nadie y preferiría mi muerte política que cruzar algún día esa raya”, dijo José Antonio Monago en una entrevista a El Mundo, pero lo cierto es que los avatares de su existencia podrían dar mucho juego si la madre de sus hijos, Ana Cordón, se decidiera a hablar. Las personas que la conocen la describen como una mujer “culta, inteligente, muy educada y con una presencia física imponente”,que, curiosamente, guarda cierto parecido con Robin Wright, la esposa en la ficción de Kevin Spacey, un calvo atractivo como Monago, en la serie política “House of Cards”. Los dos personajes de la superproducción mantienen un matrimonio abierto muy unido.

¿Ficticia familia feliz?

Ha tenido José Antonio Monago mucha suerte de que a las muchas cualidades de su esposa se sume la discreción. Ana, que trabaja en el Ayuntamiento de Badajoz como arquitecta, está decidida a preservar su relación de pareja por el bien de sus hijos. Y nadie se explica tanta lealtad. Especialmente la familia política del presidente de la Junta de Extremadura. Están sumamente molestos por la situación en la que ha quedado Ana ante los ojos de la opinión pública. Y no le perdonan. La historia del amor canario del presidente era voz populi en ciertos ámbitos de Badajoz, pero no es agradable que haya trascendido a toda España.

Monago, que se presentó a las elecciones para residente de la Junta como divorciado, apareció sin embargo junto a su esposa en su toma de posesión en julio de 2011 ¿Presionó Monago a la madre de sus hijos a representar el papel de familia feliz ante la opinión pública? Según el diario Las Provincias, Olga María rompió en noviembre su apasionada relación amorosa con el presidente de la Junta de Extremadura. Lo cierto es que, pese a lo que pudiera parecer, Ana Cordón es una mujer de carácter. Es ella quien ha obligado a su marido a residir en Badajoz en lugar de ocupar la residencia oficial de Mérida, para disgusto de los habitantes de la capital extremeña.

Ana y su esposo, como Robin Wright y Kevin Spacey en House of Cards, han decidido formar un equipo compacto, inmune a las andanadas de sus enemigos, que son muchos. María Dolores de Cospedal no le perdonó jamás a Monago sus declaraciones sobre la corrupción en el PP, pero no es sólo ella quien odia a Monago. José Manuel Soria, el ministro de Industria, Energía y Turismo, podría haber estado detrás, afirman fuentes bien informadas, de la filtración de los datos sobre los viajes de Monago a Canarias. La confrontación entre ambos políticos por el tema de las primas a las renovables habría sido la causa para poner en la picota al político extremeño, que no ha hecho nada que otros senadores no hicieran, como se ha demostrado, y como probablemente se seguirá haciendo gracias a la oscura norma que les permitirá seguir utilizando el dinero público si recaban un aval de sus partidos para sus viajes políticos.

Mar Flores y Podemos

Qué bonito sería ver a Monago y a su esposa en un posado de ¡Hola! Felipe González y su mujer, Carmen Romero, hace muchos años, salían en las revistas del corazón, y por lo que se ve, los líderes de Podemos, se han dado cuenta de el mundo rosa puede ser muy útil a la hora de ganar votantes. Si Monedero ocupaba recientemente la portada del QMD junto a Carmen Lomana, que habla maravillas de él en los saraos, ahora el partido sigue los pasos de Mar Flores.  La esposa del empresario Javier Merino le anunciaba con diversos emoticonos a Lomana en Twitter lo que le sucedía en Instagram “me están siguiendo en IG los de Podemos, querrán que les invite a un café”. Lomana le contesta que “@Mar_MarFlores jaja a mi también! ¿Hacemos campaña?” No hay duda de que los líderes de Podemos se las saben todas. Sólo les falta fichar a la Preysler y conseguir una audiencia con doña Letizia. Ya dijo Pablo Iglesias que le constaba que la reina tiene interés en conocerle en una entrevista que concedió a Jordi Évole.

Hasta Jorge Javier Vázquez hablaba bien de ellos recientemente en el programa Todo va bien de Cuatro.  Y eso ya sí que es harina de otro costal. Nada menos que dos revistas del corazón le dedican esta semana su portada. Una de ellas QMD y otra Diez Minutos. En Lecturas, donde colabora semanalmente, ha dicho esta semana que le gusta el rey, “pese a lo mal que lee”, y critica su voz, tan poco agraciada y tan mal empleada en el discurso navideño, que según el presentador de Sálvame, leyó “con tan poca convicción”. Que Jorge Javier Vázquez sea el rey del cuore en la última semana del año y se permita criticar a nuestro monarca  nos da una idea de hacia dónde va España.

Ana Montesinos