Menú Portada
El Real Madrid lleva diez puntos menos en los mismos partidos que los conseguidos en la primera vuelta

Las malas segundas vueltas de los equipos de Bernd Schuster no son un mito

Marzo 24, 2008

El Barcelona ya está a cuatro puntos del Real Madrid y eso que los azulgranas han empeorado sus registros de la segunda vuelta de la Liga. El Villarreal, que los ha repetido, se ha colocado a sólo seis puntos de los madridistas, cuando llegaron a estar a 15 en la jornada 21 de Liga. El mito sobre la debilidad de los equipos de Schuster en las segundas vueltas de las ligas es real. Tan real que perdió el título con el Shakhtar Donetsk y el ascenso con el Xerez.

pq_480_bernd_schuster_2007.jpg

Una frase de Bernd Schuster tras la derrota ante el Valencia en el Santiago Bernabéu (2-3) elevó a categoría de cierto lo que hasta ahora sólo era un comentario de taberna. Argumentaba el alemán que su equipo te4nía que haberse dedicado a defender la ventaja que adquirió en el marcador en lugar de seguir buscando el tercer gol, y que así se lo hizo saber a varios jugadores sobre el terreno de juego, pero estos no le hicieron caso. Palabras de técnico menor, amarrar el resultado y en el peor de los casos, conformarse con la igualada si ésta llega en plena imitación de los numantinos. Pero en lugar del empate llegó también la derrota. ¿Es este el tipo de entrenador que reclamaba el Bernabéu en lugar del denostado Capello? ¿No se trataba de un técnico que iba a divertir a los madridistas?
Tanto criticar a Fabio Capello por su fútbol italiano y cuando las cosas comienzan a complicarse se recurre al viejo estilo de los transalpinos. Amarrar antes que agradar. La pregunta es si eso será suficiente o la planificación de más a menos llevada a cabo por el teutón no va a quedarse sin resuello. Porque en esa planificación de quien no cree en sus elementos, Schuster ha exprimido a la plantilla, los ha desgastado, se ha cargado de lesiones musculares y cuando ha llegado el momento de discutir los títulos no ha tenido a sus mejores hombres en las condiciones óptimas. Y con el resto, los que no han contado, no están en la dinámica de grupo y tampoco son aptos para hacer lo que los exprimidos ya no pueden.
Así se fue la Copa y la Champions y en el sprint de la Liga se está perdiendo la distancia con más carga psicológica que futbolística. Para que ustedes mismo hagan las cuentas y comparen. Llevamos disputadas diez jornadas de la segunda vuelta en las que el Real Madrid ha sumado cinco victorias y cinco derrotas. En las diez primeras jornadas de la primera vuelta el Madrid sumó ocho victorias, un empate y una derrota. O sea, 25 puntos contra 15. Si tenemos presente que en los 19 partidos de la primera vuelta el Madrid sumó 15 victorias por 2 empates y 2 derrotas, en diez jornadas de la segunda ya ha perdido cinco puntos más que en toda la primera vuelta.
El Madrid aventajó en siete puntos al Barcelona al término de la jornada 19ª (47 por 40), y diez jornadas después se ha reducido a cuatro (62 por 58). La cosa no tendría mayor importancia si el juego blanco fuese bueno y diera confianza, pero la sensación es que va a menos y su principal rival, que lo está haciendo francamente mal, se acerca. Porque el Barça que en la primera vuelta dejó escapar 17 puntos, en la segunda ya ha cedido doce, y comparando las diez primeras jornadas de la primera vuelta con las diez de la segunda ha conseguido tres puntos menos.
Así las cosas, igual en la jornada 36, cuando los blaugrana visiten el Bernabéu, se está jugando el título en duelo directo. Todo ello siempre que el Villarreal no prosiga con su marcha y dé la sorpresa. Algo absurdo pensarlo cuando al término de la jornada 21ª se encontraba a 15 puntos del Real Madrid, tres más que al término de la primera vuelta. Pero los amarillos son el mejor equipo de la segunda mitad de la Liga y han sumado 21 puntos, los mismos que en la primera, seis más que los madridistas y tres más que lo azulgranas. Si por un casual fuesen capaces de repetir la gesta de la pasada temporada en la que ganaron los ocho últimos partidos, serían los campeones, sin duda.

Nunca segundas partes fueron buenas

El miedo a los madridistas les viene de lo que hizo su técnico en las temporadas precedentes con sus otros equipos. Lo más curioso, lo que no se ha contado, es lo que sucedió con el Shakhtar Donetsk ucraniano al que Schuster entrenó en la temporada 2003-04. El arranque de temporada fue espectacular: 8 victorias de 8 encuentros. Acabó la primera vuelta con 12 victorias y 3 empates, sin derrotas. Luego llegó la debacle. Pese a ganar 10 partidos, empatar 1 y perder 4, el Shakhtar acabó segundo por detrás del Dínamo de Kiev. Schuster regresó a España.
Algo similar le pasó en la primera temporada al frente del Xerez en Segunda división en la temporada 2001-02, cuando tras lograr 39 puntos en la primera vuelta sólo sumó 27 más en la segunda y el equipo no ascendió. En la temporada 2003-04, Schuster colocó al Xerez entre los aspirantes al ascenso, llegando al ecuador con 30 puntos en el grupo de cabeza. En la jornada 39 sumaba 64 pero el equipo ya no tenía opciones de ascenso y fue destituido.
Lo mismo que pasó con el Levante en la campaña 2004-05 al regreso de Ucrania. Sensacional primera vuelta para un equipo recién ascendido, 21 puntos, pero las cosas se torcieron en la segunda ronda en la que sumaba 35 puntos a falta de tres jornadas, momento en que fue destituido. El Levante perdió la categoría.
Su primera temporada con el Getafe Schuster mejoró algo sus prestaciones y a los 25 puntos de la primera vuelta añadió 29 en la segunda y dejó al equipo bien colocado. La pasada campaña, donde la disputa de la final de la Copa del Rey desvió la atención, el Getafe sumó 29 puntos en la primera vuelta y sólo 23 en la segunda, con lo que logró el objetivo de la permanencia, pero bajando el nivel de juego.
O sea, cinco primeras vueltas que no tuvieron continuidad en las segundas, y sólo una que mejoró. En el Real Madrid ya será peor la segunda vuelta que la primera, aunque ganase los nueve partidos que restan. Sólo la conquista del título evitará que su nombre engrose la lista de los ex entrenadores blancos.