Menú Portada
Rota por las escuchas

Las lágrimas de María José Campanario

Mayo 18, 2011

Me cuentan que Campanario está algo más rota de lo que algunos quieren hacer ver públicamente. Lloró desgarradamente al escuchar su voz, valiente y sin titubeos, en televisión. Pensó una y otra vez que sus palabras se malinterpretarían públicamente con el único objetivo de machacarla todavía más.

pq_928_campanpe.JPG

Las escuchas telefónicas emitidas en las últimas horas en la Audiencia Provincial de Cádiz no dejan lugar a las dudas. María José Campanario habló con Carlos Carretero para, al parecer, conseguir una pensión de invalidez para su madre. Lo que se desconoce es si es cierto que la mujer de Jesulín de Ubrique era conocedora de que Carretero y El Turronero, otrora socio de Humberto Janeiro, estaban tejiendo el asunto por vías poco o nada legales. Los que rodean a María José aseguran que la estudiante de odontología está tranquila. Con la verdad en su mano. A la espera del dictamen que le exculpe. Ay.
 
Me cuentan que Campanario está algo más rota de lo que algunos quieren hacer ver públicamente. Lloró desgarradamente al escuchar su voz, valiente y sin titubeos, en televisión. Pensó una y otra vez que sus palabras se malinterpretarían públicamente con el único objetivo de machacarla todavía más. Se equivoca. Aunque la decisión del magistrado encargado del caso dicen que se conocerá a mediados del mes de julio,  la fiscalía podría retirarle el cargo de suplantación. No sólo a ella, sino también a su madre, Remedios Torres, también imputada en el mismo delito. Las escuchas emitidas esta semana dan sirven para poner el punto y final a la segunda parte del procedimiento, que se reanudará el próximo treinta y uno de mayo a las nueve y media de la mañana. Será el turno de los testigos de cargo. Los peritos de cargo declararán los días dos y tres de junio. La declaración de los testigos de las defensas está prevista para los días siete y ocho de junio. Los peritos de las defensas declararán los días nueve y diez de junio.
 
Por Saúl Ortiz