Menú Portada
Jamás asistió a un partido de fútbol de sus hijos en el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo

Las lágrimas de cocodrilo de Ruiz Gallardón

Diciembre 13, 2007

A Dios rogando y con el mazo dando: mapa de los nuevos radares en la M-30 madrileña

pq__FRAGAGALLARD.jpg

No pudo contener las lágrimas de emoción cuando, durante una Conferencia en el Club Siglo XXI de Madrid, asistía a la presentación del libro “Manuel Fraga, cuadernos de notas de una vida”. Su actitud sorprendió a propios extraños y provocó y encolerizó a su enemigo más mediático, el presentador del programa “la Mañana” de la Cadena COPE, Federico Jiménez Losantos. “¿Y este quiere ser el líder de la derecha española”, llegó a espetar el popular locutor.
El alcalde de Madrid mostró su faceta más humana, eso sí, aparentemente. Rogó que sus hijos, el día de mañana, cuando le miren a la cara, puedan reconocer con orgullo lo que su padre hizo en la política, lo mismo que a él le pasa cuando fija la vista en su mentor político, Fraga Iribarne. Y si en algunos de los presentes provocó sorpresa y extrañeza, en otros, algunos no presentes, suscitó indignación. Sobre todo porque, sin venir a cuento, sacara a relucir a sus hijos. ¿Tres, cuatro, cinco, seis…? El número da igual.
 

Sus hijos, ¿tres, cuatro, cinco…?

El hecho es cierto. Los vástagos de Ruiz Gallardón estudiaron y estudian en el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo, colegio concertado regentado por los Jesuitas. Al centro escolar también asistieron los hijos de José Marías Aznar y Ana Botella. Como sabrán, para obtener plaza uno de los requisitos imprescindibles para obtener puntuación es la proximidad domiciliaria y, entre otras, tener a hermanos inscritos. Pues tanto Aznar como Ruiz Gallardón residían y residen en viviendas muy lejanas a Nuestra Señora del recuerdo, sito en la Plaza Duque de Pastrana, justo al lado de donde el ex director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, disfrutaba de un piso de 320 metros cuadrados. Educación para la ciudadanía. Mientras a otros ciudadanos se les denegaba el acceso de sus hijos al centro, ellos disfrutaron de ese privilegio. Habría que preguntarle al padre Cano. Pero esa es otra historia que dará mucho que hablar.
 

A Dios rogando y con el mazo dando

El caso es que antes las lágrimas, de cocodrilo, del edil madrileño muchos padres recuerdan, nunca mejor dicho, como nuca le vieron asistir a algunas de las actividades extra escolares de sus hijos; es decir, partidos de fútbol, balonmano… Si lo hacía José María Aznar, aún siendo presidente del Gobierno.
Y mientras tanto, tal y como se puede comprobar en el documento que se adjunta, Gallardón persiste e insiste en recaudar más dinero. Vean la trampa. Rescatamos sólo parte del texto de una denuncia ciudadana: “Ya habréis leído en la prensa la noticia. Estaba claro que el faraón Gallardón I tenía bajo la manga el as de inundar la nueva M-30 de radares para pagar las obras. Estaba claro, por eso se frota las manos en la foto. Pensando en lo que va a recaudar. No bastaban con los antiguos 5 radares, que multan a 90 km/h (mecachis, eso es mucha velocidad) No bastaba con la entrada en funcionamiento del radar más rentable de España, el polémico del túnel de Costa Rica de 50 km/h.. No, ahora se unen los instalados en los nuevos túneles. Y no uno ni dos… Sino ONCE (11) Habéis leído bien. A traición, pues han bajado la limitación a 70 km/h, y aún no está instalada la tan prometida cobertura GPS interna”. El resto, mapa y fotos lo pueden observar en el documento adjunto.
Con el mazo dando y a Dios rogando.