Menú Portada
El Consejo publicará una orden ministerial fijando los comicios para el primer trimestre de 2008

Las ´herramientas´ de Angel Villar para no convocar elecciones cuando lo mande el CSD

Octubre 23, 2007

El Consejo Superior de Deportes (CSD) publicará una orden ministerial a comienzos del mes de noviembre, convocando elecciones en las federaciones deportivas que no participen en los Juegos de Pekín. Dichas elecciones deberán realizarse en el primer trimestre de 2008. Angel María Villar, presidente de la de Fútbol, ya tiene preparada su estrategia para incumplir tal mandato.

pq_373_lisaveztkytomaposesion.jpg

Una cosa es que Angel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), aparente tener pocas luces y otra muy distinta es que no tenga las suficientes como para rodearse de gente más cualificada. Por eso la gente que rodea al actual gestor del fútbol español está tranquila ante la aparición de candidatos para la presidencia, cuando aún no hay ni fecha. Saben que Villar tiene cartas en las manos para no salir de la Ciudad de Las Rozas en los próximos cuatro años. Otra cosa será cómo las juegue, o cómo jueguen las suyas sus rivales y la propia Administración deportiva española.
Vayamos por pasos. El Consejo Superior de Deportes (CSD) convocará mediante una orden ministerial las elecciones a las asambleas federativas y a las presidencias de las federaciones deportivas en los primeros días de noviembre. En esa orden, firmada por la ministra de Cultura Mercedes Cabrera, se fijarán las fechas del proceso electoral en todo su conjunto, primero con la composición de las asambleas y luego con la elección de los presidentes. Aquellas federaciones que tengan comprometida su presencia en los Juegos Olímpicos de Pekín, por estar ya clasificadas o por tener que participar en los preolímpicos, tendrán en el mes de noviembre de 2008 la fecha de los comicios; las que no sean federaciones deportivas y las que siéndolo no estarán en Pekín por no haber clasificado a sus equipos, tendrán que celebrar las elecciones en el primer trimestre del año 2008.
En el caso de las que siendo olímpicas no estarán en Pekín por haber quedado eliminados sus equipos está sólo la RFEF. De todos es sabido el conflicto permanente que Villar mantiene con el CSD, que le adeuda 15 millones de euros en subvenciones retenidas por no haber justifica debidamente las cuentas de 2002 y 2003. La RFEF ya ha devuelto los 3,2 millones de euros que el Tribunal de Cuentas le reclamó por justificación incorrecta, y por tanto el dinero público podrá ser librado. Pero los enfrentamientos con la Administración que ha conllevado este proceso y el enfrentamiento personal del presidente Villar con el secretario de Estado Jaime Lizavetsky, no han contribuido en nada a una buena resolución del proceso. Y Villar está convencido de que el CSD quiere ‘cargárselo’. Por eso se ha rodeado de eminentes juristas para plantar cara a la Administración y evitar que las elecciones sean en marzo y no en noviembre como entiende la RFEF que debe ser.

Un proceso sin fecha fija

Aquí Villar se hace el olvidadizo y no recuerda que en las elecciones anteriores en las que España no fue a los Juegos Olímpicos, año de Eurocopa no lo olvidemos, fue la propia RFEF la que solicitó al CSD adelantar el proceso electoral a marzo para acudir a los campeonatos europeos con este tema resuelto, como el CSD puede documentar, con lo que el mandato, por ejemplo, de 2000 a 2004, duró cuatro años y nueve meses. Ahora esgrimirá que sus cuatro años vencen en noviembre y no en marzo.

¿Y que va a hacer para evitar que los comicios sean en marzo? De entrada, negarse argumentando el período de cuatro años. Cuando el CSD rechace sus argumentos, desde la RFEF tirarán por el escándalo en los medios de comunicación y la invocación a la persecución política. No olvidemos que en marzo habrá elecciones generales y el Gobierno posiblemente no quiera este tipo de guerras que puedan salpicar su gestión.
Pero eso no será suficiente y la RFEF tendrá que interponer un recurso contencioso administrativo solicitando medidas cautelares para tratar de paralizar las elecciones. Si los tribunales le concedan las medida cautelares Villar se habrá salido con las suyas y no habrá elecciones antes de abril. Pero si no se las dan el proceso seguirá adelante y en función de los obstáculos que Villar ponga, el CSD podría inhabilitarle como presidente con lo que no podría ser candidato.
¿Todo perdido para Villar? Aún le quedaría otro recurso que es querellarse contra quien firme la orden, que en ese caso sería la ministra Mercedes Cabrera, y no el presidente del CSD, Lizavetsky. Aquello de la ‘querella a la catalana’, para entorpecer el proceso en el tiempo, más que para salir airoso en los tribunales.
Y a las malas, una vez que ni pueda parar las elecciones e incluso ni pueda presentarse por estar inhabilitado, siempre podrá dejar la Federación un poco peor de lo que ya está económicamente, firmando, por ejemplo, las primas con los jugadores para la Eurocopa de Suiza y Austria. Seis millones de euros de este concepto, otros ocho que se adeudan a la AFE, más los créditos abiertos, más el contrato de Adidas cobrado por adelantado hasta 2010, más los derechos de retransmisión vendidos hasta 2013, con la sede expropiada… el pastel del nuevo presidente puede ser el de liquidador y refundador.
Y aún así, Mateo Alemany y ha hecho oficial su candidatura y Patxi Izco parece que también concurrirá a los comicios. Qué tendrá el fútbol que ni Villar ha acabado con él.