Menú Portada

Las flatulencias de una pasajera obligan a realizar un aterrizaje de emergencia a un vuelo de American Airlines

Julio 31, 2017
American Airlines

Un vuelo de American Airlines se vio obligado a aterrizar hace unos días en el Aeropuerto de Raleigh-Durham, en Carolina del Norte. En principio, no es parecía anormal, todos los días se producen pequeños incidentes que obligan a abortar un vuelo y buscar una pista de aterrizaje en la que tomar tierra. Pero el motivo que llevó a este hecho si es poco común.

El Aeródromo de Carolina del Norte recibió la alerta por emergencia sanitaria, un número importante de pasajeros se quejaban de náuseas y fuertes dolores de cabeza. La razón que produjo todos estos síntomas sí fue especial y desagradable. Fueron las flatulencias de una pasajera, tal y como informó el portavoz del Aeropuerto estadounidense, lo que provocó el malestar de buena parte de los pasajeros y obligó a realizar este aterrizaje por razones sanitarias. La Aerolínea confirmó que el aterrizaje se debió a “problema de olores”.

Ya sucedió lo mismo en el año 2015 ¡pero con cabras!

Aunque poco normal, no es el primer caso. En noviembre de 2015, un vuelo entre Adelaida, en Australia, y Kuala Lumpur, en Malasia, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Bali, Indonesia, por una razón similar. Pero en este caso no fueron las flatulencias de personas sino de las cabras que iban a bordo las que provocaron que se enciendan las alarmas de humo del aparato.

En un momento del vuelo, los pilotos de un avión de Singapore Airlines recibieron la alerta que se habían activado las alarmas de humo del aparato. Decidieron entonces realizar un aterrizaje forzoso en Bali. En tierra, durante la inspección de la aeronave, no localizaron ninguna señal de humo o fuego y se determinó que los gases producidos por las cabras que iban en las bodegas del aparato fueron suficientes para activar las alertas en el Boeing 747.

Ya sea de personas o de animales, parece claro que los gases que genera el cuerpo no son buenos acompañantes en los viajes por avión ni en ningún medio de transporte.