Menú Portada
Sólo 25 bancos y cajas se han adherido al plan para desempleados del Gobierno

Las entidades financieras no aplazan el pago de las hipotecas a los ciudadanos

Enero 18, 2009

Era una de las medidas estrellas para paliar los efectos de la crisis a miles de parados, la moratoria temporal parcial en el pago de las hipotecas para aquellos ciudadanos en situación de desempleo. Esta moratoria la pueden los titulares de una hipoteca sobre su vivienda habitual suscrita antes del 1 de septiembre de 2008, siempre que el importe inicial de esa hipoteca fuera inferior a los 170.000 euros y que estuvieran al día en el pago de las cuotas. Gran ayuda para los más afectados por la crisis, pero que en estos momentos no esta llegando.

pq_681_solbes3.jpg

Con un paro desbocado, muchos son los ciudadanos que han ido a su entidad financiera a solicitar este aplazamiento parcial, pero allí en vez de una solución ha empezado su calvario. Solicitar este aplazamiento es como jugar a la lotería, todo depende doblemente de la suerte, o mejor dicho que el banco o caja haya decidido suscribir el acuerdo con el ICO para esta moratoria hipotecaria y que luego acepte o no conceder este aplazamiento.

Y es que detrás de los grandes titulares está la letra pequeña. A esta moratoria pueden acceder desempleados que cobren prestación por desempleo contributiva o no contributiva, autónomos que haya cesado su negocio o acredite ingresos anuales inferiores a 3 veces del IPREM (algo más de 18.900 euros) y pensionistas de viudedad. Para ello el Ministerio de Economía instruiría a través del ICO para firmar acuerdos con las entidades de crédito, pero a día de hoy, tan sólo 25 entidades han firmado este acuerdo, faltando por ejemplo el primer banco de España, el Santander.

Pero no se crean afortunados si su banco o caja ha firmado el acuerdo, aun así en la mayoría de los casos se encontrará “No” como respuesta, y es que como se refleja en el BOE del 2 de diciembre: “En todo caso, la aplicación de estas medidas exigirá el previo acuerdo entre el interesado y la entidad de crédito acreedora”.

La consigna es clara, como ha explicado un empleado de un banco, que si ha firmado el convenio, a extraconfidencial.com: “La moratoria la aceptamos si la cantidad es pequeña con respecto al valor del inmueble y el plazo para la amortización es corto”. Es decir se aceptan solo las operaciones con poco riesgo, en las que se pagan pocos intereses y en caso de impago al final de la moratoria, el banco pueda quedarse con el inmueble por un pequeño importe y asegurarse un gran beneficio. Se rechaza la mayoría de las operaciones, las que compraron pisos hace pocos años y a precios desorbitados, las que más lo necesitan. Y mientras seguimos inyectando liquidez a nuestras instituciones financieras, todos dando dinero a los bancos y ellos sólo dándolo a unos pocos.