Menú Portada
Según el ´Informe de revisión formal de las cuentas de empresas y entes del sector público regional´

Las empresas y entes públicos de Castilla La Mancha obtienen niveles muy bajos de solvencia, garantía, firmeza y autonomía financiera

Mayo 30, 2013

El informe de la Sindicatura de Cuentas estudia 14 entidades que presentan importantes desequilibrios financieros

Varias empresas han incurrido en “el incumplimiento del deber de colaboración”. Las cuentas de la mayoría de las entidades también se hallan plagadas de errores.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


A tan solo un día de que se celebre a lo largo y ancho de la comunidad el día de Castilla-La Mancha, efeméride por la cual e conmemora el aniversario de la constitución de las Cortes Regionales por primera vez en su historia, la realidad manchega parece no estar para tirar cohetes. Ni por sus números, ni por la valoración de sus mandamases. Y es que no nos engañemos, María Dolores de Cospedal, no es una política oportuna y afortunada en sus comentarios. Tras sus declaraciones sobre el supuesto “nazismo puro” que se encuentra en prácticas como los escraches, o la preferencia de los votantes del PP a pasar hambre “antes de no pagar la hipoteca”, poco crédito le queda a la madrileña en sus parlamentos. En otro orden de cosas, su capacidad de gestión ha quedado también socavada. El análisis de la actualidad del sector público manchego, que ella dirige, refleja un cierre de ejercicio de 2011 con un sinfín de taras al descubierto. Un año que compartió con José María Barreda como presidentes de la Junta y que ni uno ni otro fueron capaces de enderezar.  

El 27 de marzo de 2013, con la celeridad habitual que caracteriza a España en los procedimientos burocráticos y fiscalizadores, salía publicado en el Diario Oficial de Castilla La Mancha el ‘Informe definitivo de revisión formal de las cuentas de empresas y entes del sector público regional’. Dentro del ‘Programa Anual de Fiscalización de la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha’, este organismo ha revisado los números de un total de 14 entidades -en su inmensa mayoría sociedades anónimas- entre las que se encuentran la Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN); Agencia de Gestión de la Energía de Castilla La Mancha (AGECAM); Instituto de Finanzas de Castilla La Mancha (ICMF); Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración (ISFOC); Instituto Don Quijote de Promoción Turística, Cultural y Artesana de CLM; Sociedad para el Desarrollo Industrial de Castilla La Mancha (SODICAMAN); Sociedad de Carreteras de Castilla La Mancha(SCCLM); Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (GEACAM); Empresa Regional del Suelo y Vivienda de Castilla-La Mancha (ERS, S.A.); Sociedad de Infraestructuras Aeroportuarias de Castilla La Mancha (SIACLM); Ente Público Infraestructuras del Agua de Castilla La Mancha (ACLM); Ente Público de Radio Televisión de CLM (RTVCM), Televisión Autonómica de CLM (CMT); y Radio Autonómica de CLM (RCM). Todas ellas con más de un gazapo considerable en sus gestiones que ponen al sector público manchego en el ojo del huracán.

La Sindicatura de Cuentas analiza las sociedades mediante la utilización de ratios -de solvencia, de garantía, de firmeza y de autonomía financiera- . Según éstos, la situación peliaguda de las entidades públicas se agrava todavía más. Respecto al ratio de solvencia, la Sociedad de Carreteras y en Infraestructuras del Agua CLM presenta un “desequilibrio desde el punto de vista financiero”. Atendiendo al ratio de garantía, que “permite acreditar la garantía que la empresa ofrece a sus acreedores para hacer frente a sus obligaciones de pago”, seis entidades presentan resultados problemáticos, “debiendo destacarse la Sociedad de Carreteras y la Empresa Regional del Suelo y Vivienda CLM, al ser su pasivo total superior a su activo real”. Dentro del ratio de firmeza, “grado de seguridad que ofrecen las sociedades a sus acreedores a largo plazo”, encontramos cuatro empresas -GICAMAN, GICMF, Empresa Regional del Suelo y Vivienda y GEACAM- que “presentan una seguridad baja, y el agregado de todas ellas supera mínimamente” el balance entre activos no corrientes y pasivos exigibles a largo plazo. Por último, el ratio de autonomía financiera que expresa la cantidad de patrimonio neto que la empresa tiene para hacer frente a sus deudas tan solo encuentra resultados positivos en la AGENCIA DE GESTIÓN DE LA ENERGIA DE CLM y el GRUPO RTVCM, presentando las demás entidades importantes desequilibrios.

Obstáculos desde los inicios

Como bien se explicita en el informe, este trabajo de control e inspección de la Sindicatura parece justo y necesario ya que el importante volumen de fondos públicos manejados por estas, aconseja que la gestión económico-financiera de las sociedades y entidades que forman el sector público empresarial y sus cuentas anuales sean adecuada y rigurosamente comprobadas”. No obstante, el propio labor -arduo de por sí- puede encontrarse con numerosas trabas por parte de las entidades analizadas. De hecho, destaca como limitaciones “el incumplimiento del deber de colaboración por parte de las empresas Sociedad de Infraestructuras Aeroportuarias de CLM, Desarrollos Aeronáuticos de CLM y SOCIALMANCHA que no han remitido las Cuentas Anuales”. Del mismo modo “FUHNPAIIN Empleo S.L. y FUHNPAIIN Viajes S.L. carecen de Cuentas Anuales aprobadas”, incumpliendo el Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital. Tres entidades que no cooperan bien por desidia o bien por negación.

En la rendición de cuentas de las diferentes entidades, encontramos más madera. Tres de ellas se encuentran en posiciones irregulares ya que “GICAMAN, Infraestructuras del Agua de CLM y UCLM Emprende, elaboraron sus cuentas fuera de plazo”, “en la Agencia de Gestión de la Energía de CLM, no consta la fecha de presentación en el Registro Mercantil” o “en las cuentas del Instituto D. Quijote de CLM y UCLM Emprende, no consta el cumplimiento de la obligatoriedad para todas las empresas públicas, de someterse a la auditoría anual de sus cuentas”.