Menú Portada
Esta es España (III)
El hospital de la Costa del Sol, más de 93 millones

Las empresas públicas sanitarias andaluzas pierden más 300 millones de euros anuales

Marzo 13, 2009

Las empresas públicas crecen en toda España y Andalucía se lleva la palma. Las hay de todo tipo, pero por gasto en la Comunidad de Manuel Chaves destacan las relacionadas con la sanidad. Hace catorce años que la Junta de Andalucía decidió crear la fórmula de gestión sanitaria denominada “Empresa Pública”, constituyéndose la primera de ellas en el año 1994. Tras ello le siguieron otras como Empresa Pública Hospital Costa del Sol, así como las del Alto Guadalquivir, Poniente de Almería, Bajo Guadalquivir, Escuela Andaluza de Salud Pública, entre estas. A todas ellas se les han ido anexando los centros sanitarios denominados que en cada provincia se han ido desarrollando en un intento de ofrecer algo nuevo, si bien la realidad y lo que ello está provocando es quitar recursos del Servicio Andaluz de Salud, para desviarlos a las mismas, para disminuir sobre el papel los gastos del Sistema Andaluz de Salud en beneficio de Empresas Públicas, para que éstas presten los servicios que corresponden al SAS.

Todo ello, a pesar del “déficit” que año tras año generan dichas Empresas Públicas Sanitarias, el cual es saneado reiteradamente, mediante las subvenciones públicas que desde la Junta de Andalucía se inyectan para sanear las cuentas de cada una de ellas.
Según el último informe, correspondiente al año 2006, las Empresas Públicas Sanitarias en Andalucía generaron un “déficit” de más de 300 millones de euros, el cual es sostenido mediante subvenciones millonarias a las mismas por parte de la Junta de Andalucía. Concretamente, el año 2006 tuvo un déficit de más de 65 millones el Hospital Alto Guadalquivir, de más de 93 millones, el Hospital Costa del Sol, de más de 70 millones, el Poniente de Almería, y de más de 7 millones la Escuela Andaluza de Salud Pública.

El resultado ha sido debilitar al SAS con la creación de un tejido mercantil de Empresas Públicas paralelo, que por ejemplo como ha reflejado el defensor del pueblo andaluz no permite el traslado de profesionales sanitarios entre centros y multiplica el gasto con claras relaciones de clientelismo.