Menú Portada
Eduardo García, el último aspirante, también lleva al club a los juzgados

Las dudas sobre el aval panameño de Juan Onieva pesaron más que el ridículo de su junta

Mayo 23, 2009

Hoy lunes, Juan Onieva hará oficial su renuncia a participar en la carrera electoral a la presidencia del Real Madrid. El motivo que se esgrimirá ante los medios de comunicación será el ridículo que hizo junto a su junta en la presentación ante la prensa. La realidad es la certeza de que el aval que iba a presentar de un banco panameño podría no ser aceptado por la Liga de Fútbol ni por el Banco España. Así las cosas, salvo que Eduardo García dé el paso al frente esta semana, la carrera electoral del Real Madrid se va a quedar en nada.

pq__onieva1.jpg

Comencemos con una rectificación. Decíamos el viernes que el plazo para presentar candidaturas a la presidencia del Real Madrid acababa el viernes a las doce de la noche, dado que sábado y domingo no son días hábiles según los estatutos del club. En realidad el domingo sí lo va a ser dada la excepcionalidad de que el plazo acabe en fin de semana. Por esa razón, el sábado no será hábil, pero el domingo el plazo será de 10 a 24 horas, tiempo en que permanecerá la junta electoral reunida, por si alguien les avisa el viernes su intención de consumir los plazos.
Esta posibilidad no contenida en los estatutos del club ha sido incorporada en las normativas de este proceso electoral realizadas entre la junta directiva actual y la Junta Electoral. Por cierto, que aunque se haya publicado que hubo grandes desavenencias entre ambas juntas, nada más lejos de la realidad. El único punto discordante fue relacionado con el voto por correo. Mientras la Electoral sostenía que el voto presencial anulaba al voto por correo, la junta de Vicente Boluda sostuvo que quien solicite el voto por correo y se le autorice, aunque luego acuda a votar físicamente a la carpa, no estará autorizado a hacerlo y no podrá votar. Se impuso la postura de la junta directiva y los que se acojan al voto por correo ya saben que si no lo realizan tampoco podrán hacerlo en las urnas. Ni Boluda amenazó con dimitir ni hubo enfrentamiento de ningún tipo.
Como simple anécdota, la actual junta del Madrid comunicó a la Junta Electoral su deseo de emplear el sistema del voto electrónico similar al de la última asamblea, pero la Electoral lo rechazó al no estar contemplado en los estatutos y ser posible causa de impugnación del proceso. Eso que se ahorra el club porque el sistema de la empresa Indra cuesta un pellizco.

El aval panameño

Y el tema estrella de las elecciones hasta hoy será el fiasco de Juan Onieva. Presentado su proyecto el jueves y retirado el viernes, el ridículo no ha podido ser mayor. Si bochornosa fue la presentación a cargo del aspirante a vicepresidente Fernando Martínez Blanco –el hombre confundió la presentación a la prensa con un mitin-, más patética ha sido el anuncio de retirada. Según otro de los aspirantes a vicepresidente, Carlos González, se fue del equipo por evitar ser el hazmerreir de las elecciones. Onieva dice que desconocía lo que iba a contar Martínez Blanco, pero tampoco ha explicado por qué le dejó hablar el primero. Todo extraño y de vergüenza ajena.
Pero la verdad de la película, evidentemente, no es esa. Nadie se puede creer que por un desafortunado encuentro con la prensa una candidatura que pretendía liderar al Real Madrid los próximos cuatro años, se vaya al garete. Lo que mal comienza, mal acaba. Si la intención de esta candidatura era polemizar con la de Florentino Pérez y tratar de desacreditar el proyecto del ex presidente, el recorrido no ha podido ser ni más corto ni más gris. Onieva sabía ya que su deseo de un debate televisivo con Florentino no le iba a ser posible. También era consciente de que el tan traído aval de 57,3 millones de euros le iba a ser rechazado y en ese rechazo, ya al margen de las elecciones, montar el escándalo de unas nuevas elecciones “manipuladas”. Pero en su viaje se quedó sin compañeros y masacrado en los medios de comunicación.
Onieva, que ha anunciado que hoy exhibirá el aval de su candidatura para que todo el mundo vea que lo tenía, era consciente que el filtro impuesto por la Junta Electoral no lo iba a pasar, algo que sí ocurrió en procesos anteriores con otros candidatos. Antes de decidir la Junta si un aval es válido, lo remite al Banco de España y a la Liga de Fútbol Profesional para que den su visto bueno. Si uno de estos dos organismos dice que sí y el otro que no, recurrirán a una tercera opinión. Pero no parece que sea el caso. El aval de Onieva es de un banco de Panamá, sin sede en España y por tanto susceptible de no pasar el corte del BE. No obstante, nos quedamos sin saberlo a ciencia cierta porque la pantomima se ha derrumbado antes de llegar a ese punto.

García, a los juzgados

Para aquellos que recelan de la exigencia de este pre aval para los candidatos cuando la Ley del Deporte habla del aval de los presidentes, éste puede ser un buen ejemplo del por qué el Madrid lo pide a los candidatos. Imagínense que Onieva gana las elecciones y luego su aval es rechazado por la LFP y el BE. El Real Madrid no está para tragicomedias.
Pero mira por donde el último aspirante que queda, Eduardo García, ha recurrido a un juzgado de su ciudad, Talavera, para que revoque la normativa electoral que obliga a presentar el aval a los candidatos y no al presidente electo. García ha pedido la suspensión cautelar de la norma y que se pueda presentar cualquier socio sin tener que presentar el aval. No pide que se suspenda el proceso sino que se anule esta norma y se continúe con el mismo hasta que haya sentencia firme. ¿Mi opinión? Un cachondeo. Algunos han tomado al Real Madrid por un circo y no saben cómo servirse de él. Eduardo García sabe que no tiene ni una sola posibilidad de ser presidente, pero quiere sacar provecho publicitario del tema. Alguien preguntaba hace unos días que quién sería el ´Juanito Navarro´ de estas elecciones. Pues ya lo sabemos.

Bernabéu, Javier Calderón y Arroyo

Cuando hace dos semanas se conocía el auto del Juzgado 25 sobre el proceso electoral de 2006, con Ramón Calderón como principal imputado, nos sorprendía que entre los imputados no apareciera José Bernabéu, el presidente de la peña Quinta del Buitre de Callosa de Segura y posterior director de Peñas del Real Madrid. Nos sorprendía porque en el informe de la Policía se recogía que los votos de esa peña eran de los duplicados, primero para Calderón y después para Villar Mir. Claro, manipulación de voto y que a uno de los señalados como presunto implicado el presidente Calderón le recompensara con un cargo ejecutivo en el club, pues extrañaba. Lo mismo le ha parecido al juez que ha ampliado el auto y le ha imputado en el delito de la manipulación.
Y junto a él, otro de los ‘beneficiados’ del triunfo de Ramón Calderón, Miguel Angel Arroyo –director general de la Presidencia-, también ha sido añadido al grupo. Lo mismo que Javier Calderón, el hermano del ex presidente y aún hoy responsable jurídico del Real Madrid, quien también está ya imputado por el juez. Javier es el letrado que representa al club en la otra imputación, la del Juzgado 32 por la asamblea del 7 de diciembre de 2008, y hasta la fecha la única persona dentro del Real Madrid que tiene en su poder ese auto de Santiago Torres.
Con un contrato blindado, ni se entiende ni se justifica su presencia en el Real Madrid desde el 16 de enero, y mucho menos que lleve una causa tan polémica. Vicente Boluda aún está a tiempo de hacer otro favor al club.