Menú Portada

Las diferencias salariales entre los distintos Cuerpos de Seguridad, un semillero de agravios: la Policía Nacional, la que menos cobra, los Mossos, pagados por el Gobierno central, los que más (Trapero percibe 84.649 euros anuales), y la Ertzaintza se niega a informar

Septiembre 19, 2017
trapero

El Fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, reunía el pasado martes al Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y a los máximos mandos de la Policía Nacional y la Guardia Civil en Cataluña, el Comisario Sebastián Trapote y el General Ángel Gozalo Martín, respectivamente, para comunicarles las órdenes del Fiscal General del Estado de impedir cualquier acto de preparación del referéndum independentista del 1-O para evitar la “consumación del delito”. En este sentido, les ha informado de la obligatoriedad de “requisar urnas”, sobres electorales, manuales, propaganda y elementos informáticos destinados a la celebración de la consulta unilateral. Y dicho y hecho: Trapero se lo comunicó a todas sus Unidades.

Todos los Cuerpos cumplirán las órdenes, pero con una diferencia: los agravios comparativos en cuanto a los salarios. Cuando, en abril del año pasado, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández Mesa, dijo que el salario de la Benemérita “es el sueldo que puede pagar España”, los nervios se desataron y la Unión de la Guardia Civil, lo más parecido a un sindicato que existe en el seno del cuerpo policial militarizado, señaló lo desafortunado del comentario cuando él, un mero director general, “gana 25.000 euros [anuales] más que el presidente del Gobierno, que evidentemente tiene más responsabilidades, y España, al parecer, sí puede permitírselo”. Lo que se sumaba a que España también podía “permitirse” que el Cuerpo de los Mossos d’Esquadra, la Policía Autonómica catalana, sean “un 35% superiores a los nuestros”. Por ejemplo.

Ahora, a finales del pasado agosto, la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP), y el Sindicato Profesional de Policía (SPP), las tres organizaciones sindicales representativas que afilian a la mayoría de Policías Nacionales, han solicitado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, “la apertura de una mesa de trabajo para iniciar los trabajos que permitan, de una parte, recuperar el poder adquisitivo perdido por los Policías Nacionales desde que en junio de 2010 comenzaran a aplicarse los recortes en la función pública y, de otra, igualar las retribuciones que se perciben en nuestro Cuerpo con las de Policías Autonómicas y algunas Policías Locales”.

Y si los Guardias Civiles se referían a España no sólo era por ser la excusa de Fernández Mesa sino porque el sueldo íntegro de los Mossos sale de los Presupuestos Generales del Estado, no de los de su Comunidad Autónoma, así como el 40% del estipendio de los Policías de la Ertzaintza de la Comunidad Autónoma de Euskadi.

Sólo la Policía Nacional podría protestar con más causa que la Guardia Civil, pues salvo en la escala más básica, la de guardia y cabo equivalente a policía y oficial de policía, donde éstos cobran un puñado de euros más al año -8’50 euros y 137’30 euros, respectivamente–, en todos los empleos, la Guardia Civil sale beneficiada. En el cuadro comparativo constan los salarios por empleos de ambos Cuerpos y las diferencias salariales en cada caso:

Empleo Guardia Civil Empleo Policía Nacional Diferencia
General División 63.120,0 Comisario Ppal. 50.893,3 -12.226,7
General Brigada 57.436,3 Comisario 49.319,3 -8.117,0
Coronel 52.880,0 Comisario 49.319,3 -3.560,7
Teniente Coronel 50.045,0 Inspector Jefe 42.365,7 -7.679,3
Comandante 46.808,3 Inspector Jefe 42.365,7 -4.442,7
Capitán 42.033,7 Inspector 36.990,4 -5.043,3
Teniente 38.246,5 Inspector 36.990,4 -1.256,1
Sargento 31.077,4 Subinspector 30.384,9 -692,5
Cabo 27.033,7 Oficial Policía 27.170,9 +137,3
Guardia 24.515,9 Policía 24.524,4 +8,5

Los Mossos d’Esquadra, pagados por ‘Espanya ens roba’

El popularizado “Espanya ens roba” (“España nos roba”), el odioso eslogan que ha popularizado el independentismo catalán para alienar a las masas y fomentar el odio a la nación de todos –y que con tanta facilidad desmontó el socialista Josep Borrell en el conocido debate televisual con el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras (https://www.youtube.com/watch?v=XHNSzdEen3w)–, tampoco lo pueden mantener en el terreno de la Policía autonómica: el sueldo de la inmensa mayoría de los Mossos sale de los presupuestos del ministerio de Interior del Gobierno de la Nación, que paga directamente las nóminas. El ejecutivo autonómico se limita a abonar los complementos correspondientes a los empleos superiores de la escala, los Comissaris y el Major, actualmente el polémico Josep Lluís Trapero, así como, naturalmente, los cargos políticos relacionados con este Cuerpo de seguridad.

En este renglón se basan las diferencias entre los deseos del gobierno de la Generalitat y las reticencias del central a ampliar la plantilla de los Mossos d’Esquadra, que han aflorado con crudeza con motivo del atentado islamista del pasado 17 de agosto. El argumento falaz que exhiben los secesionistas de cara al 2-O, de que los Mossos serán el embrión del futuro ejército de la futura república catalana, no contribuye precisamente a incrementar la confianza en unas autoridades, las catalanas, que no dudan en violar la legalidad de todas las formas posibles.

De manera que la bravata del honorable, por el título, Carlos Puigdemont queda en agua de borrajas: en la Cataluña ‘libre’, el ministerio del Interior español no va a pagar las nóminas de los Mossos militarizados.

En el siguiente cuadro, pueden apreciar lo que dejarían de percibir los 16.783 efectivos con que cuenta actualmente el cuerpo de los Mossos d’Esquadra:

Empleo Total anual
Major 84.649, 64
Comissari C 79.216,10
Comissari B 77.839, 20
Comissari A 74,812,96
Comissari base 65.005,12
Intendent C 69.527,96
Intendent B 66.471,06
Intendent A 63.872,80
Intendent base 58.610,34

La Ertzaintza, que se niega a informar del sueldo de los Agentes, un caso distinto

El Convenio con la Lehendakaritza del Gobierno vasco que preside Iñigo Urkullu es diferente en la aplicación, aunque el resultado sea equivalente. Tanto en el caso de los Mossos como en el de la Ertzaintza, el Convenio económico se apoya en el ahorro que el gobierno de la nación realiza al reducir efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en los territorios autonómicos que disponen, como es el caso de Cataluña y el País Vasco, de una Policía integral.

En el caso de Euskadi, el presupuesto del ministerio del Interior asume aproximadamente un 40% del importe total de los salarios de los Ertzainas, aunque, al contrario de la práctica con la Generalitat, no se hace un desembolso directo para pagar las nóminas sino que el Estado descuenta dicho importe del cupo previamente negociado entre ambos gobiernos. En 2017, sí abonará directamente 13,10 millones a través de la Seguridad Social para pagar la jubilación anticipada de los miembros de la Ertzaintza que accedan a esta situación.

Pero tanto el incremento del presupuesto como el reciente pasado terrorista que ha sufrido el pueblo vasco, como todo el país, dificultan las negociaciones para la ampliación de la plantilla de la Ertzaintza, actualmente integrada por 7.640 efectivos, lo que ha llevado al Gobierno de la nación a recurrir ante los Tribunales las dos últimas promociones de la Ertzaintza, la 25ª y la 26ª, que no han contado con la negociación y acuerdo previos. De hecho, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimó el año pasado el recurso interpuesto por la Administración del Estado y anuló la convocatoria de 250 plazas de empleo en la Ertzaintza. Un asunto que el ejecutivo vasco tiene la esperanza de resolver –lo que es decir, como siempre que se trata de conflictos con las Comunidades Autónomas, que el gobierno de la nación retire los recursos–, y dé luz verde a las tres convocatorias de empleo que prevé el ejecutivo de Urkullu a fin de incorporar al menos “un millar de nuevos agentes” en la presente legislatura.

El presupuesto para 2017 incluye casi 600 millones de euros para el programa Ertzaintza en servicio, más 842.659 € en retribuciones de funcionarios y 7.634.237 en retribuciones de personal laboral fijo, rubros adscritos al departamento de Seguridad del gobierno vasco. En las páginas destinadas a captar Ertzainas, se subrayan las ventaja sobre otros cuerpos policiales: “Además de ganar en torno a un 40% más que un policía nacional o un guardia civil”, los disfrutan de “un puesto de máxima estabilidad laboral”, 14 pagas y media al año, horario a turnos, 40 días libres al año (30 días de vacaciones y 10 días de asuntos propios), aumentos salariales por antigüedad, posibilidades de excedencias y posibilidades de promoción interna. Lo que ha sido imposible, pese a numerosos intentos, es lograr saber las cantidades que perciben estos Agentes y sus superiores.

Las diferencias con los sueldos de la Policía Foral de Navarra, que cuenta con 1.076 agentes, con un horizonte a medio plazo en los dos millares, son importantes:

Comisario principal 51.380,72
Comisario 48.614,47
Inspector 38.253,47
Subinspectores 38.509,20
Cabos 32.492,30
Policías forales 27.458,25

Por último, cabe citar el caso de la Policía Canaria, intento semifrustrado de Policía autonómica creada en 2010 por el presidente de la Comunidad, Paulino Rivero, de Coalición Canaria. De los 100 Agentes iniciales, con una previsión de llegar a 1.700, sólo quedan activos unos 50 por la desidia política de desarrollar el cuerpo policial, del que muchos esperan sencillamente su disolución.

Jorge Ventura