Menú Portada
Mallorca y Valladolid, únicos equipos de Primera en peligro de descenso

Las deudas de los clubes con los futbolistas bajan, pero por las suspensiones de pago

Julio 29, 2009

La irrupción la pasada temporada de la ley concursal, la antigua suspensión de pagos, hizo que el fútbol alejara el peligro de los descensos por impago. Aún así, este año dos equipos se han despistado un poco y si antes de las 24 horas de mañana viernes no pagan a sus jugadores, bajarían de categoría. Se trata de Mallorca y Valladolid, aunque lo normal es que ambos abonen las deudas contraídas.

pq__bet_valla.jpg

En total, los jugadores de Primera y Segunda división han denunciado ante la AFE el impago por parte de los clubes de 14.393.713 euros correspondientes a sus salarios de la pasada campaña. Otro número indeterminado de futbolistas no han presentado la denuncia por acuerdos con los propios clubes, y los hay que al estar militando en clubes que ya han entrado en la concursal, no pueden acogerse a este derecho de los futbolistas.
El Valladolid, un club que lleva varios años en serios problemas económicos, acumula seis denuncias de futbolistas por un total de 994.704,68 euros. El Mallorca, cuya venta se ha abortado in extremis precisamente por la aparición de estas deudas con los futbolistas que debe satisfacerse mañana sin falta, adeuda a Cleber Santana y David Navarro la suma de 1.382.050,47 euros.
La pregunta es qué hubiera pasado sin la amenaza de la ley concursal -Ley de Ordenación Económica y Concursos, vigente desde 2003-. Posiblemente que la suma y el número de denuncias sería mucho mayor. Pero el miedo guarda la viña. Si un club con graves problemas económicos decide acogerse a la Ley Concursal y el juez acepta la petición, se lleva a cabo un concurso de acreedores y son nombrados tres administradores que fiscalizan en lo sucesivo las cuentas de la sociedad. Dichos administradores no toman las riendas del club –como ocurrió hace años con el Atlético- sino que supervisan los gastos del Consejo de Administración, que sigue ejerciendo su labor. El objetivo es que los gastos no superen a los ingresos, liquidar a corto plazo el 50% de la deuda y pactar con los acreedores el resto de los pagos en un periodo de tiempo más largo –máximo cinco años-. Si un club se mete en esta dinámica, los futbolistas ya saben que tendrán que renunciar a gran parte de la deuda, de ahí que prefieren no forzar a los clubes a este extremo, como en su día hicieron Málaga, Alavés, Levante, Las Palmas, Celta, Spórting y Real Sociedad.

Segunda y Segunda B, bastante grave

Peor es la situación en Segunda división, con siete equipos implicados: Albacete (241.684,31 euros), Alicante (3.206.575,25), Celta (1.378.605), Nástic (149.650), Girona (436.345,60), Hércules (2.399.790,33) y Murcia (1.088.323,90). Especialmente grave es la situación de los dos equipos alicantinos, pero no menos preocupante la de Celta y Murcia. El Levante, que había sido denunciado por un importe de 3.115.984,13 euros, ha sido sacado de esta lista por la comisión de seguimiento del conflicto, al estar inmerso en la Concursal.
Y muchísimo peor es lo de Segunda B, donde la deuda de 12.324.612 euros contraída este año supera con creces la del año pasado y puede llevar a la desaparición a varios clubes, entre ellos el Linares que ya lo ha anunciado. En total son 43 clubes los que están denunciados de los 80 que conformaban la categoría. Evidentemente el fútbol no es igual para todos.