Menú Portada

Las desgracias no vienen solas

Marzo 11, 2014


Cuántas veces hemos escuchado a nuestros mayores decir esto. ¡Y es que llevamos una racha!.  Primero los 6 montañeros que perdieron la vida durante el pasado fin de semana, entre la sierra de Gredos y el pirineo oscense, donde la nieve blanda y la subida de las temperaturas les jugó una mala pasada  y ahora la desgracia se ceba con los marineros  del pesquero gallego, Santa Ana, que se fue a pique  en la Isla de Erbosa, a media milla del cabo de Peñas en aguas del litoral asturiano. El mar se tragó 8 vidas cuando más tranquila parecía, después de un invierno de tantos temporales, con olas de más de  10 metros. Los bancos de arena, las rocas y un despiste pueden estar detrás de esta tragedia. Los buzos les siguen buscando.

  Miércoles, 12 de enero, y el tiempo comienza a cambiar por el sureste y mediterráneo. Confluyen dos bolsa pequeñas de aire frio, la que se desgasta junto en Canarias donde todavía puede llover de forma débil y otra pequeña borrasca que se aproxima al mediterráneo y al sureste dejando agua que va a ser muy bien recibida. Alicante, donde solo han caído 4 litros en todo el invierno y donde lo normal son 47, puede recibir en apenas 12 horas más de 60 litros. Alerta amarilla en el sur de la comunidad valenciana y chubascos que afectarán al sur de Mallorca, Ibiza, la región de Murcia, este de La Mancha, Albacete y la parte oriental de e Andalucía, Almería, Granada o Jaén. Sin descartar la necesidad de usar los paraguas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El resto de la península, centro y oeste, será progresivo el aumento de las nubes, por el norte seguirán disfrutando del sol, una vez salvadas las nieblas de primeras horas. Las temperaturas se suavizan en las próximas 48 horas, para volver a coger impulso de cara al fin de semana. No sobra el abrigo a primeras horas en el corazón de León, donde se rozan las heladas, Veguellina de Órbigo, 0 grados. Las máximas seguirán siendo generosas en Haro, La Rioja, catando los 18 grados. Llueve donde más se necesita y eso es una buena noticia.

“La lluvia de la primavera alegra la cartera”