Menú Portada

Las costumbres más curiosas de Navidad en el mundo

Diciembre 23, 2015
navidad mundo

Ya está aquí. La Navidad llegó y con ella las casas se llenan de nacimientos, luces y árboles de Navidad. Toca poner turrón en la bandeja, cenar y comer copiosamente, tomar las 12 uvas en nochevieja y esperar los regalos de los Reyes Magos. Costumbres todas normales si tenemos en cuenta otras que hay en el mundo. Y si no, juzguen y lean:

Los japoneses y el Kentucky Fried Chicken

Ni pavo, ni besugo, ni marisco. Los japoneses en Navidad les gusta comer pollo frito de la cadena de comida rápida estadounidense Kentucky Fried Chicken (KFC). Las colas esos días duran horas con una costumbre nada lejana en el tiempo. En 1974 se lanzó una campaña que relacionaba Navidad con Kentucky y desde entonces entre el 23 y 25, especialmente en nochebuena, los nipones comen pollo. Es tanta la demanda que incluso los pedidos se reservan con dos meses de antelación.

Por cierto, si va a felicitar a un japonés no utilice el color rojo. Es el color que utilizan para sus tarjetas fúnebres y lo considerarán de mal gusto.

Telarañas en Ucrania y escobas en Noruega

En Ucrania consideran buena suerte encontrar una telaraña en su árbol de navidad la mañana de Navidad. Como es complicado, se ha vuelto una tradición colocar telarañas artificiales en los arboles como parte de la decoración.

En Noruega no colocan, esconden. En este caso las escobas. Todo se debe a que tradicionalmente se creía que en esta fecha, coincidente con el solsticio de invierno, las las brujas y otros espíritus voladores malignos salían en medio de la noche para volar alrededor de su casa.

En Portugal, comida temprana y sitio para las almas de los muertos de la familia

En Portugal, la comida principal de Navidad se llama “Consoda” y tiene dos peculiaridades. La primera, que se celebra temprano, ya que se hace en la mañana del día de Navidad. Pero la principal es que se dejan sillas, platos y cubiertos adicionales a los comensales.  Estos se colocan para las almas de los muertos de la familia a los que se les ofrece comida con la esperanza de que esto traiga suerte durante el año que viene.

Sustos navideños

A pesar de ser una época de alegría, en algunos países tienen algunas costumbres un poco alejadas. La mitología alpina tiene el Krampus, una figura demoniaca con cuernos, una lengua muy larga y una cesta para capturar a los niños que han sido traviesos a lo largo del año. Por ello, en Austria y en zonas de Suiza y Baviera (Alemania) en diciembre se multiplican las fiestas y los desfiles en los que personas disfrazadas de Krampus equipadas con palos y campanas deambulan por las calles.

Santa Claus también tiene un antagonista en Islandia: el gato de la Navidad o Jolakotturin. En ese país del norte de Europa, los niños que se portan bien y hacen sus tareas reciben ropa nueva por Navidad. Los padres les dicen a sus hijos que si no trabajan lo suficiente, llegará el gato de la Navidad y, al ver que no tienen ropa nueva, se los llevará.

El pato Donald estrella de la televisión sueca

Desde 1959, las familias suecas se reúnen en torno a la televisión cada 24 de diciembre para ver el mismo programa. No es el discurso de la reina de Suecia, sino un personaje bastante distinto, el “Pato Donald”.  En concreto se trata del especial de Disney “El Pato Donald y sus amigos le desean una feliz Navidad” que la televisión pública sueca emite el día de Nochebuena a las 3 de la tarde. Kalle Anka, como se llama en sueco al personaje de Disney, se ha convertido en un personaje tan familiar para los suecos que muchos se saben de memoria los diálogos de ese capítulo. Tras la emisión del programa de una hora, los niños reciben los regalos que, dependiendo de la familia, pueden estar debajo del árbol de Navidad o en un saco que lleva Santa Claus.