Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Las contundentes mejoras en su motor podrían animar a Fernando Alonso a repetir el año que viene con McLaren-Honda

Agosto 22, 2017
Alonso 3

Fernando Alonso deshoja la margarita durante el parón veraniego que sufre la Fórmula 1 y una de sus tareas es la de tomar una decisión con miras a su futuro. Las enormes mejoras en su propulsor Honda podrían hacerle inclinar la balanza a una de las pocas opciones que le quedan: permanecer amarrado en su actual asiento e intentar una jugada similar a la que protagonizó hace dos décadas Michael Schumacher. El heptacampeón germano decepcionó durante cinco temporadas consecutivas sin recaudar los resultados esperados en Ferrari para pasar a dominar durante un lustro. A nadie escapa que el retorno de Honda a la competición ha sido un estrepitoso fracaso, pero este año están ocurriendo cosas interesantes en el seno de la escudería, y su futuro pinta mejor que su presente.

Honda aterrizó en 2015 con un motor extremadamente ambicioso, esotérico y rompedor, con ideas excesivamente avanzadas que nunca terminaron de funcionar, ni en el plano del rendimiento ni en el de la fiabilidad. Para 2017 los directivos de Honda tomaron decisiones importantes y están arrojando frutos poco visibles en el plano de los resultados, pero mucho más prometedores de lo que parece. El motor japonés era pesado, tenía su centro de gravedad alto, el bloque térmico era poco potente, consumía demasiado, y el turbo era relativamente eficiente pero tan pequeño que no ayudaba a recaudar energía calorífica para un sistema de recuperación de energía que no ayudaba.

Déficit de los motores Honda

Esta temporada han fichado a consejeros externos, una jugada que ha roto los habituales esquemas nipones de hacerlo todo en casa, y han modificado el concepto de algunas zonas críticas. Incluso se ha sabido que han echado mano del departamento de aviónica de la firma. Honda fabrica un bastante original jet privado con los motores por encima de las alas, y los consejos de la tecnología aeronáutica de los reactores ha servido entre otras cosas para mejorar los sistemas de medida para pulir la precisión.

Como resultado de todo esto los motores Honda siguen siendo, aparentemente, los últimos de la fila tras Mercedes, Ferrari y Renault, con un déficit de alrededor de 80 caballos con respecto a los dos primeros, prácticamente empatados en potencia. Lo que no debería escapar al análisis es el meteórico ascenso en su rendimiento. Desde inicios de temporada y hasta las carreras más recientes han recortado, su diferencia en tiempos de tanda clasificatoria su diferencia a la mitad en algunos circuitos. Esto que costó dos años en sus primeras dos temporadas, este 2017 lo han hecho en once carreras. El llamado gap u horquilla de diferencia de tiempos entre los McLaren y los poleman ha pasado de tres segundos a una cifra que ronda el segundo y medio. Lo más interesante de todo no es que estén mucho más cerca de los de delante, sino que comienzan a estar a la altura de los últimos de entre los primeros: los Red Bull. Los monoplazas azules montan motores Renault, tildados de ser los menos potentes de entre el resto y los Honda comienzan a tenerles a tiro.

Al parecer los propulsores Renault no han crecido este año como se esperaba, y Red Bull ha advertido ciertos problemas en su túnel de viento, que parece haber digerido mal las nuevas dimensiones de la normativa de esta temporada. Los coches son más anchos y a esta circunstancia apunta Christian Horner, director de la escudería, la inesperada falta de rendimiento en su formación con quejas de especialmente Max Verstappen. Los McLaren han conseguido colocarse a apenas medio segundo de éstos, y en algunas tandas de entrenamientos han llegado a estar verdaderamente cerca. Los japoneses por su parte entregaron a su único cliente la llamada Spec3 en fechas recientes, la tercera especificación con mejoras de la temporada, pero tienen previstas al menos dos más antes de acabar la temporada e incluso puede que una sexta.

El impacto de las próximas mejoras

Parece poco probable que las últimas evoluciones puedan traer mejoras del calibre de las vistas hasta hoy dentro de este calendario, aunque sería interesante ver hasta donde son capaces de llegar con nuevas ideas, nuevas cabezas pensantes a su alrededor, y con avances nunca vistos en Honda. Yusuke Hasewaga, responsable del proyecto y muy amigo de la transparencia, afirma que en su mente está dar alcance y superar al fabricante galo, y todo parece indicar que es posible que lo consigan. Si a finales de año, en pistas como Singapur o Abu Dhabi donde la preponderancia del chasis o la aerodinámica pueden dar un extra de ventaja a los monoplazas de Alonso y Stoffel Vandoorne, es posible que ante el más que posible abandono del desarrollo del actual chasis en beneficio del propio de 2018 los McLaren puedan escalar algún peldaño en el actual escalafón e incluso superar a alguno de los Red Bull. Que nadie se sorprenda si esto acaba ocurriendo, al menos de forma puntual.

Fernando Alonso dijo hace poco que el año 2018 estaría ganando. Aún no ha desvelado el qué, ni en que categoría, pero este nuevo elemento de juicio podría animarle a confiar un año más en su actual equipo, donde ya han declarado que harán todo lo posible por retenerle a pesar de que acaba contrato en diciembre. Con las mejoras del resto pocos piensan que con su actual formación pueda ganar nada el año próximo, pero cabe la posibilidad que con semejante progresión pueda estar situado en zonas cercanas al pódium, y esto es algo que el asturiano baraja. Antes de verano declaró que tomaría su decisión en septiembre, más tarde la postergó a octubre, y en fechas recientes dijo a CNN que zanjaría el tema entre noviembre y diciembre, justo al acabar la temporada. Que lo vaya alargando muestra que su rumoreada marcha de la categoría no está nada clara y quiere ver unos resultados que parecen llegar poco a poco.

Jose M. Zapico

@VirutasF1