Menú Portada
La sombra del nepotismo recae sobre el consistorio segoviano

Las contrataciones del Ayuntamiento socialista del Real Sitio de San Ildefonso, podrían haberse realizado sin tener en cuenta los principios de igualdad, mérito y capacidad

Octubre 5, 2014

El cabildo “carece de Relación de Puestos de Trabajo u otro instrumento organizativo similar aprobado por el Pleno”

pq_929_san-ildefonso.jpg

Extraconfidencial.com alertaba recientemente sobre los problemas presupuestarios y de contabilidad que se extraían del informe de fiscalización que el Consejo de Cuentas de Castilla y León realizaba sobre el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso, sito en Segovia, durante el ejercicio de 2011. No obstante, leyendo en profusión el dossier del órgano fiscalizador se puede comprobar que los errores de gestión económica del cabildo no han sido los únicos con los que ha tropezado.

El Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia) presenta una organización altamente desordenada. Prueba fehaciente de ello son las numerosas irregularidades que presenta el personal. El consistorio segoviano “carece de Relación de Puestos de Trabajo (RPT) u otro instrumento organizativo similar aprobado por el Pleno” por lo que no existe ningún documento que recoja aspectos fundamentales como la denominación de los puestos de trabajo, los grupos de clasificación profesional, los cuerpos a los que están adscritos, así como los sistemas de provisión y las retribuciones complementarias.

Alfombra roja para el nepotismo

No solo el Ayuntamiento no posee una RPT en condiciones, sino que en el ejercicio de 2011 no se aprobó la plantilla de personal que en cada curso debe ser aprobada, por ello, “la plantilla real y efectiva del Ayuntamiento en el ejercicio 2011 no coincide con la última plantilla aprobada”. Y lo que es más preocupante, de buena parte del personal temporal de la plantilla (con una antigüedad superior a los cinco años) no pueda “garantizarse que su contratación se haya producido de acuerdo con oferta de empleo público, convocatoria pública y sistema de selección de conformidad con los principios de igualdad, mérito y capacidad”. Un atentado en toda regla contra el concurso público y la igualdad de oportunidades, así como una alfombra roja para el nepotismo y las elecciones a dedo.  

Este caos del personal se resume en un hecho: “el puesto de Intervención se encuentra en situación de permanente provisionalidad y accidentalidad en su cobertura, habiéndose producido hasta nueve diferentes nombramientos desde el ejercicio 2008 hasta la actualidad”. Este modelo de nombramiento en acumulación crea numerosos problemas ya que no permite la plena dedicación al ejercicio de las funciones de la Intervención, un cargo caracterizado por su importancia y nivel de responsabilidad.