Menú Portada
Centros comerciales y supermercados

Las consignas, nueva mina de oro de los “cacos”

Noviembre 2, 2009

El descuido en el metro, el “abordaje” de mujeres y personas mayores en los cajeros automáticos por menores de edad, el ingenio de los delincuentes busca cada día nuevas fórmulas, la última el robo en consignas de grandes superficies.

pq_888_rubalcaba.jpg

No hay crisis para los cacos, en muchos casos todo lo contrario, oportunidades. No nos vamos a engañar, las grandes superficies venden menos que en años anteriores y para poder competir, introducen productos más baratos (marcas blancas) u ofertas para seguir siendo atractivos para el consumidor, disminuyendo sus márgenes y beneficios. El resultado en muchos casos es un recorte de plantilla, que incluye entre otros, servicios de seguridad y por tanto más oportunidad para los malos.

Sú último descubrimiento, las consignas, su método sencillo puede causar grandes perjuicios al desprevenido consumidor que deja sus compras anteriores en la consigna de centros como Eroski, Carrefour, Mercadona, etc. Hay varios “artistas” que se dedican a meter una moneda en la taquilla, cerrarla y llevarse la llave.

Hasta aquí nada raro, pero ¿Qué hacen con la llave? Sencillamente una copia, volviendo otra vez a la taquilla, dejando la original en la cerradura para recoger su moneda y se dedican a esperar a que alguien deposite bolsas de otra tienda o cualquier otra cosa que lleven en la misma taquilla y se metan al Centro a comprar

Es fácil de imaginar lo que pasa después, el delincuente abre tranquilamente la taquilla con su copia de la llave y se lleva lo que haya dentro, fácil y barato. Esta práctica que ha empezado a ser alertada en Madrid, se está extendiendo a otras ciudades. Igual que pasa con los robos en cajeros en el que te abordan un grupo de menores para después de haber introducido la tarjeta y el PIN “robarte” el reintegro, esta práctica es sobretodo realizada por menores de origen rumano y étnia gitana, para aprovecharse, en caso de ser detenidos, de su “minoría de edad”. Ya saben lo de la ley del menor.