Menú Portada
ISLAM, ALIANZA DE CIVILIZACIONES Y DINERO PÚBLICO (I)
Dependiente del Ministerio de Justicia de Rafael Catalá

Las comunidades religiosas islámicas las más beneficiadas por las subvenciones públicas de la Fundación Pluralismo y Convivencia

Enero 25, 2015

Esta confesión religiosa recibirá subvenciones por un total 393.285 euros frente a los 388.241 euros para las Evangélicas o los 163.785 euros de la Judía
De los dos tramos en el que se divide, en el destinado a las comunidades locales, a pesar de la caída general, sigue siendo la más beneficiada con 120.741 euros, casi tres veces más que los 44.000 euros de las evangélicas mientras que las de religión judía no recibirá ni un solo euro por este concepto
Con respecto al tramo de aportaciones a las Federaciones Religiosas, ha incrementado su cuantía en 10.000 euros frente al descenso de Evangelistas o la congelación en la Federación de Comunidades Judías


Este pasado viernes se reunió en Madrid el Consejo de Seguridad Nacional presidido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En este comité se abordó en el plan contra la radicalización yihadista que prepara el Ministerio de Interior y que busca reforzar la seguridad sin menoscabar “derechos y libertades“. La prioridad es más que clara si tenemos en cuenta lo sucedido al día siguiente con la detención de cuatro presuntos yihadistas en la ciudad de Ceuta preparados para atentar. Según el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, la Policía ha deducido de sus investigaciones que los arrestados, de nacionalidad española y origen marroquí, tenían “fuerte determinación de atentar” y si hubiese sido necesario inmolarse, ya que poseían una fuerte “preparación psicológica, además de física y del manejo de las armas“. La alarma se extiende a España y no faltan razones. 

Los atentados al diario satírico Charlie Hebdo y al Supermercado Kosser no sólo han dejado una profunda huella en Francia y en toda Europa si no que ha puesto en entredicho el fracaso de las políticas que llevan implementándose en muchos países de nuestro entorno desde hace años. La integración ha fracasado en muchos casos –en la propia Francia se han multiplicado los barrios marginales en los que apenas ni entra la policía- y como si fuera el despertar de un sueño utópico, ahora se multiplican los contactos y reuniones buscando mejorar la seguridad para evitar nuevos atentados. Aún así, las costosas políticas de integración continúan como es el caso de España con la archiconocida y controvertida Alianza de Civilizaciones que en una década ha dilapidado dinero fuera y dentro de nuestras fronteras.

Casi 400.000 euros a las comunidades islámicas en 2014

En octubre de 2004, poco más de seis meses después de la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en las Elecciones Generales del 14 de marzo y de los atentados islamistas del 11-M, se creaba la Fundación Pluralismo y Tolerancia, dentro del Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones. Dependiente del Ministerio de Justicia, ahora dirigido por Rafael Catalá, esta Fundación se constituyo con dos fines: promover la libertad religiosa a través de la cooperación con las confesiones minoritarias “especialmente aquellas con reconocimiento de notorio arraigo en el Estado español” y ser un espacio de investigación, debate y puesta en marcha de las políticas públicas en materia de libertad religiosa y de conciencia.

Para desarrollar estas actividades trabaja con varias líneas, y dos de ellas con un claro impacto económico: apoyar a los órganos representativos y sus actividades así como a sus comunidades y entidades locales, algo que no es nada barato.

El resultado es que las confesiones religiosas Evangélica, Judía y Musulmana han recibido miles de euros durante diez años de manos de esta Fundación además de otras importantes inversiones, como en los libros de texto de estas religiones encargados a la controvertida editorial AKAL. La crisis ha hecho descender las cantidades en los últimos años, pero con claros ganadores y perdedores tal y como se atestigua en las recientemente aprobadas subvenciones para 2015 por un total de 945.311 euros.

 
 

De este total casi el 42% del total, 393.285 euro, irán a parar a las federaciones y comunidades islámicas en dos tramos, uno para las distintas asociaciones que conforman la Comisión Islámica de España (CIE) y por otro lado a decenas de comunidades y agrupaciones locales. La forma del reparto también marcan una tendencia o quizá intencionalidad según se puede ver en los siguientes cuadros adjuntos.

 
 

Respecto al primer tramo cuyo destino son las federaciones religiosas, la que más recibe es la Evangélica, pero mientras esta percibirá algo más de 6.000 euros menos con respecto al 2014 y la de Comunidades Judías ve congelada su aportación, la Comunidad Islámica de España percibirá 10.000 euros más.

 
 
 

Pero en las comunidades locales la tendencia es más clara, a pesar del recorte general. No sólo son las más numerosas, si no también las que más dinero reciben: 120.741 euros, casi tres veces más que los 44.000 euros de las comunidades evangélicas. Todo ello mientras llama mucho la atención que las dos comunidades judías que recibían alguna subvención en 2014, no recibirán ni un solo euro en 2015. Mucho dinero en una dirección, mientras crece el radicalismo en las comunidades locales islámicas así como el número de yihadistas que desde España viajan a luchar con el Estado Islámico.