Menú Portada
LAS CUENTAS DE LA FUNCIÓN PÚBLICA (II)
La jornada de huelga de funcionarios cierra en un fracaso para los sindicatos

Las Comunidades Autónomas destinan 57.600 millones de euros a pagar a sus empleados públicos

Junio 9, 2010

Navarra, Aragón y Castilla-La Mancha las que tienen un mayor coste en sus funcionarios por habitante

Sólo los empleados estatales cobran 1.177 millones anualmente por productividad

Los ayuntamientos más caros,  en el País Vasco y Canarias


Como suele ocurrir en todas las manifestaciones y huelgas la primera víctima son las estadísticas. Las cifras son tan dispares como que para los sindicatos el seguimiento fue del 75% mientras que para el Gobierno un 11%. Los secretarios generales de CC.OO. y UGT calificaron de “notable éxito” el paro general en la función pública, pero esto no se vio en la manifestación en Madrid de las 75.000 personas según los organizadores apenas acudieron 8.000. Pero el mejor termómetro ha sido la actividad diaria, 2,7 millones de funcionarios estaban llamados a la huelga y este martes, se repitieron los atascos, o la afluencia masiva del transporte público y la indiferencia de gran parte de la población, entre los que están 4,5 millones de desempleados.

Cómo otro síntoma el paso de amenazar con la huelga general y medidas drásticas en los mítines a recular como ya se atisba en ciertos movimientos de los sindicatos que hablan de aplazar una movilización general.

Pero ante todo este “folclore” está la realidad, un gasto en la función pública que ha crecido de forma desmesurada, en cantidad y en coste, con unos salarios que se elevaron más del 40% en los últimos años respecto a la media de nuestros países de la Unión Europea y que como pueden ver en nuestro primer cuadro el gran culpable las Comunidades Autónomas.

Nada más y nada menos que 1,45 millones de funcionarios públicos que cuestan 57.607 millones de euros anualmente, 1.204 euros por cada ciudadano, cifra que se dispara hasta los 1.895 euros en Navarra, aunque es Andalucía quien se lleva la palma con 257.324 empleados que supone 10.221 millones de euros año a año.

El crecimiento del gasto de los ayuntamientos

Pero los ayuntamientos son sin duda otra fuente inagotable de gasto, tanto que ya superan al propio Estado, 627.000 empleados que cuestan 442 euros por ciudadano como pueden comprobar en el siguiente cuadro. Unos gastos desmesurados que hasta ahora se han ido cubriendo muchas veces con los ingresos a golpe de recalificación pero que ahora son una fuente inagotable de endeudamiento.

Así por ejemplo Comunidades Autónomas como las Canarias, una de las líderes en el paro son de las más caras, sólo superada por el País Vasco.

Estado, menos peso pero muchos privilegios

En toda esta vorágine de gasto, el Estado es el que menos gasta respecto al resto de administraciones, pero eso si manteniendo unos privilegios muy lejanos de la realidad.

Mientras que la mayoría de “los afortunados” que tienen un puesto de trabajo reciben un salario único mensual con todo prorrateado, como pueden ver en el siguiente cuadro, sueldos trienios, complementos de destino y específicos, pagas extras, otras retribuciones, pago de residencia en el extranjero para los que tengan allí su destino e incluso productividad, un concepto que supone 1.177 millones de euros. ¿Cómo se mide la productividad del funcionario, cumpliendo su cometido por el que pagamos al Estado 18.457 millones de euros?

Lo cierto es que muchos empleados públicos prefirieron no perder 48 euros y asistir a su puesto de trabajo, la repercusión fue escasa y el descrédito de los sindicatos ganada en años de “inactividad” una llamada de atención para una ¿futura? huelga general.