Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

Las cifras que el Ministerio del Interior no quería hacer públicas: Cada mes se suicidan dos Policías Nacionales o Guardias Civiles en España

Septiembre 13, 2017

Cada mes se suicidan casi dos Guardias Civiles o Policías Nacionales en España. Un total de 21 suicidios al año. Desde el año 2000 y hasta septiembre de 2017, se han suicidado un total de 361 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; eso sin contar los acontecidos en las Fuerzas Armadas. Estos son los datos que quiere esconder el Ministerio del Interior. ¿Qué está ocurriendo en nuestros cuerpos de seguridad? ¿Por qué hay tantos suicidios en el colectivo de la Guardia Civil que hace que la media en este Cuerpo sea muy superior a la media nacional?

zoido

Los datos son escalofriantes. Tanto, que el Gobierno hace todo lo posible por evitar cualquier tipo de publicitación de los mismos. Pero las Leyes obligan y el Ministerio del Interior, regentado por Juan Antonio Zoido, ha tenido que remitir a los diputados socialistas Antonio Trevín y Zaida Cantera una relación detallada de los suicidios en la Policía y en la Guardia Civil desde el año 2000. Son unos datos escalofriantes a los que ha tenido acceso Extraconfidencial.com. Según esos datos, entre 2000 y 2016 se produjeron un total de 207 suicidios en la Guardia Civil, a los que habría que sumar los 14 que ya van hasta septiembre de este año 2017. La cifra resultante final es de 221 suicidios, lo que ofrece una media anual de 12,27 suicidios en el Benemérito Cuerpo, o, lo que es mismo, uno al mes.

El problema es muchísimo más grave de lo que parece porque conecta con las bajas psicológicas, que siempre han sido muy elevadas y que mantienen históricamente una espectacular tendencia al alza. El problema preocupa tanto, que desde el año 2002 -en el último gobierno de José María Aznar-, funciona un “Plan Preventivo de Atención Psicológica”, que a partir del año 2010, ante el aumento de los suicidios en la Guardia Civil, pasó a denominarse de forma ya directa “Plan Preventivo de Conductas Suicidas”.

Medidas para evitar los suicidios

A través del Servicio de Psicología de la Guardia Civil y de sus Gabinetes territoriales, ese Plan contempla las siguientes medidas:

– En el área preventiva primaria se incluyen medidas que se aplican de forma generalizada a todos los componentes del Cuerpo, tales como detección de riesgo en procesos de selección, formación en centros de enseñanza y unidades territoriales.

– Disponibilidad de atención personalizada en cualquier momento que un componente del Cuerpo lo demande.

– Teléfono de Atención Psicológica durante las 24 horas del día.

– Evaluación, control y seguimiento de todas las bajas por causa psíquica de personal del Cuerpo.

– Retirada inmediata de armamento ante baja por causa psicológica,

– Y, por último, Protocolo de actuación ante conductas anómalas por parte del personal del Cuerpo, que incluye evaluación y retirada de armas, si procede.

Resulta evidente que esas medidas son insuficientes, porque cada año se mantiene, si no aumenta, el número de suicidios en la Guardia Civil, según se puede ver en el cuadro que el Ministerio del Interior se ha visto obligado a enviar a los diputados Trevín y Cantera: el año de mayor número de suicidios fue el 2002, con 21 en la Guardia Civil, lo que obligó al Gobierno de José María Aznar a aprobar el Plan Preventivo arriba mencionado.

El Plan preventivo de Aznar dio sus resultados

Quizá por ese Plan, en el año 2003 se rebajó la cifra a 8 suicidios, pero fue algo ilusorio porque luego subieron a 13 en 2004 y hasta a 20 en 2005. A partir de ahí la media se ha mantenido por encima de los 12 suicidios al año.

Pero, ¿cuáles son las causas de los mismos? Los expertos no se ponen de acuerdo, pero sí parece haber un mínimo denominador común, que, por cierto, no deja bien parada a la política que se sigue desde Interior con respecto a la Guardia Civil. Por ejemplo, según fuentes asociativas, en el documento que deben firmar los aspirantes a ingresar en el Cuerpo se dice: “Es posible que durante los primeros años como guardia civil todas las circunstancias le provoquen frustración, aburrimiento, conflictos y tensiones tanto familiares como laborales, falta de ilusión, apatía o cualquier otro síntoma que actualmente ni llega a imaginar que le puede suceder”; es decir, que ya se le está advirtiendo al futuro Agente de lo que le espera.

Además, el psicólogo Daniel López Vega editó, con el auspicio de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), el libro “¿Todo por la patria?”, en el que se recogen testimonios de Guardias Civiles y se analiza la conducta suicida en la Benemérita. López Vega llega a una conclusión: los suicidios se manifiestan en mayor grado “en personas con una edad que ronda los 40 años y con 20 años de servicio”. ¿Por qué?

Las razones quizás las expliquen un caso que entra en el catálogo de los “clásicos”, como es el suicidio del sargento Ángel Luis en la Comandancia de Toledo el 20 de febrero de 2017: este Oficial se suicidó en el mismo sitio, el sótano de la Comandancia de Toledo, en el que el 16 de mayo de 2016 lo hiciera Néstor G.C., el entonces Capitán psicólogo. Aquella muerte causó entonces gran revuelo por el enfrentamiento entre el entonces delegado del Gobierno, José Julián Gregorio, y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC).

Ahora bien, aunque el escenario fuera el mismo, en este caso el sargento se quitó la vida pocos minutos después de serle comunicado que sería apartado del cargo y que se procedería a la apertura de un expediente disciplinario por una denuncia realizada en el desempeño de sus funciones. Acto seguido, el sargento bajó a los sótanos y se suicidó con su arma reglamentaria.

Suicidios también en la Policía Nacional

Como se ve, la situación es grave en la Guardia Civil, pero no es menos preocupante en un Cuerpo con aparentemente menos estrés como es el de la Policía Nacional: según los datos oficiales del Ministerio del Interior a los que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, entre 2000 y 2016 se han suicidado un total de 140 Policías, lo que arroja una media de 8,23 policías al año. Una media inferior, es verdad, a la de la Guardia Civil, pero que no deja de ser preocupante en un colectivo armado. Interior se defiende y dice que “siempre que se detecta una situación de hipotético posible suicidio, se procede a la retirada de armas al afectado y a la baja para el servicio, recibiendo la correspondiente asistencia médica a través de la Sociedad a la que pertenece así como un seguimiento de la situación por parte del Área Sanitaria de la Policía Nacional”.

De igual manera, el gobierno subraya que “en los últimos reconocimientos médicos coordinados por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales se ha incluido un test de detección de posibles síntomas de suicidio para su tratamiento y posterior seguimiento”. Una medida que no parece que obtenga grandes resultados, porque el pasado año se registraron 10 suicidios de Policías, un alto número para este colectivo que no sufre las presiones psicológicas que sí soportan los Guardias Civiles.

Jorge Ventura