Menú Portada
Entre tiendas, estrenos y pasteles

Las celebrities, de Victoria Beckham a Tamara Falcó, estrenan trabajo

Octubre 9, 2014

¡Qué atareados están nuestros famosos! Madre mía. Abren tienda, con el lío que es eso; presentan libros de cupcakes, y esto sí que es complicado, maquíllate, péinate, vístete, que si se deshace el bollito con el calor de los focos… un lío vamos.


Pues eso que entre tiendas, pasteles y estrenos hemos pasado la segunda semana, ya, del mes de octubre. ¡Cómo pasa el tiempo! Victoria Beckham, la ex Spice Girl pija, ha inaugurado su tienda. Y ¿qué creen? Pues semejante acto exigía levantarse temprano, ducharse, peinarse, pintarse, ponerse guapa y lucir sus mejores trapitos. Pues nada más lejos de la realidad. Victoria Beckham, la tienda, nos cuenta el Diez Minutos, está enel prestigioso barrio de Myfairen Londres. Tres pisos de tienda, nada de cajas, ¡qué vulgaridad! Se cobra con iPad, por favor, y todo muy caro, carísimo, híper caro. Lo más barato parece es un tarjetero de 180 euros y lo más caro un vestido de 7000. Pero ¿Y Vicky? Posh lució un traje de 7000 maravilloso para la ocasión. No, ella escogió el jersey más hortera de su maxi armario y la cara más agria que puedan imaginar. ¿Por qué? Ni idea.

De Torrente a Tamara Falcó ¿Es posible?

Torrente 5… y ¡qué destaco yo de su estreno! No sé. Entre la chaqueta de Santiago Segura, el vestido de Angy de BCBG Max Azria, las camisas de Bigotes & Dientes, los zapatos (y los pies) de María José Campanario, la pose de Beatriz Trapote, lo que lleve José Manuel Parada en el cuello… buff necesito estirar la mano y descansar la vista.

Ya. ¿Por dónde iba? Que mientras relajaba los dedos he pensado y si… y si me ocurre algo que me convierte en la duquesa del pueblo, en la mujer del novio de la baronesa de la ciudad, en la novia del hermano de la infanta de la comunidad. Y… y si me llama Santiago Segura para hacer Torrente 8. Rebobino. ¡Qué monos todos! ¡Qué digo monos, monísimos! ¡Monisísimos! Ideales de la muerte. Vamos. Ya está tardando. Todos al cine a pasar una tarde lluviosa, que vienen varias.

“¡Qué mona va esta chica siempre!”. Tamara Falcó presenta “Cupcakes de Tamara”. Ella lo tiene todo, esto ya lo sabíamos, y hay que añadir que le encantan los pastelitos horteras que a todas horas hacen los americanos (y para muestra el cerdito que aparece la foto del Diez Minutos y lo sosa que aparece (ahora me refiero al modelis) para enseñarnos los bollitos.

Ella, no podía ser menos, nos da trucos útiles y consejos para la presentación de los cupcakes. Y esto se le da de maravilla, ha  aprendido de una maestra. Su mami ya nos ponía los Ferrero Rocher en la bandeja mejor que nadie.

Y, ¿saben qué es lo peor? Que ellas siguen lisas, lisísimas y usted y yo, ya saben: 1 minuto en la boca, 10 en el estómago y toda la vida en el culo.

La boda de la semana

¿Qué? ¿Pensaban que hoy no tocaba boda? Ilusos. Miren que he visto la portada del ¡Hola! y me he comentado: ni hablar. Hoy no hablo de bodas pero… soy débil. Lo reconozco y no me he podido resistir al ver a la madre de la novia en bata, con los pantalones del pijama (eso me parece a mí) y las zapatillas rana de estar en casa. Sí, sí, han leído bien. Beatriz, la madre de Olivia de Borbón, se fotografía para todos nosotros, pintada, peinada, y con zapatillas rana.

Francisco de Borbón condujo del brazo a su princesa mientras sonaba la canción de “Love Story. Yo creía, pensaba, que estas cosas no sonaban en este tipo de bodas. Claro, me he puesto a buscar como una loca la tarta por si bajaba del techo al son de las fanfarrias de la Guerra de las Galaxias. No lo he encontrado, no se lo puedo cotillear.

Las damas de honor. ¿Las ha visto? Iban de Eduardo Andés. No coment pero porque ya me he vuelto a enrollar como una persiana y se me han vuelto a entumecer los dedos. Estoy seca. Necesito estirar. Ahora vuelvo.

Un funeral feliz

Ya estoy aquí. He visto que se ha muerto Debo, tenía 94 años y era la duquesa de Devonshire. RIP. Sus 600 trabajadores iban encantados detrás del féretro vestidos con sus impecables uniformes mientras sonaba una pieza de jazz. El ataúd era de mimbre y durante la misa sonó “Jailhouse Rock” de Elvis y en el entierro, “New York, New York” de Sinatra. Me ha encantado esta adorable abuelita.

Mamen Rodríguez
@Mamenrs