Menú Portada
El derrumbe está previsto para el próximo mes de enero

Las casas de Richard Branson y Fernando Swartz en Deià se convertirán en escombros

Diciembre 17, 2010
pq_922_richard-branson.jpg

Tras 22 años de existencia, acompañada desde el inicio de una incansable brega judicial, la casa del propietario de Virgin, Richard Branson, y la del diplomático, escritor y periodista, Fernando Schwartz, serán convertidas en escombros el próximo mes de enero. Los intentos de ambos por mantener en pie unas viviendas construidas entre 1987 y 1989 se han desvanecido con la sentencia inapelable del Tribunal Supremo que confirma otra del Superior de Justicia de Baleares dictada en 1992 y que declaró ilegales las casas construidas en el paraje conocido como “Llucalcari”, en el término municipal de Deià (Mallorca).

El 7 de mayo de 1987, el Ayuntamiento de Deià concedió licencia de obras para la construcción de viviendas unifamiliares en Llucalcari. La solicitante fue Ana Schwartz, que en realidad era Ana Sandra Marone Cinzano de Schwartz, esposa del diplomático español. Fue éste quien compró la finca a la sociedad Bancals S.A por el precio escriturado de dos millones de pesetas (12.000 euros). El principal accionista de la mercantil era Axel Ball, empresario alemán copropietario entonces del Hotel La Residencia. En la actualidad, este establecimiento de lujo, habilitado en una “possessió” de Deià, está bajo el control del propio Branson.

Schwartz solicitó la preceptiva licencia municipal de obras, los permisos del Consell Insular y del propio Gobierno Balear. Pero faltaba uno más: la autorización estatal para construir, al ser Llucalcari “paisaje pintoresco”. Además, las casas debían de contar con un plan especial de protección, requisito que ignoraba el Ayuntamiento de Deià y todos los de la Serra de Tramuntana, que continuaron otorgando licencias sin ese trámite. Es por ello por lo que Schwartz denuncia que hay 700 viviendas en la misma situación en la sierra. El coste de demolición, financiado por las tres instituciones, asciende a 677.197 euros, una cuarta parte del valor de mercado de las viviendas si éstas fueran legales.