Menú Portada
Tras la derrota del Barça ante el Madrid, el brasileño puede tener los días contados y salir en el mercado de invierno

Las camisetas azulgranas de Ronaldinho se venden en Roma a 10 euros… por descatalogadas

Diciembre 23, 2007

El Barcelona perdió ayer ante el Real Madrid y ve como los blancos se escapan en la clasificación con siete puntos de ventaja. A buen entender, sobran palabras: crisis en Can Barça. Alguna cabeza rodará y con el mercado invernal a punto de abrirse la de Ronaldinho es la más apetitosa.

pq_412_Ronaldinho_11feb2007.jpg

En Roma deben saber más que en España sobre lo que va a pasar con Ronaldinho. La prueba de ello es que las camisetas del astro brasileño se pueden comprar estos días navideños a 10 euros, cuando su valor real esta entre los 60 y los 80 euros, en función de la tienda donde la vendan. Es una señal que quiere decir dos cosas. La primera es que se trata de un genero que hay que vender lo antes posible porque va a caducar de inmediato, y lo segundo es que es muy posible que en la vecina Milán va a cobrar valor. Son dos posibilidades, que tras el Barça-Madrid de ayer cobra más fuerza. El brasileño está jodido en su ego, no aguanta que se le ponga en evidencia ni que se le devalúe en un banquillo. La primera semana de enero comienza la segunda época de fichajes de la temporada, y si el Barcelona es inteligente ya debería estar atando un traspaso que en junio le saldrá a saldo. Al tiempo, que llueve.

La Liga española ha disputado su última jornada de 2007 y lo ha hecho con el Real Madrid liderando el cotarro, igual que acabo la pasada campana. Ahora aventaja a su más peligroso rival, el Barcelona, en siete puntos, lo que no es nada cuando quedan por delante otras 21 jornadas en juego, pero ya es terreno de por medio. Sin ir más lejos la pasada temporada el propio Barça nunca llegó a aventajar al Madrid en más de cinco puntos y luego le costó el título. Este Madrid con Schuster es más Madrid y el Barça con este Ronaldinho es menos Barça. A los culés sólo les queda esperar a que los blancos, como todos los equipos de Schuster, se desinfle allá por febrero.

El fútbol para con las vacaciones: mal negocio

Lo que vuelve a venir como tema recurrente de la época es el parón que sufre la competición hasta el primer fin de semana del 2008. Quince días sin competición liguera que en Inglaterra, por ejemplo, la aprovechan para disputar cuatro jornadas. Si lo pensamos bien los partidos en Navidad puede que molesten a los futbolistas, pero por lo que cobran ese esfuerzo ya lo llevan en la nomina. Si es en esta época cuando los chavales están en vacaciones y mejor pueden acompañar a sus padres a los campos, no estaría de más que hubiese fútbol navideño. No digo que cuatro jornadas, pero sí al menos dos.

Alguien propuso que para acabar con la violencia en el fútbol cada adulto fuera acompañado por un niño, con lo que difícilmente los mayores comportarían como los cafres que suelen ser en las gradas de los estadios. Este hubiera sido un buen momento, pero es otra oportunidad perdida.

2008, año electoral: a negociar tocan

El 2008 va a ser año de elecciones en todas las federaciones, coincidiendo con las legislativas generales de España y Andalucía. Va a haber cambios en varias federaciones. La de fútbol está en el aire porque el poder establecido es muy fuerte y cambiar la voluntad de muchos estamentos costará, no todos están por la labor. Viven bien con Villar. Esa Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) que lleva varios años sin cobrar lo que recaudan por el partido anual que la selección juega para reunir fondos. Se les deben seis millones de euros. Gerardo González Movilla, el presidente de los futbolistas españoles y ahora también de los europeos, está en la junta de Villar en la RFEF y no exige el pago. Eso sí, ya va diciendo por ahí que al nuevo presidente, si no es Villar, se lo va a reclamar de inmediato. Que se ande con cuidado porque igual el nuevo presidente entiende que es una deuda prescrita y no le será tan fácil ponerse al día.

Dejemos tiempo al tiempo. De momento es el de Navidad. Que ustedes sean felices.