Menú Portada
Por un importe máximo de 6.000 millones de euros

Las cajas pedirán ayudas públicas para cubrir la tercera parte del hueco de capital

Marzo 27, 2011
pq_926_miguel_angel_fernandez_ordonez.jpg

Las cajas de ahorros estudian pedir recursos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) por importe máximo de 6.000 millones de euros, lo que supone la tercera parte de las necesidades de capital de un total de 15.157 millones de euros identificadas por el Banco de España, según fuentes financieras consultadas por Europa Press.

Las cajas que no cumplen con los nuevos requisitos de solvencia establecidos por el Gobierno deben enviar antes de mañana lunes, día 28 de marzo, al Banco de España su plan de recapitalización, en el que han de especificar su estrategia para alcanzar el nivel de capital exigido, del 8% para las cotizadas y del 10% para el resto. El instituto emisor analizará dichos planes hasta el 14 de abril.

Las entidades con necesidades de capital han analizado todas las vías para fortalecer su solvencia por sus propios medios y recurrir a los fondos públicos lo menos posible, por lo que en las últimas semanas se han sucedido los acercamientos de cara a nuevas fusiones y se ha revisado la entrada de inversores privados en el capital.

La reticencia inicial de las cajas de recurrir a los fondos públicos, que implica la nacionalización de la entidad y era visto por algunas como un reconocimiento de su propia incapacidad, se ha ido desvaneciendo a medida que han quedado patentes las bajas valoraciones del mercado de cara al salto al parqué.

Según el Banco de España, el conjunto del sistema financiero español requiere capital adicional por importe global de 15.157 millones de euros, de los que 14.077 millones (el 93%) corresponden a ocho grupos de cajas de ahorros, y el resto a cuatro bancos, dos extranjeros.

Bankia, que engloba a Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas prevé salir a Bolsa en el verano, por lo que sus necesidades de nuevo capital para alcanzar un ratio del 8% son de 1.795 millones, mientras que sin salto al parqué se elevan a 5.775 millones. El nuevo banco que preside Rodrigo Rato colocará previsiblemente entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

Por su parte, Banco Base -que engloba a Cajastur, Banco CCM, CAM, Caja Extremadura y Caja Cantabria- requiere un total de 1.447 millones de euros para alcanzar el requisito de capital principal del 10%, umbral del que se aleja en 1,8 puntos porcentuales.

Los planes iniciales de Banco Base pasaban por su salto al parqué, pero el consejo de administración no ha adoptado ningún acuerdo para iniciar los trámites del salida a Bolsa, y Cajastur se inclina en la actualidad por recurrir a las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para cubrir el hueco de capital.

La encrucijada de Banco Base

Tanto el Banco de España como la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) están mediando para evitar que fracase la fusión de Banco Base, en el que Cajastur y la CAM discrepan sobre la valoración de activos de la caja alicantina y sobre la petición de recursos públicos y qué entidad asumirá la mayor parte del peso de la nacionalización.

Banca Cívica requiere 847 millones de euros para alcanzar un capital del 10%, pero ya ha anunciado su intención de sacar a Bolsa entre el 25% y el 40% de su capital, objetivo que los analistas no ven exento de dificultades. Además, el grupo mantiene conversaciones con Unnim de cara a una posible integración, según fuentes financieras.

Por su parte, el consejo de administración de Unnim se reunirá este lunes para aprobar una estrategia de capitalización que incluirá varias opciones para cumplir con las exigencias del Gobierno, que le requiere ampliar el capital principal en 568 millones.

Unnim se ha mostrado hasta ahora abierta a todas las posibilidades, desde abordar la creación de un banco y solicitar un segundo crédito del FROB por 200 millones, hasta una fórmula mixta de capital privado y FROB como inversor externo temporal.

CatalunyaCaixa ha dejado claro que recurrirá al FROB como primera vía para capitalizarse y pedirá 1.718 millones a este fondo de rescate creado por el Gobierno, que se convertirá así en accionista temporal de la caja catalana con una participación aún por definir.

Por su parte, Novacaixagalicia, que plantea un proyecto con capital público y privado, ha declarado su intención de “minimizar” la entrada del FROB, aunque no ha concretado las cantidades a las que tendrá que recurrir.

De acuerdo con los datos del regulador, precisa más de 1.500 millones para situarse en el 8% del capital principal y 2.600 para alcanzar el 10%. Si ejecuta su “plan de capitalización interna” para reducir entre 650 y 1.000 millones sus necesidades, tendrá que captar, como mínimo, 500 millones en el primer caso y 1.600 en el segundo.

Banco Mare Nostrum (BMN) precisa 837 millones de euros para elevar su capital principal al 10%, pero mantiene su aspiración de salir a Bolsa. Tras las negociaciones frustradas de BMN con Caja Duero-Caja España, la entidad castellana ha alcanzado un acuerdo de integración en Unicaja, lo que podría hacer innecesario el capital adicional de 463 millones de euros identificado por el Banco de España.