Menú Portada
Sube hasta niveles del 2001

Las cajas de ahorros disparan la morosidad bancaria

Mayo 19, 2008

La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito a particulares y empresas subió en marzo hasta el 1,126%, con lo que encadena nueve meses consecutivos de alzas y se sitúa en niveles que no alcanzaba desde hace más de siete años, cuando en septiembre de 2001 marcó esta misma tasa

pq_525_Juan_Ramon_Quintas_presidente_CECA.jpg

Este dato supone un incremento de 0,07 puntos respecto a la tasa registrada el mes anterior, cuando se situó en el 1,056%, y contrasta con el nivel de marzo del año pasado, cuando el indicador estaba en el 0,686%. Desde enero de 2007, la tasa sólo ha registrado descensos en dos ocasiones, en marzo y junio del año pasado. En concreto, del volumen total de préstamos acumulados hasta marzo, que superaba los 1,79 billones de euros, 21.578 millones de euros eran dudosos, lo que supone un incremento de 1.462 millones de euros respecto a febrero. Asimismo, en los últimos doce meses, el saldo acumulado del crédito dudoso aumentó en 9.792 millones de euros.  Lo que es peor, estos datos excluyen los préstamos concedidos por los establecimientos financieros de crédito, que tienen una morosidad muy alta, en marzo fue del 3,65%. Los bancos volvieron a ser las entidades con menor morosidad en su cartera de préstamos, ya que la tasa se situó en el 0,974% por contra las cajas de ahorros, que aglutinan el 48,95% del volumen total de préstamos acumulados hasta marzo, registraron una morosidad del 1,234%, por encima de la tasa registrada el mes anterior, cuando se colocó en el 1,154%. El importe de dudosos aumentó en un mes en 761 millones, hasta 10.506 millones de euros, frente al importe total de créditos concedidos por estas entidades, que alcanzó los 850.116 millones de euros. La morosidad de las cajas de ahorro, que en enero superó por primera vez el 1%, se sitúa en marzo, por segundo mes consecutivo, por encima de la media registrada por el sector. La causa, buscaron ganar cuota de mercado, a costa de asumir más riesgo. Ahora con una restricción del crédito, pagamos todos las consecuencias.