Menú Portada
BBVA es el banco español con mayor actividad en financiación de compañías productoras de armas controvertidas, seguido por el Banco Santander

Las Cajas de Ahorro, de la obra social a la inversión armamentística

Mayo 4, 2011

El informe de la ONG SETEM confirma que desde 2006 hasta la actualidad, 14 bancos españoles están implicados financiera y económicamente en 19 de las principales empresas fabricantes de armas prohibidas

Las bombas de racimo fabricadas por la empresa española Instalaza y usadas por Gadafi, fueron financiadas por al menos 8 bancos españoles

Cajas con problemas económicos como la CAM, Catalunya Caixa o Caja Duero entre las entidades más activas 
 


 Después de unas semanas tumultuosas, las Cajas de Ahorro no ocupan un lugar principal en los noticiarios, aunque esto no significa que se hayan solucionado ni mucho menos sus problemas. El pasado 28 de abril, una de las que tiene más dificultades, la Caja de Ahorro del Mediterráneo, presentó un plan al Banco de España para, en el corto plazo, poder operar con mínimas garantías.

Con este plan de recapitalización individual que reclama el regulador tras conceder a la entidad alicantina los 2.800 millones que solicitó al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y diseñado a partir de la decisión de la caja de traspasar su negocio a un banco, contempla medidas de reestructuración operativa y de ahorro de gastos. Con las medidas de recorte la entidad pretende ahorrar 600 millones hasta 2015 (a razón de 120 millones al año), con un ajuste de empleo que durante los próximos años podría afectar a alrededor de un millar de trabajadores entre prejubilaciones y bajas incentivadas, y que también implicará continuar con el plan para racionalizar oficinas.

Eso no quita seguir gastando en nombre de la obra social, bandera de las Cajas, en aspectos que pueden mejorar a parte de la sociedad como en los últimos días la entrega de 7 toneladas de alimentos en la Región de Murcia, pero en otros más dudosos, como traer al guitarrista japonés Kokichi Akasaka en el ciclo MusiCAM XXI, que patrocina la Caja.

Armas contra obra social

Pero con todo esto no deja ser llamativo como estas entidades financieras que siempre utilizan como seña de identidad y gran diferencia con los bancos su obra social, se dediquen a algo tan antisocial como es financiar la producción de armamento controvertido.

Así como ha denunciado SETEM, las bombas de racimo MAT-120 fabricadas por la empresa española Instalaza en 2007 y usadas por Gadafi para bombardear Misrata en Libia fueron financiadas por la Caja de Ahorros del Mediterráneo junto con otras como Caja España, Ibercaja o Cajalon, perteneciente al grupo de Cajas Rurales.

La forma más común de inversión es la tenencia de bonos o participaciones en fondos de inversión, es decir siendo accionistas, de estas empresas armamentísticas que invierten desde en bombas nucleares, hasta químicas, biológicas o minas antipersona.

Así la caja vasca BBK por ejemplo tiene una inversión en bonos de un millón de euros en la empresa Thales, sociedad francesa que, junto con EADS, Safran y otras entidades,  tiene un contrato formalizado en 2004 para construir el nuevo misil nuclear M51. Catalunya Caixa posee más de 101.000 acciones en BAE Systems, fabricante de armas de uranio empobrecido y misiles nucleares ASMP-A para el ejército del aire francés. Finanduero, la gestora de fondos de Caja Duero en la italiana Finmeccanica también involucrada en armas nucleares o especialmente Ibercaja con inversiones en Thales, BAE Systems, General Dinamics y Boeing, estas dos últimas especializadas en material aeronáutico y en armas de uranio empobrecido, nucleares y de racimo.

Pero todo esto es tan sólo la punta del Iceberg, bancos como Pastor, Popular, Bankinter y especialmente Banco Santander y BBVA, lideran la inversión de armas, un negocio próspero si vemos la campaña de bombardeo de la OTAN en Libia.