Menú Portada
Miles de millones en subvenciones exóticas

Las bondades de Zapatero: desde el comportamiento de los hipopótamos a la elaboración del mapa del clítoris

Enero 24, 2012

Pasando por el estudio genético de la lenteja en Mauritania y el apoyo a las lesbianas y gays de Zimbawe

pq_927_Zapatero_junto_Pajin_Aido_Rodiezmo.jpg

Poco después de que Bibiana Aído dejara su cargo de ministra de Igualdad, el Boletín Oficial del Estado publicaba el Real Decreto 1494/2010, de 5 de noviembre, por el que se le concedía la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III. “Queriendo dar una muestra de mi Real aprecio a doña Bibiana Aído Almagro, a propuesta del Presidente del Gobierno y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 5 de noviembre de 2010, vengo en concederle la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III. Dado en Madrid, el 5 de noviembre de 2010. Juan Carlos R. El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero”, rezaba la nota, antes de enviarla a la ONU con un altísimo sueldo público de unos 100.000 euros anuales netos, más dietas y complementos. Desde su cese, Aido reside en un piso de dos plantas en Murray Hill, una zona exclusiva Nueva York cuyo alquiler ronda los 5.000 dólares mensuales, que también salen del bolsillo del contribuyente español.
Muchos méritos debió de ver Zapatero en su ministra, porque la Gran Cruz de Carlos III está considerada la condecoración civil más alta que se otorga en España “para premiar extraordinarios y muy meritorios servicios prestados a la Patria”. La tiene por ejemplo, al general Castaños, vencedor de la batalla de Bailén, haciéndole morder el polvo hasta el entonces al invicto ejército de Napoleón.
Por poner sólo algún ejemplo, del ministerio de Bibiana Aido, en 2008, habían salido 3.450.000 euros con destino a asociaciones de lo más pintoresco—feministas de todo pelaje, periodistas mujeres, juristas mujeres, concejalas, etc. que continuaron en años sucesivos hasta unos 7 millones en 2010, su último año de ministra.

Hipopótamos, veterinarios sin fronteras y diversificar la dieta de familias mayas
Además de encontrar soluciones lingüísticas, como que hay “miembras” si existen miembros, Bibiana Aído y su compañera, la ministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez, compitieron en múltiples y exóticas subvenciones:
Casi 300.000 euros destinados a la mejora del comportamiento de los hipopótamos, en Guinea-Bissau”. Fundación Triángulo: Sensibilizar respecto a la vulneración de DDHH por causas relacionadas con identidad de género y/o orientación. 100.000 €. También a Fundación Triángulo: Red Cine LGTB, red iberoamericana de Festivales de Cine LGTB como vehículo de visibilización y defensa de los DDHH de las minorías. 100.000 €. Asociación ONG Cives Mundi: Promover la igualdad de género en 31 aldeas de la provincia de Mondulkiri, en Camboya. 349.032 €. Fundación Desarrollo Sostenido: Diversificar la dieta de 200 familias mestizas y mayas de las etnias Chorti y Xinca de 20 comunidades de Chiquimula y Jutiapa, en Guatemala. 353.270€. Educación sin fronteras: Educación contextualizada de los pueblos indígenas aimara y urus. 323.437 €. Asociación Cooperación y Desarrollo con el Norte de África: Iniciativa de ecoturismo y desarrollo rural en la provincia de Tetúan, Marruecos. 79.800 €. Associacio Cooperacio: Contribución al ejercicio de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres de Kayes, Republica de Mali, 170.000 € . Vetermon, Veterinarios sin Fronteras: Proyecto “somos lo que comemos”, bueno es saberlo. 195.283 €. Asociación Solidaria Andaluza de Desarrollo: creación de radios comunitarias con enfoque de género en Camboya. 282.786 €.Promoción del crecimiento económico de los más vulnerables al cambio climático en Nicaragua (Instituto de Estudios del Hambre) 298.449 €. Estudio sobre la gaviota corsa en el Mediterráneo subvencionado con 22.000 €. Otros 122.000 € para una película sobre cine homo-lésbico, financiado por las comunidades de Castilla-La Mancha y Andalucía, en dónde se ve una felación de un guardia civil a un terrorista de ETA.

El poder de la lenteja mauritana
Más exotismo: 28.000€ para el estudio sobre la genética de la lenteja en Mauritania. 1’4 millones en un “teléfono para hombres” que promueva “otra masculinidad”. 145.000 € para un estudio sobre el modo de ahorrar energía. 40.000 euros para gays y lesbianas en Zimbawe. 26.000 euros para un estudio del mapa del clítoris. Sólo del Ministerio de Administraciones Públicas, 28.908.000 euros, de euros para los sindicatos en 2009 y siguieron aumentándose las subvenciones en el 50 por ciento en los años sucesivos en todos los departamentos; en ese año UGT y CC.OO. se repartieron 192,3 millones. 20 millones de euros en la cúpula de Barceló de la Sala de la Alianza de las Civilizaciones del palacio de la ONU en Suiza, más otros 500.000 del Fondo de Ayuda al Desarrollo para arreglarla porque se caía. 500 millones de euros para nutrición infantil en el mundo (los niños españoles están gorditos, no les hace falta). Y en ese plan, así hasta el despilfarro de miles de millones.
Resueltos los problemas de los gays y lesbianas en Zimbawe y de los comportamientos de los comportamientos traviesos de los hipopótamos en Guinea-Bissau, previas subvenciones generosas del pueblo español, tan preocupado por estos asuntos, hay que reseñar aparte la gran aportación de Zapatero a la política internacional: la alianza de civilizaciones, iniciativa cuyos fines todavía no se han aclarado pero que le ha costado al erario público más de 7,5 millones de euros.

Zapatero
invirtió también 5.000 millones en carriles bici, césped artificial, pádel… en su famoso plan E (30 millones sólo en carteles de propaganda), presentado como panacea contra el paro y que sólo consiguió eso, propaganda y despilfarro.
Datos escalofriantes de la gestión zapateril exótica. Lo curioso es que todavía se estén pagando las pensiones.

Sebastián Moreno