Menú Portada
Supondrá otros 420 millones su ampliación hasta abril de 2011

Las ayudas de los 426 euros a parados han supuesto ya un gasto de 1.103 millones

Septiembre 9, 2010
pq_922_celestino_corbacho.jpg

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha anunciado que la ayuda de 426 euros mensuales a los parados que hayan agotado sus prestaciones y carezcan de ingresos suficientes, cuya segunda prórroga ha defendido hoy ante el Congreso de los Diputados, ha supuesto un gasto de 1.103 millones de euros, a los que se añadirán los 420 millones por su ampliación hasta el 15 de febrero de 2011.

Es la segunda vez que el Gobierno decide dar continuidad a esta ayuda, denominada “Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción” (Prodi), a instancias esta vez del Congreso, que exigió su prórroga en una de las resoluciones al Debate del Estado de la Nación el pasado 20 de julio. Su vigencia se extenderá desde el 16 de agosto de este año hasta el 15 de febrero de 2011, ambos inclusive, y el número de beneficiarios potenciales alcanza los 220.000.

Corbacho ha asegurado que aunque el comportamiento del mercado de trabajo “es mejor” que hace un año y el paro ya no es “consecuencia directa de la crisis”, el desempleo sigue siendo el mayor problema de España y sigue estando vigente la necesidad “de una ayuda extraordinaria”.

El ministro ha recordado que el programa, que tiene un “carácter extraordinario y vocación temporal”, se puso en marcha en agosto de 2009 como un esfuerzo de solidaridad par reforzar la protección social de desempleados y favorecer también su inserción laboral, beneficiando hasta julio a 615.771 personas, de las que 190.000, una de cada tres, han encontrado empleo.

Asimismo, ha explicado que la cobertura de prestaciones se ha elevado en un 7% gracias a estas ayudas, hasta situarse en el 8%, “el nivel más alto de la historia”,

La novedad en la prórroga de esta ayuda es que se destina a los menores de 30 años, los mayores de 45 y aquellos con edades comprendidas entre 30 y 45 años que tengan cargas familiares. Las dos fases anteriores de esta ayuda iban dirigidas a desempleados menores de 65 años sin exclusiones.