Menú Portada
El presidente del Fútbol sigue su hoja de ruta trazada para no abandonar el poder: ahora toca desacato

Las amenazas de Blatter al Gobierno español, sin respuesta contundente

Febrero 18, 2008

Angel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, ha buscado la alianza del presidente de la FIFA, Josep Blatter, para tratar de seguir en su cargo. Lo peor es que no ha medido sus pasos y el presidente de la FIFA ha amenzado al Gobierno español, desafiando nuestro Estado de Derecho. Preocupante la respuesta que ha recibido.

pq_456_blatter1.jpg

Ya todos ustedes conocen las amenazas lanzadas el domingo por el presidente de la FIFA contra el Gobierno español. Si no las conocen, basta con repetir su frase maestra, la que resume todo: “En seis horas suspendo al fútbol español”. Y luego dice que cuando lo haga los equipos y las selecciones españolas sólo podrán jugar entre ellos. Ante tal injerencia en la soberanía española, la respuesta es bien sencilla: antes de que la FIFA expulse a España, el propio Blatter dejará la presidencia de la FIFA.
Resulta cuando menos bochornoso, vergonzoso y denigrante que un tiranuelo de una asociación privada, por muchos afiliados que tenga, pretenda amenazar a un Estado soberano como el español. Bochorno sólo superado porque el Gobierno en cuestión, el español, no haya respondido como se merece al indocumentado. La falta de diligencia, una vez más, del todavía secretario de Estado Jaime Lissavetzky. Porque igual para Lissavetzky es suficiente con decir tres frases en otro acto público. ¿Dónde estál a respueta oficial? Porque decir que “no voy a calificar a nadie y menos a personas que vienen aquí invitadas por un equipo, el Real Madrid. Están aquí y pueden expresar sus opiniones. En lo que sí estoy de acuerdo con el señor Blatter es que aquí no hace falta ningún bombero para apagar fuegos. No voy a entrar en contradecir lo que dijo el señor Blatter. Yo estoy aquí para hacer cumplir las leyes“, ¿es decir algo?
En España, desde el año 90, hay una Ley del Deporte, que regula estas elecciones. Las federaciones tienen delegadas unas funciones públicas. Espero que las elecciones en la Real Federación Española de Fútbol transcurran con normalidad, orden y sean un éxito a lo largo de este año“. Vale, ¿en noviembre, por ejemplo?
Y sobre la aclaración de lo que nadie pone en duda se caban las explicaciones: “España va a jugar la Eurocopa porque se lo ha ganado en el campo de juego, eso es evidente. Lo que hay que hacer es llevar un proceso lo más ordenado posible. Estoy convencido que España jugará“. Y el sereno de mi calle también. Intolerable.

Siguiendo el montaje

Porque además, todo este montaje es gratuito, absurdo y no obedece más que al esperpento montado por el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Angel María Villar, que sabedor de que no ganaría las elecciones si se celebran antes de la próxima Eurocopa, pretende a toda costa posponerlas para convertir ese campeonato de Europa en su particular campaña electoral sufragada por las arcas de la RFEF, como ya ocurrió con la Eurocopa de Portugal 2004. Viajes gratis para los votantes a los partidos de la selección, entradas de palco, las esposas invitadas, los mejores hoteles… como las cacerías de la época de Franco.
Villar ha pedido el apoyo a su presidente Blatter, y éste responde con la bufonada del domingo, en suelo español, y sin que nadie le recrimine. Pero claro, si se acojona el enemigo y se rinde, todo resuelto. Que en lugar de acojonarse se encabrita y le mete la denuncia ante el Tribunal de Zurich como ya ha ocurrido en dos ocasiones precedentes como es el caso español, a callar, a buscar la salida airosa y a dejar a Villar en el ‘camino’.

Las dos amenazas previas

Porque esta es la tercera amenaza que Blatter, pedidas siempre por Villar, ha lanzado contra el fútbol español. Las dos precedentes fueron con motivo del Mundial de Alemania 2006 y el pasado verano con el traslado de los derechos del Ciudad de Murcia a Granada 74.
Si no lo recuerdan, el partido de Liga Sevilla-Barcelona se aplazó en su día por inundación del Sánchez Pizjuán. Como el calendario estaba muy ajustado el choque no encontró fechas para disputarse y la solución fue atrasarlo a 48 horas después de disputada la última jornada. El problema es que por las normas de la FIFA los internacionales de todos los equipos que disputaban el Mundial tenían que estar con sus selecciones al día siguiente de acabada la Liga.
La Liga de Fútbol impuso su autoridad en la competición y la RFEF trasladó el tema a la FIFA, que envió una carta amenazando al fútbol español con su expulsión y la no disputa del Mundial. La LFP denunció la amenaza ante la Corte de Zurich y no pasó ni un día para que la FIFA concediera el aplazamiento y los jugadores de Sevilla y Barcelona se incorporaron a sus selecciones tres días después de la fecha marcada por FIFA.
La segunda amenaza llegó el pasado verano cuando Ciudad de Murcia vendió sus derechos a Granada 74, lo que conllevó el cambio de sede. Todo ello conforme a la Ley española de sociedades anónimas deportivas y en contra de las normas de la RFEF y de la FIFA. LA RFEF no envió árbitros a los partidos amistosos del club granadino y hubo denuncia ante la Justicia ordinaria española. Cuando la FIFA, otra vez al rescate de Villar amenazó con la expulsión de nuevo del fútbol español, otra denuncia ante la Corte de Zurich acabó inmediatamente con la intromisión del organismo internacional privado en las leyes españolas.
Y ahora estamos ante la tercera amenaza. Javier Tebas, vicepresidente de la Liga, lo tiene claro: “En cuanto hagan la amenaza por escrito se recurre ante el tribunal de Zurich y a ver cuánto dura la amenaza. En Zurich este tipo de demandas son muy rápidas y se zanja el asunto”.

“Quien crea a Blatter es un ingenuo”

Tebas, con quien Villar choca una y otra vez y por el que está demandado, ve la situación esperpéntica por la repercusión de las manifestaciones de un personaje que posiblemente no ha medido el alcance de sus palabras. “Quien crea que Blatter puede influir en el derecho español es un ingenuo. Porque lo que está haciendo es un ataque al Estado español, amenazándolo. Si la FIFA osara amenazar con la expulsión de España, inmediatamente el tribunal de Zurich suspendería esa decisión antidemocrática. La FIFA es un entidad privada con sede en Suiza y sometida a las leyes de Suiza y a las internacionales y no se le consentirán sus atentados a un Estado de derecho”.
Para Tebas todo esto forma parte del montaje de Villar para evitar salir de la RFEF: “Todo esto está diseñado desde hace más de un año por Villar. Busca aliados para seguir en la Federación y como sabe que en estos momentos no puede ganar las elecciones, no las convoca y busca dilatar el proceso. Ha estado amenazando a clubes, territoriales, asociaciones… ofreciendo puestos en la junta directiva, reuniéndose con clubes de Segunda, de Primera, pero no le salen las cuentas. Y todo acaba en el éxtasis que será la asamblea extraordinaria del 3 de marzo, en una asamblea que tiene controlada, que será la coartada para que sea el fútbol y no él quien se oponga a la Orden Ministerial, y no sea é quien incurre en desacato”.
¿Y la Administración, a qué espera? Según Tebas, “al CSD le está faltando capacidad de reacción, porque es inadmisible que ante un ataque al Estado español como éste no hayan reaccionado todavía. De eso se está valiendo el propio Villar en su intento de demorar y retrasar las elecciones”. Pues algunos todavía no lo ven.