Menú Portada

Las aficiones sí que se juegan algo: Granada es blanca y A Coruña antimadridista

Mayo 13, 2016

La afición granadina tradicionalmente ha apoyado al Real Madrid, mientras que el rechazo hacia el conjunto blanco ha crecido en A Coruña

granada-fans

Llegamos al desenlace de la Liga (sábado 14 de mayo, 17:00 horas) después de una semana en la que únicamente se ha hablado de primas por ganar, maletines o ‘bonos’ (como dijo el portero del Granada, Kelava). Pocos han caído en la importancia de las aficiones de los dos equipos que ejercerán de jueces improvisados del campeonato, Granada y Deportivo.

Granada es madridista

Comencemos por el rival del líder. La histórica ciudad de Granada ha sido, tradicionalmente, cuna madridista. Es verdad que en los últimos años y debido sobre todo a los éxitos deportivos del Barcelona se ha producido un auge -en gran parte de las nuevas generaciones- de hinchas culés, pero lo cierto es que los datos no dejan lugar a dudas: Granada es la ciudad andaluza con más peñas del Real Madrid, concretamente 84. Barcelona queda a años luz con 27, un buen número pero muy lejos de sus eternos rivales.

El nuevo estadio de Los Cármenes, pues, no será un lugar amigable para los de Luis Enrique. Recibirá a los suyos con vítores por la permanencia lograda, pero también exigirá pelear ante un equipo que no es muy querido en la ciudad nazarí. Algunos futbolistas, además, le tienen ganas al Barça, aunque por diferentes motivos. Los hay que conocen a la perfección la Casa Blanca: Barral, Fran Rico, Édgar y Jesús Fernández son ex canteranos del conjunto merengue. Pero también hay un ex barcelonista, Isaac Cuenca, que seguro querrá demostrar su valía ante el equipo en el que no pudo triunfar. Incluso hay un jugador que bautizó a su hijo como un integrante actual de la plantilla del Real Madrid: el último hijo de Javi Márquez se llama Modric. Esto último hasta asusta.

Riazor, plaza hostil para el Real Madrid

En A Coruña la situación es muy diferente, no tanto porque haya más afición al Barcelona sino por la animadversión que existe históricamente hacia el Real Madrid. No es extraño, por ejemplo, ver pancartas de claro corte antimadridista en Riazor. No se recuerda, por el contrario, ninguna soflama contra el Barcelona, equipo por el que se siente indiferencia, un ni fu ni fa. Lo que tienen claro los aficionados blanquiazules es que no quieren facilitarle una liga al adversario blanco.

En el plano deportivo, el Real Madrid llegó a considerar al Deportivo como su bestia negra cuando jugaba en Riazor. Allí estuvo 17 años sin ganar y allí se encontrará un ambiente especialmente hostil el sábado. A pesar de las recientes declaraciones del ex madridista Pedro Mosquera (dijo que prefería que la Liga fuese para el conjunto blanco), la mayor parte de los futbolistas del Deportivo quieren cerrar la temporada con un buen resultado después de su decepcionante segunda vuelta. Más aún después de las palabras del propio Mosquera, que acusó a varios de sus compañeros de no haber sido profesionales. La Liga en juego en territorio enemigo para Barcelona y Real Madrid.

Felipe de Luis Manero

@felipedeluis99