Menú Portada
El Consejo de Seguridad Nuclear al descubierto (II)
El convenio suscrito con la Agencia Tributaria para el cobro de impagados es ineficaz ante este tipo de entidades

Las Administraciones Públicas, las deudoras más importantes del CSN

Julio 7, 2009

El convenio de recaudación de impagados de la AEAT supone un coste medio del 6 por ciento

Es la Agencia Tributaria y no el CSN quien ha estado identificando la mayoría de reclamados como incobrables, por ser entidades inapremiables

El CSN tampoco lleva un control y desconoce el origen de su morosos


El CSN suscribió, el 4 de enero de 1993, un acuerdo con la Agencia Estatal de Administración Tributaria, por el que ésta asume la gestión recaudatoria ejecutiva de los ingresos del CSN por tasas, recogiéndose en dicho acuerdo el procedimiento a seguir, que se inicia con la remisión, al menos mensualmente, por el CSN de la relación de tasas que no se hayan ingresado en periodo voluntario, que será sometida a una previa validación por el Departamento de Informática Tributaria de la AEAT.

A su vez, las dependencias de recaudación de la AEAT envían al CSN mensualmente información de la gestión realizada en el mes anterior, especificándose las deudas cuya gestión haya concluido (anulación, insolvencia, etc.) e informando de los ingresos que se hayan producido y transfiriéndose al CSN las cuantías correspondientes, una vez descontado el coste del servicio de la AEAT, que asciende al 6% de la recaudación, incrementándose dicho porcentaje cuando el índice de anulaciones (improcedencia de la liquidación por error de fondo o de forma) supere un determinado coeficiente.

Pues bien, a pesar de este acuerdo beneficioso que permite recaudar impagos de forma muy segura con un coste mínimo y que sería la envidia en este momento para cualquier empresa, el CSN únicamente ha realizado tres envíos de relaciones de tasas en 2001, dos en 2002, dos en 2003, cuatro en 2004 y únicamente uno en 2005. La escusa que pone el CSN es que muchos sujetos pasivos ingresan las tasas fuera de plazo por lo que si se hubieran enviado a la AEAT en el plazo establecido en el acuerdo aumentaría el coste del servicio.

Sin embargo, en el trámite de alegaciones la Entidad que dicha escasez en los envíos se debe a la dificultad de identificar a los sujetos pasivos inapremiables, es decir que la mayoría de los morosos son instituciones públicas como la Administración del Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales, organismos autónomos e incluso instituciones religiosas que aunque parezca mentira su identificación no fue realizada directamente por el CSN sino por la AEAT, rechazándose la mayoría de estos.

Por ejemplo en 2003, la práctica totalidad de los casos rechazados, 274, se trataba de deudores inapremiables mientras que en tan solo 13 casos eran por datos incorrectos como el DNI/CIF o código postal, corrigiéndose e incorporándose en otros envíos de impagados.

Pero es en este descontrol, el CSN no tiene desagregados ni contablemente ni en otros registros extracontables los saldos de las cuentas señaladas anteriormente, por lo que no conoce los que proceden de tasas impagadas o de otro tipo de deudores, debido a que contabiliza los importes totales que periódicamente remiten los diferentes Departamentos pero sin distinguir los diversos conceptos por subcuentas. Por ello, el CSN no conoce el importe de las tasas impagadas, ya que éste no puede obtenerse ni de la contabilidad ni de los registros informáticos.

¿Para qué tener un sistema de cobro de impagados? Es la respuesta lógica cuando la mayoría ni se cobran y ni el CSN tiene interés en saber el importe de impagados como demuestra su falta de control contable.