Menú Portada
Ocho directivos presentaron su dimisión, entre ellos los tres hombres fuertes de la Junta

Laporta se queda sólo, pero se niega a dimitir. ¿Qué razón oculta?

Julio 10, 2008

Joan Laporta, todavía presidente, se queda sólo. Ocho directivos, entre ellos los tres hombres de peso de la junta, los tres vicepresidentes, se han marchado, entendiendo que la moción de censura les obligaba a ello. Laporta no piensa igual y se aferra a un cargo del que hubiera saltado ayer mismo si en lugar de ocho se hubieran ido trece. Hay quien dice que estos ocho dimisionarios se deben sumar a los seis que ya se fueron con anterioridad y por tanto la actual junta ya no sería la que salió de las urnas hace dos años y por tanto no estaría legitimada. Si fuese así, a buen seguro que Oriol Giralt, el promotor del voto, lo denunciaría de inmediato.

pq__jl.jpg

Sea como sea, las razones del empecinamiento de Laporta de no marcharse como le piden los socios no acaba entenderse. Los ayer dimisionarios dicen en su comunicado que no debe cundir la alarma, que el club deportiva y económicamente está fuerte. ¿Entonces? ¿Qué oculta Laporta o qué quiere que no salga a la luz para permanecer en el puente de mando de un barco a la deriva que se está quedando sin tripulación? Porque ni siquiera de cara a su futura actividad política le va a resultar provechosa esta postura, que a poco que los resultados no lleguen en las primeras jornadas de liga, le llevarán al mismo final de su predecesor Joan Gaspart. Nos dicen por e-mail que igual ese empeño en permanecer en la presidencia está en que muchos de los temas jurídicos del FC Barcelona se llevan desde el despacho de abogados del propio Joan Laporta. No es un dato contrastado y por tanto no podemos afirmarlo.
Los dimisionarios fueron los vicepresidentes Albert Vicens, Ferran Soriano y Marc Ingla, además de los directivos Josep Lluis Vilaseca, Evarist Murtra, Xavier Cambra, Claudia Vives-Fierro y Toni Rovira. O sea, el grueso de la junta, los que llevan el día a día. Laporta dice que tiene recambios e inmediatamente tomarán posesión. Ahora mismo, Joan Laporta se encuentra al frente de la directiva del Barcelona junto a nueve miembros más. De esta forma, el presidente del Barça deberá completar su consejo directivo con cuatro integrantes para llegar a los 14 mínimos que exigen los estatutos del club para que la entidad sea gobernable. Los nuevos directivos deberán ser refrendados en la próxima asamblea de compromisarios. Otra pasión más que sufrir y en la que puede ser ya el final de la sinrazón. Como decía el dimisionario Albert Vicens, “anunciamos que hemos renunciado a nuestros cargos en la junta del Barça por discrepar de la manera de actuar a partir de la votación tras los resultados en el referendo por parte del presidente. Para nosotros el resultado del domingo expresaba un descontento mayoritario a esta junta directiva y debido que la moción no había prosperado aconsejaba a realizar un cambio sustancial e inaplazable. Esta posición no es compartida por el presidente ni el grupo de directivos que han decidido continuar en el gobierno del club. Nuestra propuesta ofrecía estabilidad y paz social de forma inmediata a corto y medio plazo“. O sea, que a partir de ahora, ni paz social ni estabilidad.