Menú Portada
La estúpida negativa de la Federación Española a que se juegue el Cataluña-Estados Unidos, el detonante

Laporta se negará a dejar jugadores del FC Barcelona a la selecciones nacionales

Septiembre 11, 2007

Hace tiempo que se veía venir y parece que ha llegado el momento de que alguien rompa la baraja. Joan Laporta, presidente del FC Barcelona, lo ha dicho claro y a gritos: lo de los internacionales es una vergüenza.

laporta.jpg

El mismo día que en la selección española se habla de problemas internos, de pérdida del control por parte de Luis Aragonés, y todo ello en vísperas de un España-Letonia decisivo para el pase de los nuestros a la Eurocopa, los internacionales se han convertido en el centro de atención de todo el mundo, español y extranjero, porque las palabras del presidente del Barça, Joan Laporta, parecen pronunciadas para que no caigan en saco roto.
Resulta que el día 14 de octubre la Federación Catalana de Fútbol quiere disputar un partido amistoso con la de Estados Unidos. Siguen el proceso habitual, pidiendo autorización a la Federación Española, y ésta va y no lo autoriza. Como a los catalanistas hay que animarles en sus reivindicaciones, ha bastado la necia postura de la RFEF para que todos a una se hayan lanzado pidiendo a los cuatro vientos ‘libertad’. Si el Consejo Superior de Deportes (CSD) necesitaba una excusa para cepillarse de una vez a Angel María Villar, aquí la tiene a huevo. ¿A son de qué viene impedir un partido amistoso de una selección autonómica? ¿No se juegan todas las Navidades ocho? Pues, qué más da que sea en diciembre o en octubre, cuando además los mejores jugadores catalanes –Xavi, Tamudo, Pujol…- estarán convocados con la selección española y será una muestra más de doblegarse a las leyes. Pero no, Villar ahora quiere esgrimir la bandera del españolismo y lo único que ha hecho es echar la gota que ha desbordado el vaso.
Joan Laporta, ante la negativa de la RFEF, se ha unido a los gritos nacionalistas, pero él lo hace con argumentos y armas. De momento amenaza con no dejar a sus jugadores para las selecciones nacionales. Laporta calificó de “vergüenza” el hecho de que los clubes no reciban ninguna compensación económica por ceder a sus jugadores internacionales y encima se les prohíba jugar con la selección catalana: “Es una vergüenza y una tomadura de pelo que tengamos que ceder a los jugadores internacionales para que las selecciones jueguen sus partiditos amistosos, ganen dinero y nosotros no recibamos nada. Es un tema que se debería hablar con la UEFA y con la FIFA y, si no hay un cambio, tendríamos que plantearnos no ceder a los futbolistas“.

Discurso oportunista pero que le ha venido de perlas al Barcelona, al Real Madrid, al Atlético y a todos los clubes. Porque llueve sobre mojado. Los clubes no tienen derecho a negarse a ceder a sus jugadores, pero durante el tiempo que los pierden les siguen pagando los salarios y las fichas. Y si se lesionan, soportan los períodos en los que no puedan contar con ellos. De eso sabe mucho el Atlético de Madrid con Maxi Rodríguez, ocho meses de baja por jugar con Argentina, y lo va a saber el Real Madrid este fin de semana, cuando no cuente con su nueva estrella Sneijder, lesionado ayer con Holanda.
¿Han visto lo que ha hecho Toronto Raptors con Jorge Garbajosa para permitirle jugar el Eurobaket? De eso estamos hablando en el fútbol. La Federación de Baloncesto ha suscrito un seguro de accidentes por el que ha pagado 600.000 euros por si Garbajosa se lesiona, y los Raptors cobrarán los 8 millones anuales de dólares que le cuesta el jugador.
Si hablamos de esas cantidades en el baloncesto, en el fútbol nos caeremos de culo al oírlas. Si Laporta no se echa atrás, le secundarán todos sus colegas y adiós selecciones nacionales. El Sevilla, que va a perder a Kanouté, Keita y Kone durante dos meses por la Copa de Africa, será el primero en unirse al mandatario catalán.
Mira por donde una evocación nacionalista respondida con un patrioterismo absurdo se va a convertir en un antes y un después en las selecciones nacionales. Una más de don Angel María Villar.

Reunión urgente de la LFP

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha convocado una asamblea general extraordinaria para el próximo viernes “con el fin de estudiar y analizar la situación del conflicto surgido entre Audiovisual Sport y Mediapro respecto al fútbol televisado, y, en su caso, las medidas a adoptar”. Otro marrón. El desmadre entre Mediapro y Audiovisual no debe seguir ni un minuto más porque los que van a terminar pagando el pato son los clubes que ya han gastado lo que han de ingresar de las teles y existe riesgo de que no cobren.

La LFP está dispuesta a regular la producción de la señal de los partidos, la aplicación estricta de los horarios oficiales y cuantas otras medidas fuesen necesarias para la explotación racional de todos los partidos de Primera y Segunda.
La LFP aboga porque se siga con el mismo sistema de temporadas anteriores: uno en abierto los sábados uno en el C+ los domingos por la noche y ocho en PPV. Es la única forma de que Audiovisual Sport pueda pagar este y el próximo año sus contratos. Y cuando Mediapro tenga el control de toda la competición, veremos qué pasa. De momento los ‘voceros’ de La Sexta no han vuelto a repetir lo del ‘fútbol gratis y en abierto, como tiene que ser’. Igual es que no tiene que ser así.