Menú Portada
El Grupo Manancial S. L. presentó un presupuesto que duplicaba el estimado por varios expertos

La Xunta intentó adjudicar unas obras de reforma a la empresa de unos amigos de Antxo Quintana

Marzo 26, 2008

El informe emitido por un técnico constató un elevado coste y varias carencias

La sala de juntas de la Coselleria de Innovación e Industria abarca una superficie de 45 metros cuadrados

“Ningún compromiso de esta empresa en cuanto a control de calidad, y carencia de personal especializado en decoración y acondicionamiento acústico”


A mediados del pasado año la Xunta de Galicia presidida por Emilio Pérez Touriño decidió realizar una serie de reformas en sus dependencias más emblemáticas. Para comenzar a marcar la pauta, una de las consellerias seleccionadas fue la de Innovación e Industria, regida por Fernando Blanco Álvarez, cuyos responsables quisieron hacer honor a su nombre adecuándola a las nuevas tecnologías. Según ha sabido extraconfidencial.com, una de estas fases estructurales correspondió a la reforma de su sala de juntas, de unos 45 metros cuadrados.
La Xunta de Galicia invitó a tres empresas, dos de las cuales la declinaron. Y curiosamente la única que se presentó lo hizo con una baja del 0 por ciento, lo que significa que a juicio de los expertos consultados, que estaba previamente adjudicada al Grupo Manancial S. L. Finalmente se han hecho dos proyectos, uno para equipamiento y otro para rehabilitación, por importe de 60.000 euros cada uno.
En Manancial S. L. participan las sociedades limitadas Coremain, Coremain Caribe y Avagruma. A su vez, según la información obtenida por este periódico en el Registro Mercantil, éste grupo, con tres trabajadores fijos en plantilla, participa en otras sociedades. Curiosamente un reportero de este periódico visitó el pasado año esta dependencia, constatando la comodidad de sus sillones de piel blanca y el impecable estado de su moqueta.
Sin embargo, el informe sobre valoración de ofertas emitido a finales de noviembre del pasado año por un técnico de la Xunta, al que ha tenido acceso este periódico, además del alto coste (1334 euros/m2) detectó diversas carencias.

Una obra de acabados, decoración y sonido

Por “no tratarse de una necesidad urgente”, el mencionado experto recomendó “la apertura de una nueva contratación para la obra indicada, asegurando los principios de concurrencia necesarios”. El art. 4 de la Ley 13/95 para los procedimientos negociados sin publicidad estipula que “la Administración podrá concertar los contratos, pactos y condiciones que tenga por conveniente siempre que no sean contrarios al interés público, al Ordenamiento Jurídico o a los principios de buena administración y deberá cumplirlos a tenor de los mismos, sin perjuicio de las prerrogativas establecidas por la legislación básica en favor de aquélla”.
Según el mencionado escrito, “por tratarse de una obra especifica de acabados, decoración y sonido, se debe de solicitar a la misma, personas con experiencia en dichos campos, además de personal especializado en acondicionamiento acústico”.
El documento hace hincapié en que “como encargado de obra, no se justifica la presencia de ningún técnico, ni la concurrencia en la obra de empresas auxiliares de dicho campo”. Según ha sabido este periódico de fuentes de la Xunta, la mencionada sala reunía unas condiciones excepcionales y la proyectada reforma y adecuación a las nuevas tecnologías podría haberse llevado a cabo por menos de la mitad presupuestada por el Grupo Manancial S. L., administrado por Félix González Madriñan y Alfonso José Pazo Fernández. Sin embargo, las obras ya han comenzado.