Menú Portada
LA XUNTA QUE HEREDÓ NÚÑEZ FEIJOO (I)
El último día del ejercicio aprobaron modificaciones presupuestarias que supusieron un incremento de 55,5 millones

La Xunta del bipartito PSOE-BNG pagó 5,5 millones de euros en el 2007 en intereses de demora por atraso de pagos a proveedores

Junio 15, 2011

Redujo el gasto en atención primaria del 15,70% a un 13,42% del total de presupuesto de Sanidad que ese año ascendió a 3.290.140.344  euros, un  7,37% más que en 2006

En gasto farmacéutico se disparó hasta los 1.043 millones de euros, siendo la Comunidad que menos prescribe medicamentos genéricos


La Ley de disciplina presupuestaria de Galicia, comprometida por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en el último debate sobre el Estado de la Autonomía, ha sido aprobada este martes en la Cámara gallega con el objetivo de que Galicia cuente con un techo de gasto que le permita contener el déficit. En ese mismo día,  la Conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, explicó el plan de prioridades presupuestarias, con la sostenibilidad del sistema sanitario como debate de fondo.

Ayer miércoles, el Consejo Asesor del Sistema Público de Salud de Galicia, cuya reunión ha presidido Farjas, ha acordado constituir un grupo de trabajo formado por expertos “de alto nivel” que elaborará un documento en el que se recogerán propuestas destinadas a “garantizar”, en un marco de “seguridad y calidad”, la “solvencia” del sistema sanitario público.

Y es que la situación financiera de la Sanidad gallega que heredó la Xunta de Núñez Feijoo es más que preocupante, como demuestran los últimos datos auditados, correspondientes al ejercicio 2007, un año en el que se siguió sin implantar un sistema integral de contabilidad de acuerdo con las exigencias del Plan General de Contabilidad Publica de Galicia, por lo que no presentó ni balance de situación ni cuenta del resultado económico-patrimonial. 

Aun así, los datos son escalofriantes. Con un  presupuesto inicial del SERGAS, Servicio Gallego de Saude,para el ejercicio 2007 que ascendió a 3.290.140.344 euros, un 7,37% superior al del ejercicio anterior y un 4,9% por encima del gasto real de aquel ejercicio, se redujo la partida que se destinó a atención primaria -sin considerar la prestación farmacéutica-, de un 15,70% a un 13,42%.

Pese a ello, los 3.290 millones de euros no fueron suficientes y los responsables de la Xunta tuvieron que incrementar los créditos iniciales en 73,7 millones de euros y, lo que es aún más llamativo y preocupante, en el último día del año se aprobaron modificaciones que supusieron un incremento del presupuesto de 55.361.561 euros.  Todo ello para poder regularizar gastos ya realizados que no aparecían en el presupuesto del ejercicio.  Pero también en el mes de diciembre concentraron casi la mitad de las inversiones del año, en concreto 53 millones de euros.

Subida del 10% en el gasto de personal

Una de las principales partidas y de las que más aumentaron en cuantía es la correspondiente a los gastos presupuestarios de personal, que ascendieron a 1.387 millones de  euros, un 9,33%  más respecto del ejercicio anterior, con un incremento en personal funcionario del 11,58% y los incentivos al rendimiento del 10,30%.

Pero más alarmante es el capítulo de gastos financieros, en el que se pagó 5.524.274 euros, más de 900 millones de las antiguas pesetas, en intereses derivados fundamentalmente de atrasos en el pago de facturas   de proveedores   del SERGAS, muchos de ellos derivados por “un importante volumen de gasto no contabilizado

Sin control de tesorería

Pero al tiempo que se aumentaba el gasto, la tesorería relejaba un descontrol “tanto en ingresos como en gastos sin existir una norma específica que regule su funcionamiento”, según la documentación que obra en poder de este periódico. Y como muestra, algunos ejemplos llamativos:

En el lado de los gastos, más de la mitad del correspondiente a la Dirección y Servicios Centrales utilizaron el procedimiento de “Pagos a Justificar”, el resultado por un lado no se abonan en el acto gastos que podían realizarse y por otro lado se realizan compras de manera directa sin procedimientos que garanticen que puedan acceder diferentes empresas interesadas.

Por el lado de los ingresos,  en servicios asistenciales no se garantizó la facturación de la totalidad de los conceptos especialmente como consecuencia de la elevada rotación y falta de formación adecuada del personal del servicio de admisión que asume temporalmente estas funciones. Además, en las dependencias de los hospitales del SERGAS existen empresas prestando servicios (cafeterías, cajeros automáticos, etc.) “sin que quedara acreditado el abono de contraprestaciones por esta ocupación de espacios. Los contratos se vienen prorrogando de manera continuada sin que conste que el canon inicialmente establecido se actualice”, según el documento referido.

Líderes en gasto farmacéutico

Eso sí, en gasto farmacéutico no se escatima en presupuesto. En el ejercicio 2007, esta partida se disparó hasta los 1.043 millones de euros, lo que representa un 31,08 % de los recursos totales y un   incremento   de un   6,05% respecto al año 2006.

Las razones: bajo nivel de adquisición centralizada y la expedición masiva de fármacos biotecnológicos, sin el adecuado y suficiente control. En el ejercicio fiscalizado, se mantuvo la baja prescripción de especialidades farmacéuticas genéricas ocupando la Comunidad Autónoma el peor porcentaje de prescripciones y de gasto de estos medicamentos en todo el Sistema Nacional de Salud. Todo un ejemplo de gestión por parte de la administración del entonces presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.