Menú Portada
El autodenominado "salvador" de los consumidores continúa despidiendo trabajadores

La vuelta al pasado de Luis Pineda Salido: Volver a la raza para superar la crisis

Diciembre 8, 2008

¿Tienen algo en común Barack Obama, Antonio Carmona y Emilio Botín? El común de los mortales no vería nada, pero para el visionario presidente de Ausbanc si existe, la raza. Así por lo menos lo refleja la cada día menos leída revista Ausbanc en su último número.

pq_654_luispineda-ausbanc1.jpg

“Frente al desconcierto, la vuelta a los orígenes”, este es el título del sorprendente artículo la revista de Luis Pineda Salido, artículo que no firma ninguno de los escasos redactores que mantiene en plantilla Ausbanc, la cual sigue recortando despidiendo a redactores sin importarle su edad o su situación familiar, mientras los suple con nuevos empleados gratuitos que consigue a través de subvenciones, es decir pagándoles de nuestro bolsillo.
En este “artículo” se entremezclan distintas acepciones de la palabra raza, para acabar con su clásico peloteo al banco preferido de Pineda “Al mismo tiempo, sus resultados, (…) se han incrementado con respecto a los del año pasado. Y todo ello, sin fórmulas mágicas, con trabajo y buen hacer” el peloteo continúa “No es la primera vez que Botín dice, con su habitual campechanía, que ´´en esta casa no tenemos esas cosas raras que ni entendemos´´, refiriéndose a los productos estructurados. El gran mérito de Emilio Botín está en haber reinventado el banco que heredó de su padre y su abuelo, haberlo hecho global, para mayor gloria de España y de las familias que trabajan en él. Un banco que, sólo con los impuestos que paga, es capaz de levantar a una Comunidad Autónoma.” En un clásico de Pineda Salido, se pone una venda para no ver lo que le interesa y que en teoría defiende, Banif filial del Santander ha comercializado los productos estructurados de Lehman Brothers que tanto “detesta” Pineda, las oficinas del Santander no paran de colocar fondos de inversión y depósitos estructurados y muchos ahorradores del Santander suscribieron el año pasado los convertibles del banco que se vendían solos con un atractivo tipo de interés y con el desplome de las acciones del banco del amigo Botín a precios de hoy supone una pérdida de dos tercios de su valor. De la ampliación no habla, los cierres de Ausbanc son cada vez más tempranos, pero para saber la opinión de Pineda sólo hay que ir a su web: “La labor de Ausbanc como asociación de usuarios de servicios bancarios no es, ni lo ha sido nunca, asesorar individual ni colectivamente a los usuarios sobre inversiones” para luego continuar con “Ausbanc considera que la ampliación de capital de Banco Santander es una operación audaz, pero en ningún caso temeraria, como sin lugar a dudas han pensado los cientos de miles de accionistas minoritarios del banco (…) desde Ausbanc queremos felicitar efusivamente a Banco Santander y a sus accionistas por haber realizado esta brillante operación y les deseamos que el éxito acompañe en todo lo que sea posible sus merecidas expectativas”. Una perfecta definición de lo que se han convertido desde hace años las publicaciones de Pineda, zanahorias a sus amigos y palos a sus enemigos. Demandar a Endesa por el último apagón en Mallorca pero olvidarse de otros apagones estivales de otras compañías y a todo banco, caja o compañía que no le baila el agua.

Sigue montando el numerito en las Juntas de Accionistas

Ya sea para alabar, como es su clásico viaje a Santander en la junta del banco de Botín, o para criticar, a Pineda le encanta “formarla” en las juntas de accionistas, buscando la cada vez más perdida atención de los medios de comunicación y por supuesto la Vendetta de todos sus enemigos. Uno de los últimos es Juan Luis Cebrián y el Grupo Prisa. En la última Junta General Extraordinaria de Accionistas de Prisa, el encargado fue el adjunto a la presidencia, Ángel Garay, que defendió la salida de Cebrián como consejero delegado por representar “un serio obstáculo para la renovación del grupo” y una gestión financiera de Prisa que la ha dejado en un valor “raquítico” de su capitalización bursátil. Pineda debe guardar mucho rencor a la doble página, entrevista incluida, que hace apenas año y medio dedicó El País a la asociación de Ausbanc o quizá que mantenga en la hemeroteca la noticia del 27 de febrero de 1982 sobre la detención de siete miembros de la organización ultraderechista Frente de Juventud por los incidentes que provocaron el primer aniversario del 23-F. Claro esos eran tiempos de raza.