Menú Portada
La Hermanísima habla español, inglés, italiano y catalán al tiempo que chapurrea el árabe

La verdadera trayectoria profesional de Telma Ortiz

Mayo 27, 2008

Mucho se habla sobre los conocimientos de la hermana de la futura reina de España pero sólo este periódico tiene acceso al curriculo vitae de Telmita Ortiz. Destaca su pasión por el arte, su acertada disposición en labores humanitarias y su capacidad para las lenguas.

pq_531_telmaboda.jpg

En estos días en que tanto se habla de la petición de medidas cautelares que Telmita Ortiz Rocasolano, la Hermanísima, ha solicitado para censurar a más de cincuenta medios de comunicación, extraconfidencial.com reproduce lo más destacado de su extensísimo currículo vitae.  Su verdadera identidad profesional –y no otras dibujadas para la ocasión- que se inició a mediados de 1999 y que le ha servido para desarrollar una impecable labor humanitaria dentro de organizaciones no gubernamentales como Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras. Nadie pensaría que, tras ese carácter refunfuñón y esquivo, Telmita ha logrado ser testigo excepcional de algunas de las mayores tragedias del siglo XX. Quizás resulta todavía menos entendible que, poseyendo una cultura excepcional, se haya involucrado en un asunto tan maquiavélico.

Pasión por el arte y los idiomas

Nacida el 23 de octubre de 1973 en Oviedo, Telmita afirma que, entre sus grandes pasiones, se encuentra la danza clásica y la contemporánea. Por eso no es de extrañar que, entre sus intereses generales, destaque “cualquier expresión artística de los lugares que visito” así como “leer y conversar, placeres que intento hacer a diario”. Pese a que su formación académica se ha orientado a la ayuda humanitaria, lo cierto es que Telmita es licenciada en Economía y habla fluidamente catalán, italiano, inglés, portugués y francés, al tiempo que también chapurrea el árabe. Sin embargo, la hermana de la Princesa de Asturias siempre tuvo clara su vocación y en 1999 llevó a cabo sus primeros cursos de formación social y formación básica que fueron impartidos por Cruz Roja en la Ciudad Condal. En noviembre de ese mismo, participó activamente en las “Jornadas Sociales sobre la Deuda Externa” auspiciadas por Intermon Oxfam, desplazándose meses después a Alicante para asistir al curso sobre “el nuevo escenario de la ayuda humanitaria” programado por Cruz Roja. Sin duda alguna, una amplia y dilatada formación que le ha permitido estar presente en distintos lugares del mundo significados por la pobreza y el hambre, tal y como ocurrió en su primer destino con Médicos Sin Fronteras. Un mes después fue nombrada Administradora y Responsable Financiera de Medecines Sants Frontieres por espacio de diez meses, hasta febrero de 2003, durante la Misión Conjunta Hipanofráncesa en Jerusalén, Palestina/Israel en los territorios ocupados por el ejército judío. En julio de 2003 estudio “Técnicas de Comunicación Personal en el Entorno Profesional” en la Escuela Voz & Imagen de Madrid. Apenas un mes después, a ser colaboradora del Departamento de Comunicación de Medecines Sans Frontiers, donde permaneció hasta noviembre de este mismo año.

Fue precisamente en 2003, tras hacerse público el compromiso del Príncipe Felipe con su hermana Letizia, cuando el heredero de la Corona española y su novia, como primer acto familiar, se desplazaron a su domicilio para celebrar con la familia Ortiz Rocasolano el treinta cumpleaños de Telma. En estos momentos la joven cooperante aspiraba a ser destinada en Sudán. Sin embargo, desde diciembre de 2003 hasta mayo de 2004, fue Delegada de Proyectos de Cruz Roja en la localidad de Santiago, en Cabo Verde. De junio a noviembre de 2004 fue Administradora de Medecines Sans Frontieres España, desplazándose a Goma, en la República Democrática del Congo.

 

Filipinas, su último destino

Tras realizar con Cruz Roja un curso de “ejecución, seguimiento y evaluación de proyectos de desarrollo” en Madrid, Telmísima partió en misión humanitaria como cooperante de la Federación Internacional de Cruz Roja, rumbo a la isla indonesa de Sumatra, donde durante cinco meses -hasta mayo de 2005- actuó como “Delegada de Emergencias de Cruz Roja”, en la ciudad de Meulaboth, en la costa occidental de la provincia de Aceh. Allí, prestó su ayuda a las víctimas del maremoto “tsunami” que dejó sin medios materiales a más de sesenta mil personas. Tras un tiempo de descanso en España, Telma viajó hasta Sao Tomé y Príncipe como Delegada de Proyectos de Cruz Roja España, permaneciendo en este país africano hasta octubre de dos mil cinco. Poco tiempo después, Telma formó parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional y fue destinada a Manila donde desarrolló su último trabajo. Allí conoció a su novio y padre de la pequeña Amanda, Enrique Martín Llop, con quien convivía en un modesto apartamento de la ciudad.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com