Menú Portada

La Universidad Miguel Hernández de Elche se gasta 5 millones en conserjería mientras los profesores temen por su futuro profesional

Noviembre 19, 2015

Los docentes se hallan sin posibilidad de promoción como consecuencia de la tasa de reposición de efectivos, establecida en los Presupuestos Generales del Estado de los últimos años en un 50% de las jubilaciones en el año 2015.

Universidad Miguel Hernandez

El Parque Científico-Empresarial de la Universidad Miguel Hernández de Elche está de enhorabuena. El complejo ha llevado al centro educativo alicantino al primer puesto nacional en creación de empresas de base tecnológica spin-off. Esto es, nacidas de las investigaciones realizadas en los propios laboratorios de la Universidad. Este gran hito ha sido refrendado por diferentes reconocimientos como el premio de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España por el proyecto de la Nau de la Innovació, su aceleradora de empresas. Entre sus nuevos retos destaca la ampliación del recinto para poder atender la demanda y la consolidación de las empresas que nacen participadas por la universidad. En este momento, la ocupación del parque se encuentra al 95% y de las 80 empresas con las que trabaja el centro, la mitad, unas 40, se encuentran físicamente en sus instalaciones.

Pero no todo lo que es oro reluce, mientras la Universidad Miguel Hernández de Elche es ejemplo en cuanto a la creación de empresas, el mismo ente es un caos en lo que respecta a la gestión de su personal. De hecho, según el último contrato sacado a licitación, parece que para la UMH es más importante el papel de un elemento secundario como el conserje -encargado de las llaves y que cuida de su mantenimiento, vigilancia y limpieza y realiza otros trabajos no especializados- que el pilar básico de la educación, los docentes.

Casi cinco millones de euros “insuficientes para llevar a cabo los proyectos”

Así, el Vicerrectorado de la Universidad Miguel Hernández de Elche se gastará 4.818.774,69 euros en los próximos dos años para el servicio de conserjería en los campus de Elche, Altea, Orihuela y Sant Joan d’Alacant de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

El contrato, prorrogable por dos años más, se convierte en un estratégico guiño para este colectivo, mientras los docentes viven auténticas penurias. Una de ellas se cierne sobre su futuro. Los docentes de la UMH han ingresado recientemente en la Plataforma de Acreditados de la Comunidad Valenciana para solucionar la situación de incertidumbre sobre el futuro profesional de estos docentes sin posibilidad de promoción como consecuencia de la tasa de reposición de efectivos, establecida en los Presupuestos Generales del Estado de los últimos años (un 50% de las jubilaciones en el año 2015).

Precisamente, el gasto de casi 5 millones de euros en el servicio de conserjería no parece, ni mucho menos, inteligente. Máxime en un período en el que los presupuestos de Educación flaquean. El consejero de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la Comunidad Valenciana, Vicent Marzà, ha reconocido recientemente que los presupuestos de su cartera para el año que viene “no son suficientes” para llevar a cabo “todos los proyectos” que le gustaría.

Doinel Castro