Menú Portada

La Universidad Complutense de Madrid gratifica con 50.000 euros a La Casta por jubilaciones doradas, mientras recorta Facultades y Departamentos por ser económicamente insostenibles

Noviembre 30, 2016
andradas

Este próximo martes día 29 de noviembre, durante el Consejo de Gobierno, el Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que lidera el rector Carlos Andradas, tiene pensado lanzar definitivamente su Plan de Restructuración que implica la desaparición de nueve Facultades y el ensamblaje de decenas de departamentos y centros con el objetivo no declarado de reducir el gasto económico de la Universidad.

Sin embargo, mientras la controvertida reestructuración promovida por el Rector Andradas se escuda en la reducción del gasto, los privilegios para la denominada Casta Complutense siguen dando sus réditos. Así, en los documentos que hoy ofrecemos en exclusiva consta que, desde los tiempos del Rector Carlos Berzosa, en cuyo equipo estaba ya Carlos Andradas, todos los Rectores “han respetado”, en tiempos de cruda crisis, un Plan de privilegios para el PAS funcionario de alta gestión, que consiste en pagarles varias mensualidades extras cuando se jubilan en determinadas condiciones. Así, existen unos beneficiosos premios económicos que conceden a la Casta unas jubilaciones doradas. Por ejemplo, si cumplen más de 30 años de servicio, si se jubilan antes, si se jubilan con tantos años, etc, etc.

La realidad es que a la Casta Complutense le dan un premio dinerario importante por jubilarse, en torno a los 50.000 euros cómo gratificación, según la información que aparece en los distintos documentos sindicales. Según se narra en las denuncias que obran en poder de Extraconfidencial.com, “sabemos que el año pasado a Gerentes de diversos Centros se les dio ese dinero como importante complemento beneficio económico”. Se trata de documentos conocidos ampliamente por los trabajadores y que los profesores conocen en algún caso.

En ellos se desarrollan una serie de incentivos a quienes se jubilen de forma obligatoria o voluntaria siempre que cumplan un requisito de antigüedad. Si tiene al menos 10 años de antigüedad recibirá la cantidad correspondiente a 3 pagas. Se sumará además una mensualidad por cada cinco años de antigüedad o fracción. Además, se añaden dos pagas más si la jubilación anticipada es un año antes de la edad de jubilación y cuatro mensualidades más si se jubila dos años antes. Por ejemplo, un trabajador con 30 años de antigüedad que se jubile a los 63 años recibiría casi un año de sueldo, en concreto 11 meses de paga. Además de mantener un premio de incentivación a quién decida jubilarse anticipadamente. Así, si cualquier trabajador pierde un porcentaje de su pensión por la jubilación anticipada, en concreto hasta un 2% por trimestre, la Universidad abonará la diferencia para que cobre el 100% de la pensión.

La lista de premios, bonus y añadidos que se colocan los administradores de alta gestión de la UCM es parecida a la de cualquier banquero de los que hundieron hace unos años el sistema financiero. “La comparación de estos privilegiados de la Casta Complutense con lo que le dan a un profesor al jubilarse, que es nada, o una mensualidad, es para armar un gran escándalo social. Así, los profesores no reciben ningún tipo de premio de incentivación ni pueden optar a esas mensualidades extras. No es extraño que la Complutense estuviera hace poco al borde del crack. Pero los privilegios se suman sin cuento.  Sobre todo, ahora que el Rector Carlos Andradas anuncia un Plan que sostiene que Facultades como Documentación o Estadística no son viables. ¿Y sí lo son, en cambio, los privilegios de la Casta?… El ahorro que suponen las fusiones es de unos 3 millones de euros. Con lo que esta gente se gastan en sueldos y premios a privilegiados gerentes, gestores y demás, en  dos años pagarían el mantener las facultades y a sus profesores”, afirman los denunciantes.

Un Plan protestado ampliamente

Hace unos meses la Universidad Complutense anunció un Plan de Reestructuración que implicaba el cierre de nueve Facultades, entre ellas, la de Filosofía o la de Óptica y Optometría, con el objetivo de mejorar la eficacia y eficiencia gestora así como para reorganizar a su personal por motivos muy relacionados con la economía de esta universidad.

Ya entonces los profesores, organizados en una Plataforma, recordaron las graves injusticias y la incompetencia en la gestión de este magno centro educativo, que mantiene sueldos de más de 100.000 euros mensuales a altos gerentes y gestores, en un número elevado, la conocida como “Lista Forbes” de la denominada Casta Complutense. Así, en el reportaje titulado “La Casta de la Complutense” publicado hace meses en exclusiva por Extraconfidencial.com se indicaba que casi 200 privilegiados de esta universidad pública madrileña tenían un sueldo igual o superior a un ministro del Gobierno y, al menos, 46 personas de ellas un salario superior al del presidente Mariano Rajoy. Actualmente, profesores, administrativos y estudiantes, son quienes pagan de verdad los privilegios de esta “Casta”, mientras el rectorado de la UCM permite los mecanismos por los que se ha formado y “forrado” la ya llamada “Casta de la Complutense”.

Esta nómina anual de privilegiados funcionarios –algunos puestos a dedo-, supone un gasto de millones de euros en la UCM. “Los recortes anunciados a Facultades y centros implicarían un ahorro anual que podría sufragarse eliminado los sueldazos de escándalo y los premios millonarios a funcionarios administrativos”, afirman los denunciantes. Pero fuentes sindicales ponen de manifiesto que no es éste el único chollo que estos funcionarios y gestores tienen, frente a la situación cada vez más difícil y precaria del profesorado complutense, con contratos eventuales y sueldos de 400 euros mensuales. “Existen acuerdos firmados entre los distintos gobiernos de la UCM y los funcionarios administrativos y gerentes desde hace décadas que proporcionan a los altos gerentes un premio de miles y miles de euros por jubilarse en las mismas condiciones que cualquier español de a pie”, indican estas fuentes sindicales no oficialistas.

Un dinero fácil

Así, en los Acuerdos firmados por los sucesivos Rectores de la UCM se establece que aquel funcionario administrativo que se jubile a la edad preceptiva o dos años antes como máximo, le corresponde una indemnización de 3 mensualidades si tiene reconocidos 10 años de antigüedad en la UCM, y una mensualidad más por cada 5 años o fracción que se sume a esos 10 años de referencia. Además, se pagan 2 mensualidades más si el funcionario se jubila un año antes y 4 mensualidades si lo hace dos años antes de su edad de jubilación.

“Estos mismos funcionarios que reciben dinero por jubilarse antes, durante y después que todos, reciben un llamado Premio de Incentivación que va de casi 7.000 euros por jubilarse con 60 años y las cotizaciones correspondientes, a 2.300 si lo hacen con 64 años. Esta cantidad se añade a los anteriores sueldos mensuales extra que reciben los funcionarios gestores por jubilarse. Y por último, también cobran la diferencia en dinero que corresponde hasta el día en que el funcionario cumple la edad de jubilación obligatoria, entre la pensión de jubilación de la Seguridad Social y el 100 por 100 del salario que perciben en el momento de prejubilarse. Todo ello a cargo de la Universidad Pública”, señalan estas fuentes denunciantes.

Estos números quieren decir, que un funcionario como el Gerente de la Facultad de Medicina, por ejemplo, cuyo salario pudiera ser de unos 3.000 euros netos, si se jubila con 63 años y 40 años de servicio, tiene derecho a estas cantidades extra que sumamos aquí:

– 3 mensualidades si tiene al menos 10 años de antigüedad en la UCM: 9.000 euros

– 6 mensualidades, una por cada 5 años más sumados a los 10 de antigüedad del premio anterior: 18.000 euros

– 4 mensualidades por jubilarse dos años antes de la edad obligatoria: 12.000 euros.

-Premio de incentivación por jubilarse a los 63 años y según su salario: 4.196 euros

– Pago de la diferencia de mensualidades con la pensión hasta la edad legal de jubilación obligatoria, a cuenta de la UCM.

– Total: 13 mensualidades más el premio: a este Gerente se le paga al jubilarse la cantidad de 43.196,39 euros netos. A la UCM le corresponde, por supuesto, pagar el Bruto de esta cantidad. Y, sin embargo, los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Madrid no mencionan ninguna partida para todo esto.

Todos los años jubilaciones

Si cada gestor, gerente, director de negociado o alto cargo funcionario, cuyos sueldos ascienden a 3.000 euros netos al mes en el menor de los casos, recibe al jubilarse esta cantidad, podemos imaginar el gasto que los fabulosos bonus y premios de jubilación a estos administrativos de alta gama supone para las arcas de la Complutense, la universidad más grande de España, con decenas de gerentes y altos gestores administrativos.

Todos los años hay jubilaciones de esta naturaleza, dada la pirámide de edad avanzada de los trabajadores de la UCM. “Lo que vemos es que la Complutense gasta millones anuales en mantener los privilegios y chollos de una casta de administradores a costa de perjudicar a los profesores, que pagan el mantenimiento de todos esos privilegios. ¿Hasta dónde aguantará su comunidad de profesores esta situación de vampirización total?”, afirman los denunciantes.

Los mecanismos de poder de la “Casta Complutense”

Existen unos mecanismos, muy concretos, mediante los cuales se ha formado la “Casta Complutense”, cuya gestación se ha obviado hasta la fecha actual. La Ley General de Presupuestos del Estado establece que los funcionarios tienen un sueldo, antigüedad y complemento de destino, que son invariables para quienes tienen el mismo nivel. Pero el primer mecanismo empleado para aumentar su sueldo es el del Complemento Específico. El segundo, el del Complemento de Productividad. Y es ahí, precisamente, donde se hincha el sueldo y se logra que algunos altos cargos burocráticos se asignen más retribuciones que el propio presidente del Gobierno y que los ministros de su Ejecutivo. También al servicio de los privilegios de la “Casta” están los Títulos Propios y cualquier otra fuente de ingresos paralela que exista en la UCM. Hay que significar que Begoña Aisa Peinó, siendo ya gerente con el ex Rector Carlos Berzosa, decidió desviar el 50 por ciento del remanente de los Títulos Propios hacia las arcas complutenses.

La Universidad Complutense de Madrid tiene hoy varias escalas de funcionarios, desde el personal de Administración y Servicios (PAS) pasando por los funcionarios (Auxiliares C2, Administrativos C1, Gestión A2 y Técnicos de Gestión A1). Los funcionarios están divididos en 30 niveles de complemento de destino y se distribuyen así en sus mínimos y máximos: Auxiliar (niveles 12 a 18), Administrativo (niveles 16 a 22), Gestión (niveles 20 a 26) y Técnicos de Gestión (24 a 30). Entonces, ¿cómo se explica las abultadísimas retribuciones que reciben la mayoría de esas casi 200 personas que forman la «Casta Complutense»?.

Las denuncias recibidas en Extraconfidencial.com afirman que “todos los miembros de la Casta son designados a dedo por la Gerencia de la UCM y con la aceptación del Rector, de manera arbitraria, sin criterio y al margen de la legalidad, porque todas esas plazas debían cubrirse mediante convocatoria pública (aunque sea de libre designación). Y como también dice la Ley, muchos de esos puestos sólo podrían ocuparse provisionalmente más de un año (comisiones de servicios, atribuciones temporales, etc); sin embargo, se están ocupando (y cobrando) desde hace más años”.

También las quejas responsabilizan a los responsables máximos de los sindicatos que han contribuido a consolidar estos privilegios de la  “Casta Complutense. “Ellos son quienes negocian con el Consejo Social y éste aprueba una relación de puestos de trabajo. Hay esta el caso que hoy se denuncia de las jubilaciones y prejubilaciones. Por eso esta actitud permisiva de los sindicatos mayoritarios es la mejor tarjeta para que se mantengan los privilegios de las Castas, porque ellos también forman parte medular de este sistema de privilegios”.

Rechazo total al Plan Andradas

Y mientras se despilfarra el dinero en seguir otorgando privilegios a la Casta Complutense, el rechazo al Plan del Rector Andradas es unánime y durante los pasados meses hasta 18 centros, de los 26 existentes, han manifestado por una u otra vía, mediante sus Decanos o en sus consejos de Departamentos, la repulsa a un Plan que fuerza a unas fusiones que implican hasta supresión y eliminación de Bibliotecas, masificación mayor aún en Facultades como CC de la Información, y pérdida de calidad docente y de especialización en toda la Universidad. Si el Plan de reestructuración del rector Andradas, que será debatido a mediados de diciembre, sigue adelante, se prevén movilizaciones de los estudiantes, profesores y PAS, con el fin de paralizar un proceso que sería el golpe de gracia a una universidad pública de inmenso legado y calidad, y sin embargo moribunda por efecto de la crisis y de la mala gestión.

De hecho, el Decanato de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid ha iniciado una campaña de recogida de firmas contra el plan de reestructuración de facultades que pretende llevar a cabo el Rectorado de la Universidad. Este plan prevé que la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología quede integrada en una nueva Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud. Desde la Facultad se ha habilitado una página web para la recogida electrónica de firmas como un elemento sensibilizador para que no desaparezca la Facultad. Esta recogida de firmas llega también después de que nueve decanos de la Universidad Complutense firmaran una carta dirigida al rector Carlos Andradas manifestando sus reticencias sobre el plan de reestructuración de Centros y de Departamentos de dicha Universidad.

Este plan de reorganización de la UCM contempla la fusión de varias Facultades. Concretamente, las afectadas por esta medida serían las Facultades de Documentación, Estadística, Trabajo Social, Comercio y Turismo, Óptica y Optometría, Odontología, Enfermería, Filosofía y Geológicas. La Plataforma de Departamentos para la Reestructuración de la UCM no duda en calificar esta integración de Facultades como un “golpe a la riqueza académica de la Complutense”, que “exige respuestas inmediatas de toda la comunidad universitaria”. En caso de salir adelante este Plan de reestructuración interna que planea el Rectorado, el número de departamentos de esta universidad pública madrileña podría quedar reducido en un 60%.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho