Menú Portada
Un licenciado universitario en este centro paga actualmente 154,32 euros por su titulación

La Universidad Autónoma de Madrid de José María Sanz Martínez se gasta medio millón de euros en la impresión de títulos universitarios

Diciembre 10, 2014

Signe S.A., “empresa de seguridad documental, especializada en la impresión y personalización de documentos protegidos contra la duplicación y modificación fraudulenta”, ha sido la entidad beneficiaria del contrato

pq_929_jose_maria_sanz_UAM.jpg

¿Cuánto cuesta un título universitario nacional? Aparentemente, nada. Esa es su validez en el mercado laboral a fecha de hoy. 70.000 titulados españoles -o lo que es lo mismo, el 45%- está empleado en un trabajo por debajo de su cualificación, esto es, un empleo para el que se necesitaba un nivel de estudios inferior al adquirido, o ninguno. La peligrosidad de la cifra es abrumadora, máxime cuando dobla la media europea. Son los datos que se extraen del mapa de empleabilidad en el que se encuentra ocupado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de José Ignacio Wert. El panorama español en el que se inscriben estos registros no es mucho más alentador: las tasas de paro más altas de Europa y un 50% de desempleo juvenil.

Curioso es que a mediados de noviembre la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) haya desarrollado la Semana de la Empleabilidad y su VIII Encuentro de Empleo Jurídico, dos encuentros orientados a que los universitarios realicen sus primeros contratos con empresas en vistas a obtener un empleo. Y es que parece que para la UAM el título universitario si tiene valor.

¿Quién paga los títulos universitarios?

Exactamente, medio millón de euros. Esta es la cantidad (247.933,88 euros anuales sin impuestos por un contrato de dos años) que el centro de docencia ha decidido destinar para el “servicio de impresión personalizada de títulos académicos de la Universidad Autónoma de Madrid y del Suplemento Europeo al Título”.

Signe S.A. “empresa de seguridad documental, especializada en la impresión y personalización de documentos protegidos contra la duplicación y modificación fraudulenta” ha sido la entidad beneficiaria del contrato por ser la oferta “económicamente ventajosa, en base al precio ofertado y a los demás criterios de valoración que se establecen en el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares para la adjudicación del contrato”.  

Llama la atención que una Universidad pública española se gaste medio millón de euros en imprimir títulos universitarios y que cobre cantidades elevadísimas a los estudiantes para hacerse con ellos. En concreto, en la Universidad Autónoma de Madrid la expedición del título de Licenciado, Ingeniero y Grado cuesta al alumno 154,32 euros y el de Diplomado o Maestro 75,38 euros, y la mera solicitud de un duplicado otros 35,39 euros. Unos títulos que a la vista de los últimos registros parecen, cuanto menos, poco relevantes.