Menú Portada

La Unión Europea señala que el accidente del Alvia en Angrois pudo ser evitado por la Administración tal y como señaló Extraconfidencial.com en su información exclusiva sobre las Actas reservadas de la Subcomisión de Estudio y Análisis del Sistema Ferroviario Español en el Congreso

Julio 18, 2016

El Informe asegura que “el accidente que provocó el descarrilamiento de un tren de Alta Velocidad junto a Santiago de Compostela, causando 80 muertos y 152 heridos, no ha sido investigado de forma independiente”. Pablo Vázquez, presidente de RENFE, hace oídos sordos a las reclamaciones de los familiares de las víctimas.

Alvia angrois

La funesta noche del 24 de julio de 2013 el Barrio compostelano de Angrois se estremecía. En aquella innombrable tarde, el Talgo Serie 730, que cubría un servicio Alvia, descarrilaba en la curva de A Grandeira, a escasos kilómetros de la Estación de Santiago, por un exceso de velocidad. El maquinista, Francisco José Garzón, encaró la curva a una velocidad que rondaba los 194 km/h pudiendo reducir esta mínimamente antes de realizar un giro limitado a un máximo de 80 km/h. El resto es historia: el tren descarriló con 218 pasajeros a bordo. El bagaje mortal alcanzó las 81 personas fallecidas. Las víctimas del Alvia han intentado por activa y por pasiva involucrar a la clase política en esta historia de 81 vidas quebradas. Las reclamaciones de justicia han sido interminables, pero nunca se ha llegado a depurar responsabilidades. El único imputado es el maquinista. A Renfe solo le ha tocado revisar el sistema de seguridad así como instalar unas cuantas balizas y paneles de aviso. Ninguna responsabilidad se ha depurado en la institución de la que dependen las vías de  ferrocarriles en España.

Todo ello ha sido fruto de las conclusiones de una Comisión de Investigación a la que Bruselas acaba de poner en el punto de mira. Y es que según el Informe publicado el pasado jueves 7 de julio por la Agencia Ferroviaria Europea, el accidente que provocó el descarrilamiento de un tren de alta velocidad junto a Santiago de Compostela causando 80 muertos y 152 heridos no ha sido investigado de forma independiente”.

Una investigación de nuevo en entredicho

Un nuevo golpe de la Comisión Europea al quehacer administrativo y jurisdiccional español que deja en entredicho a la aplicación de la Justicia en nuestro país. En su momento, la investigación de lo ocurrido en la curva de Angrois fue encargada por el Ministerio de Fomento de Ana Pastor a la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF). Pero el escaso convencimiento que manifiesta Bruselas sobre las mismas deja abierta una puerta a que se repitan las pesquisas, y con ello, una nueva esperanzas para las decenas de víctimas que siguen pleiteando por conseguir indemnizaciones justas de los seguros que cubrían a los viajeros, ambos responsabilidad de RENFE, presidida por Pablo Vázquez. Teniendo en cuenta la relevancia del accidente, la agencia considera que debería abrirse una investigación que siga los requisitos de independencia adecuados”, apuntilla la Agencia Ferroviaria Europea en su Informe.

Este, avala y acredita las investigaciones y tesis planteadas por Extraconfidencial.com durante muchos meses. La mayor de todas ellas, la que estima que las indagaciones se centraron en el error humano del conductor, ignorando cuestiones esenciales sobre el origen del accidente”.

En enero del presente curso, este periódico accedía a unas filtraciones del presidente de la propia Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), Vicente Rallo Guinot, quien aseguraba -en una comparecencia a puerta cerrada en la Subcomisión de Estudio y Análisis del Sistema Ferroviario Español-, que el accidente de Angrois podía haber ocurrido de forma similar en otros 374 puntos negros de la red ferroviaria española. Pero gracias al acceso de Extraconfidencial.com a  las Actas reservadas de ésta y otras comparecencias se pudieron saber más cosas que conjugan a la perfección con el informe de la Agencia Ferroviaria Europea.

Defender lo indefendible

El propio Rallo Guinot reconoció –como bien publicó Extraconfidencial el pasado 27 de enero de 2016-, que el accidente de Angrois se pudo haber evitado desde la Administración, con lo que implicaba implícitamente a los dos últimos ministros de Fomento, José Blanco y Ana Pastor-. Además, destaca la existencia de un correo electrónico de un maquinista avisando con un año y medio de antelación que la curva de Angrois era potencialmente mortal. El presidente de la CIAF, no solamente confirmó la existencia de ese correo -el cual culpa del accidente por dejación a los responsables de RENFE en la etapa del PSOE y en la del PP-, sino que llegó a afirmar que si RENFE no se hubiera divido en 2005, el accidente de Santiago no habría llegado a ocurrir.

Parece que, tal y como en su momento alertó Extraconfidencial.com, y como ahora ha confirmado Bruselas, la investigación de la CIAF careció de la independencia necesaria para establecer juicios neutrales e imparciales. De hecho los informes que se han hecho públicos distan años luz de las declaraciones que sus responsables han hecho off the record.

Ahora, la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), intenta defenderse como gato panza arriba y ha asegurado que el nombramiento de los participantes en la investigación, se realizó cumpliendo con la Ley y ha destacado que los componentes tenían completa independencia” y eran profesionales “de reconocido prestigio y acreditada cualificación profesional“.

Las últimas acusaciones que aseguran que el Gobierno español interfirió en el proceso para evitar que este Informe de la Unión Europea sobre Angrois saliese a la luz antes de las Elecciones Generales del 26-J no ha hecho más que echar más leña al fuego a un caso que todavía tiene que cerrar decenas de heridas, 81 de ellas mortales.

Doinel Castro