Menú Portada

La UNED de Alejandro Tiana pierde su primera batalla contra la Justicia al ser suspendida la sanción a uno de los miembros del Consejo de la Facultad de Derecho que provocó la dimisión de otros 14 representantes (IV)

Diciembre 29, 2016

La Magistrada Emilia Peraile ha acordado las medidas por el daño irreparable que podría provocársele al alumno en su expediente académico y en sus funciones de representante de alumnos ya que se ha visto privado de sus derechos por una resolución que la defensa considera injusta.

tiana 2

A principios de octubre fue notificada a dos representantes de estudiantes del Consejo de la Facultad de Derecho de la UNED una sanción firmada por el rector Alejandro Tiana que sancionaba duramente a los dos alumnos con la pérdida de su condición y la anulación de matrícula de varias asignaturas para el curso pasado. El motivo no parece ser otro que criticar la gestión del rector quien ha tomado diversas decisiones polémicas que han comprometido el futuro de la única Universidad española dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de Íñigo Méndez de Vigo. La decisión tomada por Tiana no pasó desapercibida para el resto del Consejo que vio como catorce de sus representantes -entre los que figuran el delegado y la subdelegada nacionales de la Facultad de Derecho-, presentaban su dimisión dejando un Consejo desmembrado y descabezado con tan solo 16 representantes de los 30 comparecientes en un principio. Además, el expediente que dio origen a la resolución sancionadora de los dos alumnos castigados fue recurrido ante el Juzgado Contencioso Administrativo Central número 5 de Madrid, que ya se ha pronunciado en uno de los caso, suspendiendo la sanción impuesta por la UNED de manera cautelar.

Muchos de los delegados reconocían semanas atrás que esta sanción sería anulada por incurrir en una ilegalidad en lo que parece, a todas luces, una  “aberración jurídica”. Ahora la magistrada     Emilia Peraile ha acordado las medidas por el daño irreparable que podría provocársele al alumno en su expediente académico y en sus funciones de representante de alumnos ya que durante todo el tiempo transcurrido hasta la celebración del juicio se ha visto privado de sus derechos por una resolución que la defensa considera injusta. Fuentes cercanas al alumno afirman su convencimiento de la ilicitud del acto administrativo y su firmeza no sólo por acreditar su inocencia sino por exigir las responsabilidades en la que podrían haber incurrido desde la UNED al actuar administrativamente como lo han hecho. “Es una persona que cree en el derecho y que por eso lo estudia, que no cejará en su empeño de limpiar su nombre, cambiando cosas que desde la Delegación no ha sido capaz por la falta de utilidad de estos órganos, y que exigirá en que pueda las responsabilidades a las que haya lugar y a las personas que deban responder”. Desde luego, dicen los compañeros cercanos al afectado por el expediente, “creemos que la UNED subestimó a la persona a la que sancionaba, pues es de sobras conocida por pelear hasta el final aquello por lo que considera justo y no amedrentarse por cualquier presión o sucumbir a lo establecido cuando es injusto, luchando y denunciando aquellas actuaciones que considera contrarias a cualquier principio, provengan de donde provengan y hasta la última consecuencia”.

Precisamente estos han sido algunos de los motivos que han llevado a otros 14 representantes de los estudiantes a presentar su dimisión: el evidente desgaste que supone la ineficacia de los distintos órganos de representación de alumnos en la UNED, la politización de los mismos (solo hay que ver el control que ejerce el PSOE desde la posición de Tiana) o el ingente coste personal que supone la representación y lo poco que esta plataforma puede conseguir para sus compañeros. No se sabe que ocurrirá ahora con estos 14 estudiantes que dimitieron por causa de las sanciones impuestas. La UNED podría darles nuevamente de alta como delegados, rechazando su dimisión en base a los criterios que utilizaron para tramitar las bajas –no se hicieron efectivas hasta que se ejecutó la sanción- o si no se producirá ningún tipo de actuación.

Lo que parece claro, aseguran desde el entorno de la UNED, que tras el desmembramiento del Consejo de la Facultad de Derecho, uno de los pocos críticos con el modelo representativo de la Universidad, la Delegación General de Estudiantes queda politizada de forma extrema, siendo “complaciente y sumisa” con los mandatos del rector.

La gestión cuestionada del Rector Alejandro Tiana

El Rector de la UNED, Alejandro Tiana, parece estar detrás de muchos de los problemas de la UNED. Licenciado en Filosofía y Letras (Pedagogía), en 1974 y doctorado en 1985, Alejandro Tiana desempeñó varios cargos a nivel nacional e internacional relacionados con el ámbito educativo hasta llegar a su culmen como como secretario general de Educación del Ministerio de Educación y Ciencia entre los años 2004 y 2008 durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero y siendo ministras María Jesús Sansegundo Gómez de Cadiñanos, primero, y Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, después. De corte claramente socialista, Tiana se presenta a un nuevo proceso electoral para revalidar su rectorado, pero lo hace de modo dictatorial y tirano, dejando sin opciones a sus rivales. Según ha podido saber Extraconfidencial.com, algunos candidatos a rector han visto frenada su postulación debido a una excesiva demora en la concesión de la cátedra que ha sido solicitada al órgano educativo. ¿Serán trabas deliberadas para evitar que Tiana y el PSOE sean derrocados de la UNED? ¿Será capaz el Partido Socialista de hipotecar el futuro de la UNED durante otros cuatro años solo por ejercer oposición educativa al Partido Popular?

Extraconfidencial.com ha desgranado en más de una ocasión los males que aquejan a la UNED. La Oficina Nacional de Auditoría sacaba a la luz recientemente las deficiencias de una universidad que no se sostiene ni financiera ni jerárquicamente. Destaca sobremanera la precaria situación del personal, así como del registro de operaciones de los centros ubicados en el exterior de lo que se desprende cierto desinterés de la UNED que no adopta medidas encaminadas a solventar la situación de los centros de Bata y Malabo (Guinea Ecuatorial), y cuya viabilidad es más que cuestionada. La gestión que la UNED lleva de sus centros en territorio nacional no resulta mucho más brillante con una falta de definición concreta de objetivos a seguir y “hábitos de financiación y normas que podrían resultar obsoletos”.

Curiosamente, es con el rectorado de Alejandro Tiana Ferrer cuando más polémicas han salpicado a la institución. En 2014, tal y como admite la propia UNED, un Centro Asociado de Madrid adjudicó a la empresa eje de la Operación PúnicaCofely– varios contratos por valor de más de 80.000 euros. También ese año, alumnos de la Facultad de Derecho denunciaron “fraude masivo”, “prevaricación continuada” y “prácticas deplorables” en la corrección de exámenes en el área de Derecho Financiero, rama que vio crecer la tasa de suspensos en un 100%. Es por ello que la UNED abrió una investigación interna estéril.

Ese mismo año, Antonio Romero, profesor del Departamento de Sociología III y usuario de una tarjeta black de Caja Madrid con la que gastó 252.000 euros sin declarar, fue acusado de plagio por su tesis laboral ‘Tendencias en la abstención y en la desafección política en las sociedades modernas’, “de inspiración italiana”, según señalan a Extraconfidencial.com fuentes cercanas a la UNED. Aparte del título, irónico en un caso como el suyo, el problema fue que el ex socialista firmó el trabajo con Manuel Herrera, que ya fue acusado de plagio en la Universidad de Granada.

Otro ex propietario de una tarjeta black, el economista Juan Iranzo, pediría su reingreso como profesor en el Departamento de Economía Aplicada de la UNED tras ser desalojado por el escándalo financiero del Consejo Económico y Social y del consejo de administración de Red Eléctrica Española.

D.C.