Menú Portada

La triple amenaza al Banco Santander de Ana Patricia Botín que hace temblar sus cimientos: Brasil, Reino Unido y una debilidad de capital crónica

Julio 6, 2016
ana p botin

Semana trágica en el Banco Santander a pesar del desesperado intento del Banco de inversiones Goldman Sachs de salir al rescate de la entidad financiera presidida por Ana Patricia Botín con una sorprendente recomendación sobre Brasil. Aunque  el Banco norteamericano ha incluido en la lista de valores recomendados para su compra a Santander Brasil, el análisis de la realidad económica del país carioca invita a lo contrario. En plena recesión, con una caída del 5,4% en su PIB y suponiendo el 40% de los beneficios del Banco, parece más que claro que en un horizonte más o menos largo proporcionará menos beneficio y más riesgo.

La segunda fuente de beneficios, con más de un 25% del total, el Reino Unido, también se derrumbará. A igualdad de condiciones, sólo por el efecto de la caída de la Libra dará como resultado mucho menos dinero a las cuentas consolidadas del Banco. Pero este no será el único efecto. La más que previsible desaceleración e incluso recesión en la que entrará la economía británica lastrará al menos hasta el 2018-2019 los beneficios en este país.

Pero por si tuviera poco, su división en Estados Unidos ha recibido otro duro toque de atención por parte del regulador del sistema bancario norteamericano, la Reserva Federal (FED). Este miércoles rechazó los planes de dividendos y recompra de acciones del Banco Santander y el Deutsche Bank, las únicas dos entidades que suspendieron los test de resistencia cualitativa que lleva a cabo anualmente el Banco Central Estadounidense a sus 33 grandes Bancos. Es, además, el tercer año consecutivo que esta filial, Santander Holdings USA, no supera esta prueba.

Vender y vender para mantener artificialmente el resultado

Con todo ello, desde el Banco de Ana Patricia Botín han bombardeado en comunicaciones en las que insisten en un hecho con pocos fundamentos económicos: que 2016 cerrará con un beneficio por acción superior al 2015. ¿Lo conseguirá? Es probable, pero usando una herramienta que cada vez se va agotando más y que gusta menos al inversor, como es la venta de participaciones en todo tipo de negocios. La generación de beneficios y el reparto de dividendos están siendo incompatible con reforzar el capital de la entidad financiera.

En el último Hecho Relevante comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), esta pasada semana y, en el que se reafirmaba su compromiso de beneficios para este año, ya se señalaba otra venta más, la de su participación en VISA. Con todo ello, el veredicto del mercado se verá en unos pocos días, tras la presentación de unas cuentas del segundo semestre en la que, sin vislumbrar aún todo lo malo que puede deparar el Brexit, si se verá claramente hasta qué punto el Banco Santander está “fabricando” unos resultados y hasta cuándo podrá mantener esta estrategia.