Menú Portada
Habló más de la cuenta

La trampa en la que cayó Beatriz Trapote

Octubre 20, 2010

María José le tendió una trampa y Beatriz cayó en ella. Se dio cuenta días después e intentó desarmar el entuerto. No lo consiguió y, desde entonces, la Campanario se la tiene jurada. Sorprende, por tanto, que la pelirroja asegure que mantiene una relación cordial con María José, cuando hace cerca de cuatro meses (cuando salió de ´Supervivientes´) que no entabla conversación telefónica. Cosas veredes.

pq_922_trapote.jpg

María José Campanario no soporta a Beatriz Trapote. De hecho, en más de una ocasión la lenguaraz colaboradora ha caído en las trampas que ella misma urdió para pillarla en sus múltiples deslices. Es vox populi que la novia de Víctor Janeiro no dudaba en ventilar múltiples secretos de Jesulín y María José. Ella niega como San Pedro, pero son varios los compañeros los que recibimos informaciones puntuales sobre la localización de la pareja cuando no estaba en su casa. Hasta que Trapote fue pillada con las manos en la masa. Ella misma me lo contó.
 
María José le tendió una trampa y Beatriz cayó en ella. Se dio cuenta días después e intentó desarmar el entuerto. No lo consiguió y, desde entonces, la Campanario se la tiene jurada. Sorprende, por tanto, que la pelirroja asegure que mantiene una relación cordial con María José, cuando hace cerca de cuatro meses (cuando salió de ´Supervivientes´) que no entabla conversación telefónica. Cosas veredes. Suerte que la periodista Isabel Rábago consiguió hablar con la Campanario. A ella le confirmó que la relación entre ellas es más bien inexistente, y que le pide públicamente que deje de hablar de la vida de su familia. Una conversación que se emitió en su totalidad en el programa ‘Enemigos Íntimos’ que conduce con un Santi Acosta que se mueve, como pez en el agua, en los terrenos pantanosos del colorín. En el citado diálogo, María José fue más que tajante: “La relación con Beatriz es de hola, adiós y poco más”. De traca. Ni le ha pedido consejo ni nada parecido. Beatriz es un cero a la izquierda para una María José que se está dedicando, casi en cuerpo y alma, a sus estudios de odontología.
 
Bofetada sin mano que ha dolido y sobrecogido a una Beatriz que pensaba estirar más su desencuentro fortuito con la mujer de Jesulín de Ubrique. Tela marinera. No es algo nuevo para ello, hace ya algún tiempo, cuando ambas mantenían un entente cordial, Jesulín exigió a su hermano que Beatriz dejara de contar, a ciertos periodistas, todo tipo de secretos y confidencias. La pillaron con las manos en la masa. Y ella se sonrojó, a pesar de que ahora niegue y reniegue. Su esfuerzo quedará en balde, pues aunque intente ocultarse tras su imagen aniñada, Beatriz no es quien dice ser.
 
Por Saúl Ortiz