Menú Portada
El año en el que Patxi López relevó a Ibarretxe

La Televisión Vasca cerró el ejercicio 2009 con 114 trabajadores catalogados como personal directivo

Octubre 24, 2012

De todos ellos, 50 fueron contrataciones externas sin mediar ninguna convocatoria pública y los otros 64 accedieron por el procedimiento de libre designación, sin tener en cuenta en ninguno de los casos criterios de mérito y capacidad

En ese ejercicio, el Gobierno Vasco destinó 56,4 millones de euros al pago de personal

Los trabajadores podían cobrar hasta 3 pluses, por responsabilidad especial, superior categoría y cumplimiento de objetivos


Tres días después de celebrarse las elecciones vascas, el ganador, Íñigo Urkullu, ya está moviendo ficha para configurar el próximo mandato. De momento, muchas especulaciones, incluso se habla de la posibilidad de gobernar en minoría con sus 27 escaños, consiguiendo apoyos puntuales en Bildu o en el PSOE, dependiendo de las diferentes necesidades. Pero vista la configuración del parlamento vasco, lo que queda más que claro es que Urkullu liderará el ejecutivo durante los próximos años y tendrá que cumplir o tratar de cumplir, las diferentes promesas electorales. Una de ellas, es la de “poner en orden” las Cuentas del Ejecutivo de Patxi López a través de una auditoría externa, ya que considera que tiene más sentido “a la vista de la acusación que ha hecho el Gobierno Vasco de que las deudas, que ha multiplicado por ocho en su mandato, tienen causa en el Gobierno anterior“.


Directivos a dedo

Lo cierto es que los datos que reflejan las auditorias internas no están siendo nada buenos con respecto a la gestión del último gobierno del PNV que presidió Juan José Ibarretxe. Una de las más llamativas es la de la Televisión Vasca, especialmente en lo que se refiere a personal. Así en 2009, año en el que se hizo el cambio de poder con Patxi López, este ente público cerró la partida personal con un gasto de 56,4 millones y lo que es más llamativo con 114 trabajadores en su plantilla tipificados como “personal directivo”, cargos que alcanzaron de distinta forma pero con un punto común, lo consiguieron de forma arbitraria.

Por un lado, 11 personas incorporadas en 2009, y 39 en años anteriores, fueron contratadas desde el exterior, sin convocatoria pública y sin “amparo en sistemas basados en los principios de mérito y capacidad”,  tal y como está establecido por Ley. Los otros 64 puestos directivos estaban ocupados por personal fijo del Grupo accediendo al puesto por el procedimiento de libre designación. Además en el informe del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas se destaca la no existencia de “ningún criterio objetivo previsto para la valoración y retribución de los puestos de jefatura, quedando a decisión de la dirección la valoración y asignación de sueldo y pluses”.

Por ello conmina a “definir las características de los puestos de jefatura y asignar unos criterios de valoración objetivos de los mismos, en función de los requisitos exigibles, tales como grupo de titulación, conocimientos técnicos, dificultad, responsabilidad y disponibilidad”.


Toda una serie de pluses

Pero la clave como el informe destaca, está en la asignación de pluses que complementan de forma más que importante en el sueldo y que son de todo tipo. Por un lado, el plus de responsabilidad especial, que tiene carácter no consolidable,  y que retribuye el desempeño de funciones de especial responsabilidad o confianza, en las tareas asignadas que exceden de las propias de su categoría fijadas en el convenio. Para este plus, “no existe un procedimiento normalizado para su concesión y los puntos de retribución se conceden a criterio de la dirección, no existiendo ningún baremo preestablecido”. De hecho, entre los 63 perceptores de 2009 por importe de 149.240 euros,  analizaron 6 casos (que recibieron 32.939 euros) sin que en constara “la idoneidad de la persona elegida respecto de otros candidatos, ni la valoración cuantitativa realizada para la asignación del importe”.

En el caso del plus de superior categoría, complemento del puesto de trabajo que retribuye el desempeño de funciones de una categoría superior a la que desempeña habitualmente lo percibieron un total de 8 personas por un importe de 36.122 euros y 223 personas con carácter variable por 247.380 euros. Por último  también reciben retribución variable en función del cumplimiento de “objetivos cuantificables y medibles al cierre del ejercicio” con una importante incidencia, y que este complemento se paga mes a mes, con independencia del cumplimiento de objetivos que no se sabrá hasta el final del ejercicio. En definitiva, puestos elegidos arbitrariamente que luego determinan sueldos y complementos que pagan todos los contribuyentes ¿Levantará Urkullu las alfombras de Ibarretxe? La respuesta en los próximos años.